Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional MIÉRCOLES 19 10 2005 ABC El bisabuelo de su ginecólogo asistió a Victoria Eugenia Casi cien años han transcurrido entre el último parto de la Reina Victoria Eugenia, que fue el 24 de octubre de 1914, y el primero de Doña Letizia, que tendrá lugar las próximas semanas. Sin embargo, el destino ha hecho que sea una misma saga familiar la que asista a ambas madres en sus alumbramientos. Y es que a la Reina Victoria Eugenia la asistió el doctor Sebastián Recasens y será el bisnieto de este eminente toco- ginecólogo, el doctor Luis Ignacio Recasens, quien traiga al mundo al primogénito de los Príncipes de Asturias. Mientras que Victoria Eugenia dio a luz siempre en Palacio, ya fuera el Real de Madrid o el de La Granja, Doña Letizia lo hará en la clínica Ruber Internacional. Los Príncipes abandonan la clínica tras la falsa alarma que obligó a ingresar a Doña Letizia la madrugada del martes ÁNGEL DE ANTONIO El médico decidirá en el último momento si la Princesa puede viajar a Asturias Doña Letizia se encontraba ayer estupendamente tras la falsa alarma b Como medida de precaución se ha reservado una habitación en el Hospital Central de Asturias, por si la esposa del Heredero de la Corona tuviera que ser ingresada ALMUDENA MARTÍNEZ- FORNÉS MADRID. Su Alteza Real la Princesa de Asturias se encontraba ayer estupendamente en su residencia de La Zarzuela, después de la falsa alarma que obligó en la medianoche del lunes al martes a ingresarla durante tres horas en la clínica Ruber Internacional de Madrid. Pero hasta el último momento no se sabrá si Doña Letizia podrá viajar o no a Oviedo para presidir con Don Felipe la entrega de los premios Príncipe de Asturias, según informó ayer el Palacio de La Zarzuela. Aunque la Princesa está muy ilusionada con acudir a este acto, en su amada tierra natal, la decisión dependerá exclusivamente del equipo médico que la atiende, bajo la dirección del ginecólogo Luis Ignacio Recasens. Fueron también estos facultativos los que recomendaron el ingreso hospitalario de Doña Letizia en la medianoche del lunes con el fin de poder medir la frecuencia de las contracciones que presentaba la paciente, así como los latidos cardiacos del bebé que espera. Cuando, después de casi tres horas, los médicos comprobaron que se trataba de la evolución normal del embarazo, los Príncipes regresaron sonrientes y tranquilos a su residencia de La Zarzuela. Todo perfecto dijo Don Felipe al salir de la clínica, donde pidió perdón por la hora y por el imprevis- to a los periodistas que les aguardaban. El ingreso sorprendió a la Reina en pleno vuelo hacia Guatemala, donde entregó la ayuda humanitaria española. Desde el avión, Doña Sofía se puso en contacto con los Príncipes, que le informaron de los detalles, y ayer, ya en tierra, la Reina afirmó que Doña Letizia se encuentra perfectamente Aunque todo parecía indicar inicialmente que la Princesa saldría de cuentas en la segunda quincena de noviembre- -y así lo afirmó Don Felipe la semana pasada- tras este último episodio no se puede descartar en absoluto que el alumbramiento del Infante o Infanta se produzca antes de que termine octubre o a primeros de noviembre. Mientras tanto, en Oviedo, los asturianos esperan ilusionados a los Príncipes y, ante la posibilidad de que finalmente vaya Doña Letizia, se ha reservado cautelarmente una habitación en el Hospital Central de Asturias, por si la esposa del Heredero de la Corona tuviera que ser ingresada. Lo cierto es que Oviedo es un lugar muy especial para la pareja. Fue allí donde se tomaron hace dos años las primeras imágenes en público de los Príncipes de Asturias, cuando casi nadie sospechaba que Don Felipe mantenía una relación afectiva con la entonces periodista Letizia Ortiz. Allí también, toda España pudo ver el año pasado las lágrimas emocionadas de Doña Letizia cuando Don Felipe afirmó: Me acompaña por vez primera mi esposa, la Princesa de Asturias y, en ese momento, resonó una atronadora ovación en el teatro Campoamor que dejó profundamente impresionada a la recién casada. Tanto, que algunos interpretaron esa emoción, así como las palabras que añadió el Príncipe y que hablaban de formar una fami- lia como un signo inequívoco de que el embarazo estaba en marcha. El rumor se extendió aquel día hasta que los portavoces de la Casa del Rey aclararon el malentendido. Desde aquella noche inolvidable, hubo que esperar siete meses para que se produjera el anuncio oficial del feliz acontecimiento. Ahora, sin embargo, Doña Letizia ya ha entrado en la recta final del embarazo y la cuestión es si su avanzado estado de gestación le permitirá acompañar a su marido a Asturias, o si el Príncipe tendrá que volver a viajar solo, como lo ha estado haciendo durante 23 años. En Asturias les aguarda una intensa agenda durante mañana, el viernes y el sábado. Y es que, aparte de la ceremonia de entrega de los premios, que se celebrará el viernes por la tarde, Don Felipe tiene programadas otras actividades. Así, por ejemplo, para mañana están previstas las audiencias con los diversos sectores de la sociedad asturiana, así como la visita a una exposición, y por la noche, se cuenta con su presencia en el concierto de clausura de la XIV Semana de Música. El viernes serán las audiencias a los galardonados y la ceremonia de entrega de los premios, y el sábado, la visita al pueblo ejemplar, Porrua. El Ruber Internacional, centro puntero de la sanidad privada Situada en el barrio de Mirasierra, al norte de Madrid, la clínica Ruber Internacional es uno de los principales centros de la sanidad privada española, al estar dotado de excelentes profesionales y medios técnicos. Esta clínica fue precisamente la escogida por la Infanta Doña Elena y su marido, Jaime de Marichalar, para traer al mundo a sus dos hijos. La Duquesa de Lugo fue el primer miembro de la Familia Real que dio a luz en el Ruber, ya que la Reina tuvo a sus tres hijos en la clínica Nuestra Señora de Loreto, que cerró definitivamente sus puertas hace unos años. El Ruber Internacional es uno de los dos centros Ruber existentes en Madrid. El primero de ellos, situado en pleno barrio de Salamanca, en la calle Juan Bravo, fue fundado en 1941 por Francisco Bergaz y el doctor Manuel Ruiz. La palabra Ruber se debe precisamente a la suma de las primeras sílabas de los apellidos de sus fundadores. Décadas después de abrir el primer hospital, los propietarios adquirieron el nuevo centro de Mirasierra. La nueva Unidad de Maternidad de este centro, donde será asistida Doña Letizia, fue inaugurada en 2001 por los Duques de Lugo, que visitaron la sala de neonatos, la UCI de Neonatología y la sala de revisión de recién nacidos. Es tal la expectación que ha despertado el alumbramiento de la Princesa que algunos vecinos de la clínica ofrecen sus balcones en alquiler a los medios de comunicación y piden hasta 4.000 euros por día.