Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 Madrid MIÉRCOLES 19 10 2005 ABC Un simulacro con pasajeros antes de su apertura, el próximo 29 de enero, demostrará si la T- 4 está preparada para operar Cinco mil extras pondrán a prueba el nuevo Barajas TEXTO: SARAH ALLER FOTOS: JAVIER PRIETO MADRID. Cinco mil figurantes, cerca de 50.000 maletas y 29 compañías aéreas revisando que todo esté a punto. El aeropuerto de Barajas pondrá a prueba en noviembre su última ampliación- -la terminal 4- -con una cadena de simulacros que decidirán si las instalaciones están preparadas para dar servicio a partir del 29 de enero. En el ensayo general, donde los extras actuarán como pasajeros, se pondrán en marcha todos los servicios del aeropuerto. Habrá recogida y entrega de equipajes, operaciones de salida y llegada de pasajeros, facturación y hasta carga de aeronaves. Los figurantes, entre los que al parecer habrá discapacitados y ancianos- -desembarcarán en Barajas con un objetivo: reproducir fielmente el ajetreo de un día en el aeropuerto. Por eso, entre las situaciones que se simularán en la nueva terminal figuran también las más temidas. Varios periodos de hora punta, por ejemplo, o un rosario de fallos que podrían afectar a los sistemas informáticos, al tratamiento de equipajes o al servicio de transporte de pasajeros. Para controlarlo todo, en el nuevo edificio de Barajas no podrá faltar nadie. Habrá personal de las compañías aéreas, operadores de equipaje, empleados de Aena y miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, encargados de realizar los controles. Las pruebas, que mezclarán todos los procesos aeroportuarios, servirán como último chequeo de las instalaciones y se realizarán entre el 17 de noviembre y el 22 de enero. Antes, la T- 4 habrá sido sometida ya a pruebas de explotación, que se intensificarán desde principios del mes que viene. 400 camiones de madrugada Según el director de Aeropuertos Españoles, Javier Marín, la puesta en servicio de la ampliación- -después de un sinfín de retrasos- -se mantiene para el 29 de enero de 2006, sobre todo teniendo en cuenta que las últimas pruebas de ingeniería se han realizado con éxito. Ahora queda, según Marín, la tarea más compleja, que es integrar todos los sistemas para que funcionen a la vez y sin problemas. Si todo marcha correctamente, la fecha de apertura, por fin, será definitiva. Será el momento entonces de la mudanza. Las compañías aéreas que se trasladan a las nuevas instalaciones- -encabezadas por Iberia- -darán el paso definitivo. En total, cerca de 400 camiones trasladarán un volumen de material de 10.000 metros cúbicos desde las antiguas terminales- -1, 2 y 3- -al nuevo edificio. Todo se hará de noche, en la madrugada del mismo día 29, fecha de la puesta de largo de la T- 4. Cerca de 50.000 maletas se utilizarán en las pruebas de explotación Las instalaciones asumirán el 60 por ciento del tráfico del aeródromo, que aún no estará a pleno rendimiento en 2006 Marín, que ayer recorrió las nuevas instalaciones junto al director del Plan Barajas, José Manuel Hesse, recordó que un total de 29 compañías aéreas operarán en la nueva terminal, lo que supone asumir el 60 por ciento del tráfico de pasajeros de Barajas. No estará a pleno rendimiento Con la puesta en servicio de la T- 4 y la inauguración de las dos pistas construidas, el aeropuerto madrileño aumentará sus operaciones. De momento, se pasará de 78 movimientos de aeronaves a la hora a un total de 90. El objetivo final, sin embargo, será alcanzar las 120 operaciones, que significaría poner el aeródromo a pleno rendimiento y cumplir el compromiso. Al incremento de los despegues y aterrizajes se sumará además el aumento en el tránsito de pasajeros. En este caso se duplicará la capacidad y Barajas pasará de atender 35 millones de pasajeros al año a soportar un tránsito de 70 millones. Con todas estas cifras astronómicas, Barajas dará el espaldarazo definitivo y será el primer aeródromo europeo en capacidad. Las cuentas, sin embargo, adquieren la misma magnitud si se habla de presupuesto invertido. Cuando en la T- 4 se dé el pistoletazo de salida, se habrán gastado 6.200 millones de euros, más del doble de lo previsto inicialmente. Para el director de Aeropuertos, esta cifra significa que se han producido desviaciones sobre lo presupuestado en un principio. Aún así, di- El cerebro del aeropuerto pasa a la cuarta terminal Desde aquí se controlará todo Así se refirió el responsable de Aeropuertos Españoles, Javier Marín, al nuevo centro de gestión aeroportuaria emplazado en la T- 4. Desde esta sala repleta de monitores se vigilarán todos los movimientos de Barajas, no sólo los que se produzcan en la nueva terminal, sino también los de las antiguas instalaciones. Empezará a funcionar a finales de noviembre, antes incluso de que la ampliación se abra al tráfico de pasajeros, y da una idea del peso adquirido por la T- 4 en el paisaje de Barajas. Desde sus ordenadores se coordinará un rosario de movimientos. La consignación El nuevo centro de gestión asumirá el control de todas las terminales de Barajas de pasarelas, las puertas de acceso, la climatización de los edificios, la energía... Será el nuevo cerebro del aeropuerto y será responsable de su seguridad. Para blindar el nuevo Barajas se han buscado además nuevas fórmulas, como la centralización de todos los controles de equipaje de mano en un único punto. El objetivo, evitar la dispersión y mejorar el control.