Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
98 Deportes TENIS MASTERS SERIES DE MADRID MIÉRCOLES 19 10 2005 ABC La última palabra sobre si juega hoy Nadal la tendrá el doctor Cotorro Si existe un riesgo de que empeore su tendinitis, no se enfrentará contra Hanescu D. P. MADRID. Cuatro de la tarde. Rafael Nadal, quien ya había anunciado que no disputaría junto a Feliciano López el partido de dobles previsto para ayer- -su plaza la ocuparon Dent y Ginepri- se volvía a poner a prueba. Por la mañana había visitado a sus ídolos futbolísticos en el entrenamiento del Real Madrid, y éstos le prometieron que hoy estarán en el Madrid Arena para animarle en la segunda ronda. Lo que hace falta es que el mallorquín siga en competición para entonces. Regresaba a esa hora a la pista de ensayos rodeado de la plana mayor del torneo, con Manolo Santana a la cabeza, atento y nervioso por la evolución de la maltrecha rodilla izquierda de la estrella española. Hay preocupación. Tras las bajas de Hewitt, Agassi, Safin y, sobre todo, Federer, un abandono esta tarde de Nadal frente a Hanescu supondría un golpe brutal para el Masters Series. El jugador no se esforzó demasiado. Corrió poco y estuvo una media hora en la cancha peloteando, pero, lo que es más importante, sin resentirse. Respiraron los organizadores de satisfacción cuando se dio por concluida la práctica y el balear aún seguía en pie. Sin embargo, la última palabra la tendrá Ángel Ruiz Cotorro, el médico de los tenistas españoles. El doctor estudió la ecografía y las otras pruebas que le han realizado a Rafa y explicó que hasta última hora, poco antes del comienzo del partido de la tarde, no se tomará la decisión de si juega o no. Lo que tenemos claro es que no vamos a arriesgar. Si existe un riesgo por pequeño que sea de que empeore la tendinitis aguda que sufre, no jugará Cotorro desveló que Nadal padece una tendinitis crónica en su rodilla, lo que pasa es que ahora se le ha inflamado más de lo habitual. El tratamiento al que le hemos sometido es una terapia antiinflamatoria: electrodos, hielo, masajes... Veremos cómo evoluciona y en la mañana del partido (hoy) volverá a ser sometido a una resonancia magnética cuyo resultado será determinante Toni Nadal, tío y entrenador del número uno español, confirmaba que su sobrino tiene más ilusión por estar en Madrid que en Shangai, aunque si no puede, no puede. El diagnóstico final de los médicos y su decisión será definitiva. Rafa no va a jugar si eso su- Ferrero, Feliciano y Nadal, observados por Gravesen y Beckham pone que la lesión puede ir a más, aunque aprovechará la mínima posibilidad para hacerlo porque no quiere decepcionar a tanta gente En cualquier caso, abría una rendi- AP ja a la esperanza: Parece que va mejor, se entrenó a un nivel un poco más alto que el lunes, pero sigue sintiendo molestias en los apoyos y cuando intenta recuperar su posición Arantxa, asesora del Masters femenino La polémica de la Davis sigue coleando. Mientras el presidente Pedro Muñoz proclama que la paz está firmada, los jugadores de la Davis han contado hasta las decepciones sufridas. En nueve meses de mandato ya nos ha fallado cinco veces. Dice que cuenta con nosotros, pero sus decisiones demuestran lo contrario recordaba uno de los afectados. Ayer, Juan Carlos Ferrero también mostraba su disgusto: Pedro no está haciendo bien las cosas. Esperamos que rectifique porque no estamos yendo de la mano. Si piensa que está haciendo las cosas bien, la respuesta es un no rotundo y añadió que no tenemos nada en contra de Emilio En medio de un ambiente tan enrarecido se agradeció una noticia diferente. Santana anunció que contará con Arantxa Sánchez Vicario como asesora para el Masters femenino, que se organizará en el Rockódromo del 7 al 12 de noviembre de 2006. Ana Obregón hizo aparición estelar en el Madrid Arena. Bajó las escaleras con el mismo artificio que una vicetiple de revista, pero sin plumas. Sólo faltó la fanfarria para recibirla Estaba la pastora, lará, lará, larito TEXTO ROSA BELMONTE Hay un amigo que siempre me recrimina que no me sé vestir para ir al fútbol. La misma cantinela cada vez que en la grada aparece una novia o mujer de futbolista de lo más discreta (y casi siempre rubia) He descubierto que tampoco sé vestirme para ir al tenis, qué le vamos a hacer. Ana Obregón, que ha sido novia de futbolista (y de baloncestista y de... sí que sabe. Apareció 30 segundos antes de que empezara el encuentro entre Carlos Moyá y el italiano Filippo Volandri. Tal que si fuera el último anuncio antes de las campanadas de Nochevieja. Bajó las escaleras en uno de los fondos con el mismo artificio que una vicetiple de revista, pero sin plumas. Delgadísima, blusón blanco con los hombros al descubierto, los tirantes del sujetador a la vista, vaqueros ajustadísimos por dentro de las botas y una especie de fajín tipo corsé que segura- mente le había apretado Hattie McDaniels mientras ella se agarraba a la cama. Un poco más Mamie, un poco más. Yo creo que Frida Kahlo nunca fue tan sujeta con sus hierros y escayolas como la Obregón con su corpiño. Se levantaba en algunos cambios de juego, quizá para respirar. Le faltaba el cayado y las borregas. Es tan natural. Claro, siendo bióloga... Detrás de ella estaban sentados Florentino Fernández y Santiago Segura. Créanlo o no, pero éste, aunque iba de negro, no llevaba una visible camiseta de Torrente 3 Recuerden que en la segunda entrega salía el amiguete Carlos Moyá, aunque lo difícil es encontrar a alguien en España que no haya torrenteado gratis total. Entre juego y juego se producía una miniavalancha de chavales y no tan chavales para hacerse fotos o para pe- dirles autógrafos (Florentino y Santiago Segura firmaban pósters de Rafa Nadal) A bastantes metros de allí, Fernando Tejero, con el pelo más corto que en los capítulos que conocemos (y de sobra) de Aquí no hay quien viva veía con toda la tranquilidad y anonimato del mundo el partido. Bueno, lo cierto es que Bibiana Fernández no paraba de hablarle. Bibiana, como Ana Obregón, padece fotosensibilidad. Porque no sé si no cómo se llama a eso de no poder quitarse las gafas oscuras en un lugar cerrado y sin noticias del sol. Las recogepelotas, que ayer iban de azul, recibieron más piropos al salir que el día anterior (juro que hay una mexicana que se llama Viridiana, como Silvia Pinal en la película de Buñuel) La Obregón también recibió piropos. Hubo quien la llamó jamona. Hombre, en todo caso paletilla.