Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 19 10 2005 Opinión 7 de exteriorizar el sentimiento de muchos- -casi la totalidad de los españoles y, desde luego de los miembros de su partido- -de no permitir la reforma de la Constitución y del mismo modo ha de entenderse la advertencia que el presidente Aznar lleva haciendo sobre los mismos hechos, que nos puede llevar hasta un cambio de régimen. El jefe del Estado Mayor de la Defensa, general Félix Sanz Roldán, máximo responsable militar, nos ha recordado, que en el Ejercito existe un gran interés para que España siga siendo Patria Común e indivisible de todos los españoles Lo sabíamos y nos gusta oírlo. El presidente del Tribunal Supremo, Francisco José Hernando, no ha dejado pasar la oportunidad de expresarse con claridad en defensa de nuestra Constitución, que él- -como todos los responsables políticos- -ha jurado cumplir y hacerla cumplir. Y el gobernador del Banco de España, Jaime Caruana, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y el alcalde de la capital, Alberto Ruiz- Gallardón, y el de La Coruña, el socialista Francisco Vázquez, y los secretarios generales de UGT, y CC. OO y... LA ESPUMA DE LOS DÍAS LA FIEBRE SUBE A EUROPA ACAS locas, cerdos con fiebre y ahora pollos con gripe: he aquí la genuina rebelión en la granja. Huracanes, tsunamis, terremotos... La tierra muestra su enfado con la especie humana, poco respetuosa desde siempre con la naturaleza. Primer caso de aves infectadas en la Unión Europea, Chios (o Quios, como prefiere Rodríguez Adrados en su clásica edición de Tucídides) vuelve al primer plano de la actualidad. Nadie había reparado en esta remota isla del mar Egeo desde la guerra entre Atenas y Esparta, hace veinticinco siglos. Se agita la Comisión Europea, todos reclaman remedios, suenan voces de pandemia y el Gobierno esBENIGNO pañol pide calma Es PENDÁS decir, cada uno cumple su papel. Llama la atención cómo funciona en estas circunstancias el subconsciente colectivo. Repaso los medios nacionales y extranjeros. Casi todos aseguran que la fiebre- -que viene de Turquía- -sube a Europa, como si fuera un título de Luis Buñuel. Conviene mirar el mapa: más del 90 por ciento del territorio turco, la enorme península de Anatolia, está situado en el continente asiático. Todo viajero que visita Estambul regresa abrumado por las joyas del arte bizantino. Pero no ha visto Turquía, sólo su brillante fachada europea. El conflicto de Chipre tiene escasa relevancia si se compara con el drama histórico de los kurdos o con los rescoldos, vivos todavía, del genocidio armenio. Faltan muchos años y demasiadas negociaciones, pero es significativa esta querencia unánime a la hora de simplificar entre nosotros y ellos Por lo demás, políticos de aquí y de allá (los nuestros, como es frecuente, entre los más aventajados) no ocultan su incomodidad ante la gestión de situaciones de riesgo. Les gusta planear estrategias, mover piezas de diseño y, cómo no, ganar elecciones y repartir el poder. Es mucho más duro y menos agradecido lidiar con la gestión del día a día. Si eres previsor y tienes las vacunas en orden, nadie te lo agradece. Si fallas, todos caen sobre el responsable político, que tiende a desviar la atención sobre los técnicos, poco expertos por definición en la batalla mediática. Sin embargo, la moderna sociedad del riesgo exige la adopción de políticas preventivas a gran escala. Esto significa dedicar recursos materiales y medios humanos a resolver problemas reales. Lo principal: hay que ocupar tiempo y esfuerzo en una gestión eficiente de los asuntos públicos. ¿Cuándo y cómo? Bastaría con reducir a sus justos límites las disensiones nominalistas y los debates identitarios, que- -según dicen las encuestas- -apenas preocupan a la opinión pública. Parece que existen ocho fórmulas para decir nación aunque ninguna sea convincente. Resulta, en cambio, que no hay ninguna para prevenir incendios, accidentes, enfermedades y otras contingencias inevitables. ¿Se hace la política de espaldas a los ciudadanos? V Los responsables de las instituciones debieran hacerse oír y defender la convivencia entre los españoles, evitando discrepancias y tendencias separatistas que conducen a una quiebra de la propia España Queda claro, pues, que no todos son- -o somos- -partidarios de que a través de una reforma estatutaria se ponga en peligro esa unidad de España que consagra nuestra Constitución y que nos permite la convivencia pacifica entre todos los españoles. Ya se han dejado oír opiniones de personas muy responsables sobre este asunto, pero queda por expresarse el conjunto de la sociedad, a la que afecta de modo directo cualquier alteración de la Constitución. Pero ¿cómo puede expresarse el conjunto de los ciudadanos? Lo pueden hacer, como lo han hecho los empresarios catalanes, en forma de manifiesto público; lo pueden hacer a título personal, como lo ha hecho el presidente del Barcelona- -involucrando en este proceso a un club cuyos deportistas más notables no son españoles- -y lo pueden hacer, y es imprescindible que así lo hagan, todos los españoles sobre la reforma de la Constitución y en forma de referéndum, como se hizo en su aprobación. Y mientras tanto podemos expresarnos de la forma que nos sea posible para que quede claro que no hay pasividad ante el riesgo de poner en peligro algo por lo que merece la pena trabajar, que es España. PALABRAS CRUZADAS ¿El Gobierno está minimizando el riesgo de la gripe aviar? CORRER A NINGUNA PARTE CONFIANZA LIMITADA A reacción de nuestras autoridades ante la amenaza de epidemia de gripe aviar está generando desconfianza e inquietud entre los ciudadanos. No estamos seguros de que esté minimizando los riesgos, pero sí que los considera menores que otros países de la Unión Europea. Y en casos como éste las dudas forman parte del problema. La información llega como dosificada o aletargada. Casi sin ruido, ya afecta a Grecia. Y el Gobierno parece, mientras tanto, preocupado con otras cuestiones territoriales El resultado es poca información y escasas medidas preventivas. No sabemos si la epideI. SÁNCHEZ mia llegará, pero sí sabemos que, si lo CÁMARA hace, nos encontrará con muchas menos vacunas, más o menos la mitad, y medidas preventivas que, por ejemplo, Francia o Alemania. No debe cundir la alarma, pero sí la preocupación. Minimizar el riesgo es contribuir a la desconfianza. Y si algo está claro es que nuestras autoridades consideran que las europeas están excediéndose en sus pronósticos alarmistas. Por lo menos, es seguro que minimiza, al menos en términos comparativos. Prevenir no es alarmar. Si llega la gripe, nos encontrará menos preparados que a franceses y alemanes. E L problema no es que el Gobierno o las CC. AA. hayan minimizado el riesgo, sino que hay otros que lo han maximizado, o que lo han explicado muy mal. Por ejemplo, la Comisión Europea. Gobierno y CC. AA. decidieron ayer la compra de más dosis de antivirales. No tenían más remedio después de la declaración de la Comisión. Pero el mensaje engañoso es el de la Comisión, porque no hay ninguna certeza de la eficacia de esos antivirales en el supuesto temido de que el virus mute y se transmita entre humanos. Ese es el gran peligro. Pero el único remedio eficaz será la vacuna y sólo se podrá producir cuando se conozca el viEDURNE rus, es decir, cuando mute. URIARTE Hasta que eso ocurra, y los científicos ni siquiera pueden asegurar que vaya a ocurrir, las medidas posibles y necesarias son las que ya han sido tomadas por las autoridades españolas, es decir, la alerta de los sistemas de vigilancia y la prohibición de importación de productos avícolas de los países afectados. El riesgo es muy serio, pero no se puede confundir a la población con prevenciones inexistentes, o con antivirales milagrosos. La pandemia aún no ha llegado, y si llega, necesitaremos una dirección hacia la que correr, es decir, una vacuna, antes de comenzar esa carrera a la que se han lanzado algunos con tanta imprudencia. L ¿Y usted qué opina? Déjenos su mensaje o su voto en la página web www. abc. es eldebate