Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 20 10 2005 Nacional 21 Moratinos insiste en que la oleada de subsaharianos es menos grave de lo que parece Dice que Rabat ha hecho mejoras sustanciales en el respeto a los derechos humanos LUIS AYLLÓN MADRID. El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, considera que la llegada masiva de inmigrantes subsaharianos es menos grave de lo que parece. Hizo esta afirmación ayer en el Senado en la sesión de control al Gobierno y, posteriormente, en el Congreso, aseguró que el Ejecutivo ha logrado que se produzcan mejoras sustanciales en el respeto a los derechos humanos en Marruecos durante la crisis. Moratinos contestó en la Cámara Alta a una pregunta del senador de Coalición Canaria José Mendoza, en relación con las negociaciones del Gobierno con países subsaharianos para suscribir acuerdos que obliguen a la readmisión de inmigrantes clandestinos. Señaló, al referirse a las recientes avalanchas por Ceuta y Melilla, que la percepción es mucho más seria y grave que la realidad En su opinión, el impacto mediático y político de lo ocurrido ha multiplicado el impacto y el efecto sociológico en la sociedad En cuanto a las negociaciones para la firma de acuerdos, manifestó que el Ejecutivo está haciendo un esfuerzo suplementario porque no resulta fácil que los países de los que proceden los inmigrantes se muestren dispuestos a ello. Apuntó, en este sentido, que muchas veces esos países ven con buenos ojos que sus ciudadanos emigren y puedan enviar remesas. Además, recordó que es bastante frecuente que los inmigrantes destruyan su documentación para evitar ser repatriados. No obstante, explicó que se está intentando negociar con Senegal, Ghana, Mali, Guinea Conakry, Gambia y Camerún- -países con los que no existen acuerdos, como informó ABC- -para tratar de lograr esas readmisiones. De firmarse, se unirían a los ya existentes con otros 16 países, entre los que están Marruecos, Argelia, Nigeria y GuineaBissau. Moratinos tiene previsto realizar a finales de año una gira por África, que incluiría a alguno de esos estados. El problema de la inmigración ilegal estuvo presente también en la sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados, donde el popular Gustavo Arístegui puso en duda el compromiso del Ejecutivo con la defensa de los derechos humanos tanto en Marruecos como en Cuba. Arístegui acusó al Gobierno socialista de practicar una política de cesión perpetua con respecto al régimen de Fidel Castro, y reclamó que sean exigentes con Marruecos, lo cual no es incompatible- -dijo- -con llevarse bien Terminó calificando al Gobierno de incompetente, frívolo, imprudente, errático y dubitativo Moratinos contraatacó recordando que Arístegui era jefe del Ga- binete del ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, cuando en junio de 1996 un centenar de inmigrantes fueron expulsados de Melilla en un avión sedados y maniatados. Miguel Ángel Moratinos conversa con Juan Fernando López Aguilar JULIÁN DE DOMINGO