Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 19 10 2005 79 Economía La CEOE considera casi imposible alcanzar un acuerdo en la reforma del mercado de trabajo Francia torpedea la claudicación comercial que pretendía hacer Bruselas en la OMC Las concesiones del Gobierno y el acuerdo con los cargadores ponen fin al paro del transporte Hacienda salva el escollo del céntimo sanitario pasándole la patata caliente a las Comunidades b Tras cerrar un acuerdo con el Gobierno por la mañana, los transportistas mantuvieron el suspense hasta lograr, bien entrada la tarde, un pacto con los cargadores MIGUEL LARRAÑAGA MADRID. El transporte de mercancías volvió poco a poco durante la noche de ayer a una relativa normalidad, después de que pasadas las ocho de la tarde los transportistas desconvocaran el paro que mantenían con carácter nacional desde el lunes. Hoy se espera la completa normalización de la actividad. El único punto pendiente en la negociación entre los transportistas y el Gobierno era la no aplicación al transporte profesional del denominado céntimo sanitario con el que algunas Comunidades gravan el combustible. La solución vino de la mano de una fórmula que no satisfizo del todo a los transportistas, pero que consideraron suficiente para sus aspiraciones. El Gobierno se comprometió a habilitar a las comunidades autónomas para que dejen de cobrar este recargo a los transportistas durante los dos próximos años. El compromiso del Gobierno incluiría una compensación económica a las comunidades por la merma de ingresos. En el pacto con el Gobierno, sin embargo, no figura, -los transportistas dejaron claro en todo momento que el acuerdo se circunscribe al tramo autonómico- -que el Estado vaya a dejar de aplicar su parte del céntimo sanitario a los transportistas, con lo que al final la solución ha consistido en traspasar la patata caliente a las comunidades autónomas que cobran este impuesto: Madrid, Cataluña, Asturias y Galicia. El denominado céntimo sanitario es en realidad un impuesto con un tramo estatal obligatorio y un tramo auto- Los piquetes fueron una constante. En la imagen, uno logra detener a un transportista extranjero en la A- 1 nómico voluntario, con lo que el Estado cobra siempre y algunas comunidades han optado por no cobrarlo y otras por aplicarlo en distintas escalas. Previamente, el Gobierno se había comprometido a una rebaja del 75 en el impuesto sobre primas de seguro y a fijar las condiciones en las que puede crearse un gasóleo profesional antes de 2007, así como la reducción del 50 en el Impuesto de Actividades Económicas (IAE) y el mantenimiento de la fiscalidad del gasóleo en la banda baja fijada por la Unión Europea. En todo caso, los transportistas advirtieron tras el acuerdo con el Gobierno que estos puntos van a ser objeto de un seguimiento riguroso a lo largo del próximo año y que volverán a negociar con el Ejecutivo en función de la evolución del precio del petróleo en los próximos meses. Pero tras dar cuenta del acuerdo con el ejecutivo, los transportistas subrayaron que la huelga no podía ser desconvocada en ese momento, pues aún quedaba un segundo escollo: el cierre de un acuerdo con los cargadores que les permitiera no sólo subir las tarifas sino que otorgara garantías de que las empresas lo van a cumplir. FELIX ORDOÑEZ Los transportistas han exigido al Gobierno que el gasóleo profesional sea una realidad a partir de 2007 Finalmente, hubo acuerdo para subir las tarifas y un compromiso para que las empresas respeten el pacto, con lo que se puso fin a un paro que en la jornada de ayer supuso el colapso del transporte en la mayor parte de España y un agravamiento de la situación de desabastecimiento en la cornisa cantábrica, que ayer cumplía su novena jornada de huelga. Adicionalmente, distintos sectores industriales han tenido que paralizar prácticamente su producción y los sectores agrario y pesquero han quedado en una situación difícil. En los próximos días se prevé una paulatina vuelta a la normalidad, aunque los ganaderos gallegos y asturianos recordaban que la leche no recogida se ha perdido y, con ella, 1,8 millones de euros diarios.