Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional EL DESAFÍO DEL ESTATUTO CATALÁN JUEVES 20 10 2005 ABC ERC amenazó a Maragall con romper el pacto para blindar a sus consejeros ante la crisis El president Fue un error quitar que Cataluña es una nación dentro del Estado b Los socialistas catalanes escenifican en el Parlamento autonómico la reconciliación con Maragall y lo proclaman candidato, mientras arrecian los rumores de cambio I. ANGUERA A. MARÍN BARCELONA. El secretario general de ERC, Joan Puigcercós, advirtió el viernes a Pasqual Maragall de que su formación no aceptaría el cese de ningún consejero republicano y le recordó que, lo contrario, sería tanto como romper el Pacto del Tinell que dio lugar al gobierno tripartito. En una reunión de urgencia previa a la cena en la que el presidente catalán explicó la frustrada reforma de gobierno a los consejeros socialistas, Puigcercós recordó a Maragall que ERC ya hizo los sacrificios que le tocaban cuando Josep Lluís CarodRovira, Miquel Sellarès y Pere Esteve tuvieron que abandonar el Ejecutivo por motivos diversos y dejó claro que no está dispuesta a mover ni una sola de sus piezas, una tesis en la que ayer insistió el propio Carod. En su intervención en el debate de política general, el líder republicano recordó a Maragall que ERC podría haber pactado con CiU en 2003 y le advirtió que cualquier cambio en el Gobierno catalán ha de ser consensuado por todas las formaciones que integran el tripartito. En este sentido, le aconsejó que obrará con prudencia, calma y cordura En el turno de réplica, el presidente afirmó que no habrán cambios bruscos pero sí movimientos pensados en el Ejecutivo en las próximas semanas. Al margen de esta cuestión, Maragall reconoció ayer como un error haber eliminado del Preámbulo del Estatuto las referencias a Cataluña como nación en el Estado español así como al Rajoy y Fidalgo durante su reunión de ayer en la sede del PP JAVIER PRIETO Rajoy y Fidalgo coinciden en los riesgos económicos del texto C. H. MADRID. Nada de campañas conjuntas ni de iniciativas coordinadas. El secretario general de Comisiones Obreras, José María Fidalgo, que ayer se reunió en la sede del PP con Mariano Rajoy quiso marcar distancias entre ambas organizaciones, aunque lo cierto es que mostraron su plena coincidencia en una serie de riesgos que dicen ver en el proyecto de nuevo estatuto para Cataluña. Como ya hiciera el martes con el presidente del Gobierno, Fidalgo pidió a Rajoy que le garantice- -como líder de una de las fuerzas políticas llamadas a alternarse en el poder- -el futuro de la Estado federal y a España como nación de naciones. Tras referirse a la virulenta discusión mantenida con dos dirigentes socialistas, José Bono y Juan Carlos Rodríguez Ibarra, a cuenta de la reforma estatutaria, Maragall se mostró convencido de que, pese a las reticencias, España empieza a asumir la singularidad de Cataluña Maragall asume errores Sin embargo, apuntó como uno de los errores a enmendar en Madrid esas referencias a España. En el Preámbulo se decía que Cataluña es una nación en el Estado español y se eliminó Estado español del mismo modo podría insistir en que la mención a la nación de naciones o al Estado federal debería haber sido más contundente Maragall respondía de este modo a la preocupación del líder de la oposición, Artur Mas, ante lo que CiU ve como una excesiva disponibilidad del president de aceptar cambios sobre el texto estatutario, así como la debilidad con la que la Generalitat afronta la negociación del Estatuto tras la crisis de gobierno de los últimos días. Esa crisis pospuesta centró también el debate con el portavoz de su propio Seguridad Social, la integridad de la caja única y la unidad fiscal. No nos gustan los modelos fiscales a la carta ni las balanzas fiscales, porque son insolidarias y antirretributivas dijo el líder de Comisiones Obreras en rueda de prensa conjunta con Rajoy en la sede del PP. El presidente popular respaldó todas y cada una de las palabras del dirigente sindical y animó al conjunto de la sociedad a que dé su opinión sobre el Estatuto, porque no es una cosa de partidos, sino que afecta al conjunto de los ciudadanos Además, Rajoy expresó sus dudas de que el PSOE quiera y pueda entenderse con el PP en esta materia.