Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Internacional JUEVES 20 10 2005 ABC Críticas en la CDU alemana a la lista de ministros de Merkel y Stoiber b Uno de los elegidos, Wolfgang Michel Rocard, uno de los patriarcas del socialismo francés, da a la imprenta un libro feroz en el que pone al descubierto las querellas internas que dinamitan al Partido Socialista, que se halla en estado de coma y es poco más que un ataúd conducido en ambulancia Schäuble, designado para Interior, lamentó ayer que se hayan copado los ministerios antes del inicio de las negociaciones GUILLEM SANS. SERVICIO ESPECIAL BERLÍN. Angela Merkel y el designado ministro de Economía, Edmund Stoiber, no sólo tienen que vérselas con los socialdemócratas en las negociaciones de coalición que piensan alargar hasta el 12 de noviembre, sino también con el descontento de muchos compañeros de partido. La previsible futura canciller de la Unión Cristianodemócrata (CDU) y su compañero socialcristiano bávaro fueron ayer blanco de duras críticas de correligionarios que cuestionan la lista de ministros presentada este lunes. Uno de los afortunados, Wolfgang Schäuble, designado para Interior, lamentó ayer que se hayan asignado los ministerios antes del inicio de las negociaciones. El ciudadano tiene la impresión de que lo único que nos importa es repartirnos los puestos señaló. Son sobre todo los democristianos de Renania del Norte- Westfalia quienes se sienten ninguneados. La CDU ocupará cuatro ministerios y ninguno de sus titulares procede de ese Land que no sólo es el más populoso (16 millones de habitantes) sino que, además, tiene cierto valor simbólico porque la holgada victoria de la CDU en ese antiguo bastión socialista el pasado mayo fue lo que propició el adelanto de las elecciones por parte del canciller Gerhard Schröder. La bomba de Rocard JUAN PEDRO QUIÑONERO. CORRESPONSAL El noveno socialdemócrata El ministro renano de Trabajo, Karl- Josef Laumann, elogió en el diario Die Welt la designación como ministro de Agricultura del socialcristiano bávaro Horst Seehofer, un político de marcado perfil social en las antípodas de la flexibilización económica propugnada por Merkel. Para el líder de los liberales alemanes, Guido Westerwelle, Seehofer será el noveno socialdemócrata del gobierno Merkel. Los democristianos renanos pueden consolarse con la designación de su compañero Norbert Lammert como presidente del Bundestag. Por otra parte, el revuelo provocado en la Cámara por el rechazo de la designación del poscomunista Lothar Bisky para una de sus vicepresidencias no amaina. El interesado aseguró ayer que seguirá presentándose hasta que se apruebe su candidatura. El conflicto, que diarios de todos los colores calificaban ayer de vergonzoso, es una expresión de lo separadas que siguen estando las dos Alemanias quince años después de la reunificación. PARÍS. Michel Rocard, uno de los patriarcas del socialismo francés, presente en todas las grandes batallas de la izquierda desde hace medio siglo, acaba de publicar un libro feroz, en el que afirma que el PS se encuentra en estado de coma sin líderes, sin ideas, sin programa, encerrado en interminables querellas internas que dinamitan desde dentro un partido víctima del cinismo crapuloso de François Mitterrand, y con unos sucesores que hoy se disputan la herencia de un ataúd conducido en una ambulancia Rocard es uno de los raros líderes socialistas todavía en ejercicio que ya era socialista veinte años antes de que François Mitterrand refundara el PS en el congreso de Epinay, en 1971. Rocard fue uno de los grandes actores de la izquierda y el socialismo francés durante todas las batallas de la izquierda del último medio siglo: erosión y hundimiento de la IV República, guerras de Indochina y Argelia, fundación de la V República, refundación del PS, unión de la izquierda, doble septenio de François Mitterrand... Actor comprometido, Rocard publica un libro de entrevistas con GeorgesMarc Benamou, Si la gauche savait Si la izquierda supiese Ed. Robert Laffont) para pasar revista a esa larga historia, con amargas conclusiones. Rocard tiene una visión pesimista de la izquierda, del socialismo y del PS francés. Desde su óptica, la izquierda fue víctima del totalitarismo doctrinario del PCF, y el PS terminaría siendo agostado por el cinismo crapuloso de Mitterrand, de una ignorancia económica abismal dispuesto a las más cínicas maniobras para conquistar y conservar el poder SI LA IZQUIERDA SUPIESE JEAN PIERRE CHEVÈMENT Pretendía ser la izquierda socialista y, en verdad, estaba al frente de una banda de nacionalistas autoritarios LIONEL JOSPIN Un hombre honesto. En la práctica, no escuchaba a los sindicatos. Practicaba el estatismo: el todo es política una visión cínica del mundo en la cual los sindicatos son un grupo de presión apenas respetable AP Michel Rocard SEMANA LABORAL DE 35 HORAS Una decisión autoritaria y catastrófica SOCIALISMO FRANCÉS El PS ha muerto en cuatro ocasiones a lo largo de su historia... La última, en 1993, con las elecciones más desastrosas hasta ahora. Actualmente, se halla en estado de coma. El PS es hoy víctima de unas enfermedades infantiles que no le permiten recuperarse. En cuanto tiene problemas se abandona al populismo demagógico, como ocurrió con el proyecto de Constitución europea Tras la catástrofe del 29 de mayo pasado, cuando la gran mayoría de los electores socialistas y comunistas votaron no al proyecto de Tratado Constitucional europeo, Rocard estima que el PS se halla en estado de coma sin ideas, con media docena de aspirantes a la candidatura socialista a la Presidencia, víctima de un inmenso vacío cultural y de incontables intrigas de pequeños marqueses con aspiraciones arribistas. Varias veces asesinado por los herederos de Mitterrand, tradicionalmente marginado por el partido al que consagró buena parte de su vida militante, Rocard se despide del PS con una bomba implacable y con algunos ajustes de cuentas personales. FRANÇOIS MITTERRAND La encarnación práctica del cinismo crapuloso UNIÓN DE LA IZQUIERDA Tres devaluaciones de la moneda nacional, unas nacionalizaciones que costaron 250.000 millones de francos y pusieron de rodillas a toda la economía nacional, durante muchos años, para luego volver a privatizar LAURENT FABIUS Mitterrand le encargó que me asesinara políticamente denciales de 2002, Jospin es presentado como hombre honesto, cegado por el jacobinismo autoritario, cuya obra es ejecutada con una sola frase: Jospin me decía que todo es política. Y estaba convencido que el Estado lo puede todo. Nunca ha comprendido que, en verdad, el Estado puede muy poco Entre el cinismo de Mitterrand y la honestidad cegata de Jospin, Rocard cuenta el enfrentamiento histórico de dos modelos socialistas: el primero, jacobino, centralista, marxista de palabra y cínico en el gobierno (representado por Mitterrand y sus herederos) y el otro, el socialismo socialdemócrata proudhoniano, descentralizador y abierto a los católicos y a los centristas (representado por Rocard) Intrigas palaciegas Contado por Rocard, el doble septenio de Mitterrand (1981- 1988 y 1988- 1995) es una novela policíaca, con una sucesión interminable de intrigas palaciegas, que el monarca tramaba con una indiferencia olímpica y catastrófica hacia la economía nacional, víctima de unas experiencias desastrosas: nacionalizaciones, liberalizaciones, tentación de ruptura con el SME, cambios de gobiernos... A juicio de Rocard, Mitterrand era un cínico absoluto, tan falto de escrúpulos como ambicioso, dispuesto a jugarse la prosperidad nacional por bajas razones políticas personales. El socialismo que vendría después, y, en particular, la experiencia de cohabitación gubernamental de Lionel Jospin, entre 1997 y 2002, no sale mejor parada. Rocard es lapidario: La introducción autoritaria de la semana laboral de 35 horas ha sido un desastre para Francia Defenestrado por JeanMarie Le Pen, líder de la extrema derecha, en la primera vuelta de las presi-