Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 Cultura MARTES 18 10 2005 ABC El amigo de Jack Nicholson La campaña de Trafalgar Premios de Arte Gráfico Amilibia novela la frágil línea entre la verdad y la mentira El periodista Jesús María Amilibia presentó ayer su novela El amigo de Jack Nicholson (Ézaro) un relato sobre la frágil línea que separa la mentira y la verdad. En él, Carlos Sancho se queda sin trabajo cuando cierra Pueblo y decide fundar en su pueblo, Villaponte, el bar Nicholson. Hugo O Donnell presenta libro y ciclo de conferencias Ayer se presentó en la Real Academia de la Historia el ciclo de conferencias que, con el título Memento del combate de Trafalgar en la ocasión de su II Centenario impartirá, desde mañana y hasta el viernes, el académico de la Historia Hugo O Donnell, que también presentó su obra La campaña de Trafalgar (La Esfera de los Libros) Hernández Pijuan, Urzay y Calapez, galardonados Joan Hernández Pijuan ganó ayer el premio Nacional de Arte Gráfico, convocado por Calcografía Nacional, en reconocimiento a su trayectoria. También fueron premiados Dario Urzay por la labor realizada durante el año y Pedro Calapez por las aportaciones e innovaciones en arte gráfico Hugo O Donnell Ávila albergará la fundación que reúna el legado de Agustín Ibarrola b Guardaba su mejor legado para El Thyssen indaga en el último Rafael y la estrecha colaboración con su taller Una exposición con 14 obras arroja luz sobre las incógnitas de su autoría b ¿Hasta dónde llegó la mano de Rafael en las Estancias Vaticanas y en sus últimos retratos? ¿Dónde comenzó el trabajo de sus colaboradores? Quizá nunca se sepa NATIVIDAD PULIDO MADRID. Tras la espléndida exposición de retratos de Memling, la serie Contextos de la Colección Permanente del Museo Thyssen acoge a otro de los grandes de la Historia del Arte, Rafael Sanzio. En esta ocasión el cuadro elegido en torno al que gira la muestra es el maravilloso Retrato de un joven (1818- 1819) obra del último periodo creativo del maestro italiano, que murió en 1820, a los 37 años. Alrededor de él, el comisario de la muestra, Mauro Natale, ha reunido trece obras (cuatro óleos y nueve dibujos) todas pertenecientes a la última etapa de Rafael. Una etapa especialmente interesante, pues quedan muchas incógnitas en torno a la autoría de sus obras. En 1508 comenzó un magno encargo: decorar las Estancias Vaticanas. El éxito de estos trabajos, unido a su fama como retratista, hicieron que se le acumularan los encargos. Para satisfacer las numerosas demandas de sus clientes se rodeó, sobre todo a partir de 1514, de un grupo de 6 ó 7 colaboradores, llamados los jóvenes de Rafael (tenían entre 16 y 25 años) entre los que destacan Giulio Romano y Giovan Francesco Penni, quienes anularon su identidad en favor de un estilo común rafaelesco. Esta muestra indaga y arroja luz sobre esa fructífera pero controvertida colaboración de Rafael con su taller y abre nuevos interrogantes. No sólo dejó a sus colaboradores la traducción pictórica, sino también la elaboración de sus proyectos. ¿Dónde acaba la mano del maestro y dónde comienzan las de sus discípulos? Cuestión que hoy alcanza actualidad con los grandes equipos de arquitectos. En opinión de Guillermo Solana, conservador jefe del Thyssen, Rafael espera todavía una vindicación, una compensación A pesar de la fama de que gozó en vida (el propio Vasari le situaba como un dios mortal, opinión que se fortaleció tras morir un viernes santo) el mito cayó en desgracia con la moderni- su tierra, pero no lo quisieron. Finalmente irá a Ávila. Desea que la parte democrática del País Vasco entre en el proyecto J. A. GONZÁLEZ CARRERA BILBAO. Hace tiempo, Ibarrola ofreció su colección a las instituciones vascas, concretamente a la Diputación de Vizcaya; estaba interesado en levantar una fundación cerca de El bosque encantado de Oma, que albergara su patrimonio artístico e intelectual. Los responsables culturales de la diputación rechazaron el ofrecimiento del artista. Alegaron que se trataba de un proyecto faraónico, cuando no era así recuerda el artista. Incluso los fondos artísticos que guardaba en un almacén en Guernica estuvieron a punto de ser pasto de las llamas hace años, en un conato de incendio provocado por afines al mundo abertzale. En cambio, en Ávila, donde actualmente trabaja en una intervención paisajística, ha encontrado el interés que se le niega en su propia tierra, en una iniciativa de carácter institucional todavía por detallar. La idea es que la fundación pudiera estar en marcha dentro de un año. El artista está muy contento por haber llegado a un acuerdo para abrir la fundación en Ávila, después de discretas negociaciones con instituciones públicas y privadas. Ibarrola está trabajando allí desde finales de verano, en un proyecto de intervención en un pedregal plagado de encinas a unos diez kilómetros de la capital abulense. Quiere que la fundación tenga una dimensión política integradora. El patronato serviría, según él, de una especie de puente con esa gran parte del País Vasco que se siente democrática y constitucional Ibarrola desea que la parte democrática del País Vasco entre en el proyecto porque uno de los objetivos de la fundación será crear diálogo permanente entre el mundo democrático vasco, tierra donde ahora no hay democracia, y el resto de España declaró a El Diario de Ávila Retrato de un joven de Rafael dad militante. Las que hasta entonces se habían visto como virtudes (gracia, dulzura, suavidad... se tornaron defectos en la segunda mitad del siglo XIX (antiguo, poco atractivo... Tampoco tuvo la suerte (o desdicha) de Leonardo, añade Solana, reivindicado por surrealistas y simbolistas. Por su parte, Natale incide en que Retrato de un joven de Rafael, es una pieza clave de su última producción. Atribuida hasta ahora a Rafael, en colaboración con Giulio Romano, cree Natale que quien podría haber ayudado al maestro es Rafaellino del Colle, por MUSEO THYSSEN la extravagancia y nerviosismo en su obra En este retrato, como en La Virgen de la Rosa del Prado, se aprecia una paleta distinta, en la que destacan los negros, grises y violetas. Igualmente excepcionales resultan unas delicadas sanguinas, cedidas por museos tan significativos como el Louvre o la Galería de los Uffizi. Aunque poco partidario de jerarquías, afirma el comisario que en la terna renacentista de oro (Miguel Ángel, Leonardo y Rafael) éste último nos deja una herencia enorme; es el más copiado y el que sobrevivirá más