Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 19 10 2005 Cultura 55 comenzó su época de vida irregular su romance extramatrimonial con Lady Hamilton. Sin embargo, todos le consideraban un hombre providencial y le perdonaron su modo de vida y también sus desobediencias en combate, porque ganaba. Los genios tienden a saltarse las normas... En fin, Nelson conocía muy bien la doctrina naval de su tiempo, pero él ponía la oportunidad por encima de la letra a la hora de luchar Sin embargo, en lo que se refiere a la batalla de Trafalgar, Hugo O Donnell no cree que el puesto en práctica haya sido el Toque de Nelson ni que éste fuera ni mucho menos un plan original (ya había sido puesto antes en práctica) La doble columna no era una formación de ataque, sino una formación de marcha para ir más rápido. Pero, al ver que Villeneuve había ordenado maniobras que desordenaron la línea de combate franco- española (maniobras que incluso provocaron abordajes, pero sobre todo apelotonamiento, por lo que hubo barcos que no podían hacer fuego por encimarse con otros) Nelson cambia la estrategia inicial. En realidad, el Toque de Nelson era llegar al combate próximo de inmediato. Pero eso quiso adelantarse a que se reorganizara la flota aliada y no formó una línea de ataque, sino que se aproximó en las dos columnas de marcha. De haber sido una línea de combate cerrada la que le recibiera, el resultado final bien pudo haber sido muy distinto, incluso un descalabro para Nelson, aunque seguramente habría cambiado de planes concluye O Donnell. Expertos en Ortega atisban el humor y la ironía de Cervantes en la obra del filósofo Inaugurado en Madrid el congreso internacional sobre el pensador de ocho países y más de quince universidades se dan cita desde ayer y hasta el viernes en torno a Ortega, en el cincuentenario de su muerte ABC MADRID. Ortega descubrió en Cervantes la ironía que está llena de humanidad, una ironía que no es ácida ni destruye, porque comprende lo que ironiza a la vez que lo supera manifestó el catedrático de la Universidad de Granada Pedro Cerezo, que pronunció la conferencia inaugural del Congreso sobre el pensador español, que llevaba por título Cervantes y el Quijote en la aurora de la razón vital informa Efe. Para Cerezo, aquella genial combinación de ironía y buen humor en Cervantes, capaz de comprender sin juzgar o de juzgar sin condenar atrapó a un filósofo que entraba en la escena hablando de afán de comprensión. Ortega- -añade Cerezo- -nos enseña hoy que toda la cultura es una ironía que hacemos sobre la naturaleza, que no pueb Especialistas Antonio Garrigues Walker RAÚL DOBLADO de anquilosarse dogmáticamente, y que ha de ironizar sobre sí misma Fernando Savater, que participó en una mesa redonda sobre Ortega y la Universidad rescató en el pensador la idea de la filosofía como jovialidad que no había vuelto a ver desde Montaigne, esa alegría que uno siente cuando el ser hace lo que es, aque- llo para lo que fue creado, como el pájaro al volar o el intelecto al pensar Y la filosofía es un entusiasmo por sacar afuera lo profundo, hasta la piel precisó Savater, para quien el libro de Ortega ¿Qué es la filosofía? ayuda a descubrir esa alegría que se siente al filosofar: lo contrario de la incomprensión, de todo tipo de jergas, pesadez u oscuridad En su opinión, Ortega daba la sensación de ir regalando ideas, siempre brindaba atisbos de otras cosas para seguir pensando A pesar de no considerarse orteguiano, aunque sí lector asiduo ve con agrado el interés intelectual que suscita hoy su figura en la universidad. Especialistas de ocho países y más de quince universidades se dan cita desde ayer y hasta el viernes en torno a Ortega, medio siglo después (1955- 2005) La recepción de su obra para debatir sus pensamientos. El congreso no se centra en ninguna idea apriorística sobre Ortega y Gasset- -puntualiza su director, José Lasaga- se trata de saber cómo ha llegado Ortega hasta nosotros