Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 19 10 2005 51 Inaugurado en Madrid el Congreso Internacional sobre Ortega en el cincuentenario de su muerte Entrevista con Hugo O Donnell, que publica su ensayo La campaña de Trafalgar José Luis Pardo: La filosofía ya no tiene que legitimar el saber político El escritor ganó ayer el premio Nacional de Ensayo con La regla del juego b Este galardón, otorgado por el Ministerio y dotado con 15.000 euros, reconoce la trayectoria de un autor que fue finalista en 1992 de este mismo premio J. HERNÁNDEZ MADRID. Muy lejos quedan ya aquellos tiempos en los que la filosofía ejercía de puntal obligatorio para legitimar el saber político. No. Aquella histórica batalla que dejaron de librar los grandes pensadores en el siglo XX ha cambiado. Ahora ya no tiene que legitimarlo, sino que tiene que ser la permanente capacidad de la sociedad de cuestionarse a sí misma y replantearse una y otra vez sus propios problemas explicaba ayer José Luis Pardo tras conocerse que el Ministerio de Cultura le había otorgado el premio Nacional de Ensayo 2005 por su obra La regla del juego (Círculo de Lectores Galaxia Gutemberg) dotado con 15.000 euros. Consciente de que el papel de este oficio ha cambiado en la sociedad actual, Pardo se plantea en el libro la filosofía desde el punto de vista de la iniciación la exploración de esas reglas del juego que en el fondo son las de la vida y la muerte Y ahí la actitud filosófica es crucial, en su opinión, para convertir esa experiencia en una investigación sobre lo que vale o no en la vida de tal manera que, al final, la filosofía existe- siempre ha estado en crisis aclara- para encontrar problemas y dificultades; que para buscar soluciones ya están otros saberes como la Economía o la Física Este ensayista, autor, entre otras obras, de Transversales La metafísica o Las formas de la exterioridad (1992) -con el que fue finalista EPA El escritor y ensayista, en una imagen reciente ABC da persona que ha ido encontrando en su vida, definió la escritura en su país como un oficio entre heridas Su propia obra es historia de desgarros, desde su indignación por décadas de dominación japonesa, continuada luego en la guerra de Corea y en la posterior dictadura hasta principios de los 90, en cuyo interludio vagó durante años como monje budista, antes de unirse a las protestas estudiantiles y sufrir cárcel y tortura. Pero de la literatura de Corea del Norte no hay noticia; el portavoz Ehling quiso hablar a este diario de presencia de una cultura coreana común que comparó con Cataluña, y la sutileza creada para la participación de la cultura catalana en 2007 El nuevo director, Juergen Boos, admitió que, pese a los intentos de Fráncfort y Seúl, de Pyongyang no vienen ni escritores ni editoriales, por la exigencia de un cierto mundo literario independiente: No ha sido posible mover a Corea del Norte dice Boos: Fráncfort es más que una colección de expositores para hacer negocio Una trayectoria consolidada José Luis Pardo (Madrid, 1954) es profesor en la Facultad de Filosofía de la Universidad Complutense, centro donde ejerció como profesor de Estética y Semiótica. Es autor de ensayos como Transversales. textos sobre los textos (su primer libro, 1978) Sobre los espacios: pintar, escribir, pensar (1991) Las formas de la exterioridad (1992) La intimidad (1996) o Estructuralismo y ciencias humanas (2001) Además de su labor docente y sus artículos publicados en prensa también ha traducido a filósofos contemporáneos como Deleuze, Debord o Lèvinas. del Nacional de Ensayo- se muestra satisfecho de que el jurado, que ha presidido Rogelio Blanco, director general del Libro y componían, entre otros, Javier Gomá, ganador en la anterior edición, haya entendido el carácter didáctico de La regla del jue- go en unos momentos en los que esta disciplina vive un momento delicado; con la Universidad adaptándose al crecimiento hipertrófico de las ciencias técnicas y la crisis del libro En el fondo sabe que la existencia de la filosofía seguirá unida a su sentido práctico, a que se ha enseñado y se ha escrito aunque estos frentes estén en decadencia Por eso se refugia en el consuelo de saber que en realidad nunca ha estado en situación cómoda En la época de Sócrates añade, tampoco estaba mucho más allá pero siempre le ha salvado su espíritu joven, aunque la sociedad sea cada vez más vieja Pero Pardo se ha dejado un folio lleno de borrones y que irá tomando forma y fondo no en una segunda parte sino en un nuevo libro que será la pareja de La regla del juego y donde este ensayista seguirá acercando la filosofía a la gente, aunque algunos se rían de ella Si no lo hacemos, se muere advierte.