Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 20 10 2005 Nacional POLÉMICA DECISIÓN DE LA AUDIENCIA NACIONAL 15 SANTIAGO PEDRAZ Juez Central de Instrucción n 1 De Jarrai y De Juana a Couso N. COLLI Washington replica que sí ha cooperado y que su investigación no halló culpables EE. UU. no concede la extradición de nacionales si el delito es militar que la resolución no es definitiva y rechaza que la decisión judicial vaya a afectar a las relaciones entre los dos países LUIS AYLLÓN MADRID. El Convenio de Extradición entre España y Estados Unidos no impide de manera expresa que Washington extradite a sus nacionales a otro país, salvo en el caso de que los delitos por los que se pide la entrega sean estrictamente militares. Un portavoz del Depatamento de Estado declaró a Ep que el Pentágono ya realizó una investigación sobre la muerte de José Couso y no encontró culpables a los militares implicados en los disparos contra el Hotel Palestina de Bagdad. Además, en declaraciones a Efe, el teniente coronel Barry Venable, aseguró que previamente a las pesquistas, sí se ha colaborado con el Gobierno español Y remachó que el Pentágono se toma en serio las alegaciones, que se tramitarán por los cauces adecuados El informe que el Pentágono entreb López Aguilar subraya MADRID. No estamos en junio de 2005 ni el asunto que nos ocupa tiene que ver con el etarra José Ignacio de Juana Chaos y su permanencia en prisión ni con la sentencia que no vio a Jarrai como parte de ETA. Hoy es 20 de octubre, y el tema controvertido, la orden de detención- -ha sido recurrida por la Fiscalía- -de los tres soldados del Ejército de los Estados Unidos presuntamente responsables de la muerte del cámara de televisión José Couso en Bagdad, durante la guerra de Irak. Desde junio han pasado cuatro meses y, como si de un fenómeno cíclico se tratara, un juez, el titular del Central de Instrucción número uno de la Audiencia Nacional, vuelve a ocupar titulares por una decisión que, acertada o errónea, no dejará indiferente a nadie. Ese juez es Santiago Pedraz, quien se confiesa tímido y asegura no ser amigo de ver su nombre en los medios de comunicación. En esta ocasión, sin embargo, tampoco lo va a poder evitar. gó en 2003 al Gobierno español concluye que los soldados actuaron de acuerdo con las reglas de enfrentamiento El Departamento de Estado indicó que la muerte de José Couso fue una tragedia y que el Gobierno estadounidense ya expresó sus condolencias a la familia de José Couso En Madrid, tanto el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, como el de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, expresaron su respeto por la decisión del juez Santiago Pedraz. López Aguilar recordó que la resolución no es definitiva y manifestó su convicción de que no tendrá consecuencias políticas que perjudiquen las relaciones entre España y Estados Unidos, porque las decisiones judiciales en un Estado de Derecho se rigen por el principio de independencia La Embajada estadounidense en Madrid guardó ayer si- El informe hecho en 2003 por el Pentágono dice que los militares respetaron las reglas de enfrentamiento lencio ante la decisión del juez. Una posterior demanda de extradición si se produjera la detención de los militares, tendría prácticamente nulas posibilidades de prosperar. España firmó el 29 demayo de 1970 un convenio de extradición con Estados Unidos, que ha sido reformado en tres ocasiones de manera bilateral (el 25 de enero de 1975, el 9 de febrero de 1988 y el 12 de marzo de 1996) y una vez más, en diciembre del pasado año, para incorporar un acuerdo entre la Unión Europa y Estados Unidos, que se refería sobre todo al terrorismo. En el artículo IV del texto integrado tras todas estas reformas, se indica que ninguna de las partes contratantes tendrá la obligación de entregar a sus propios nacionales, pero la autoridad competente de España o de Estados Unidos tendrá la facultad de entregarlos si lo considera procedente, siempre que no lo prohíba su propia legislación interna Es decir, no se excluye de manera taxativa la entrega de nacionales, pero en el artículo V, apartado A, punto 4, se señala expresamente que no se concederá la extradición cuando el delito sea estrictamente militar