Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 18 10 2005 Cultura 57 Mantero: Todo el mundo persigue algo; hombre, mujer, luz... Yo lo llamo Dios El autor recoge en cien poemas de Equipaje toda una vida de recuerdos dice que esta creación no es un testamento triste sino un collage de todo lo que le gustaría llevarse, si pudiera, al otro mundo JORGE SÁINZ MADRID. Hay equipajes en los que uno carga con el peso incalculable de la vida. Equipajes de ida y vuelta, efímeros, vacíos... Hay equipajes con sueños y también pesadillas, con secretos inconfesables y sentimientos inconfesados. Hay una búsqueda incesante de respuestas, que sólo se puede portar en un hatillo. Equipaje (rd editores) del poeta andaluz Manuel Mantero, es, precisamente, todo eso; el balance en forma de verso de más de dos años de compleja reflexión sobre toda una vida. No es un testamento, sino un collage de lo que me gustaría llevarme, si pudiera, al otro mundo comenta Mantero. Con el poso reservado y tranquilo que deja el mestizaje con el carácter sureño norteamericano- -Mantero reside desde hace tiempo en el negro Estado de Georgia, como profesor emérito de una de sus universidades- el escritor repasa con ABC el significado de su última creación literaria, presentada ayer en Madrid. Creo que será el último libro de poesía que escriba. Si en todo este tiempo no he conseguido transmitir lo que pretendía... dice. Este trabajo es un compendio de un centenar de poemas, ordenados cronológicamente (2002- 2004) que traslucen una evolución de vivencias y recuerdos ante la visión cercana de la muerte. Durante ese tiempo pensé que mi ciclo estaba tocando a su fin, por eso escribí Equipaje que no deja de ser b El escritor andaluz Alberto Miralles, premio Nacional de Literatura Dramática a título póstumo b El jurado, presidido por Rogelio Blanco, director general del Libro, premió su obra Metempsicosis editada por la Asociación de Autores de Teatro ABC MADRID. El dramaturgo ilicitano Alberto Miralles fue galardonado con el Premio Nacional de Literatura Dramática 2005, que concede el Ministerio de Cultura, por su obra Metempsicosis editada por la Asociación de Autores de Teatro. Miralles falleció en marzo del pasado año. El premio, dotado con 15.000 euros, distingue una obra de autor español, escrita en cualquiera de las lenguas oficiales del Estado y editada en España durante el año anterior a la concesión del galardón. Alberto Miralles había nacido en Elche en 1940. Escribió obras como El trino del diablo Manzanas azules, higos celestes La asamblea de mujeres El jardín de nuestra infancia Píntame en la eternidad -su último estreno en Madrid- -o Juegos prohibidos Establecido en Barcelona, desde muy temprano Alberto Miralles logró varios premios. En 1967 crea el grupo de teatro Cátaro, donde se formarían intérpretes como Mercedes Sampietro o Jeannine Mestre. En 1975 se trasladó a Madrid. Trabajó como ayudante de Adolfo Marsillach y alternó su labor escénica con la escritura de textos sobre teatro en diversas publicaciones. El jurado estuvo presidido por el director general del Libro, Archivos y Bibliotecas del Ministerio de Cultura, Rogelio Blanco. Manuel Mantero posa junto a la portada de su nuevo libro una visión optimista sobre todo lo que quisiera llevarme conmigo cuenta. IGNACIO GIL Búsqueda y recuerdos Esta creación tiene aroma a recuerdo en cada palabra, pero también apela incesantemente a la búsqueda de un sentido. Todo el mundo persigue algo: un hombre o una mujer, una luz... algo. Yo lo llamo Dios cuenta. Tras su última publicación poética, en el año 2003, y una dilatada trayectoria cultivando éste y otros géneros literarios, Mantero reconoce que ha regresado a su primera época y que su poesía es más simbólica, con más emoción No hay rima, ni contenido político o social alguno. Es un libro más irracional dice. El escritor andaluz no rehúye, eso sí, la técnica, pero prefiere relegarla a un segundo plano para que no resulte obscena ni asuste al lector Puedo pasarme un mes buscando un adjetivo. Estos textos son clásicos, en el sentido de que todo tiene un encaje; que no sobra ni falta nada dice. Por todo ello, Manuel Mantero asegura que Equipaje es uno de sus mejores libros Me he sentido cómodo y todo es más natural. Espero que el lector así lo entienda concluye. Muere a los 100 años Ba Jin, el último gigante de las letras chinas JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Ayer murió en Shanghai Ba Jin a los 100 años. Hubiese cumplido 101 el 25 de noviembre. Era el último de los grandes maestros de la literatura china contemporánea, autor de una obra colosal, anarquista en su juventud y perseguido desde entonces de manera sañuda y salvaje por la sucesivas policías políticas maoístas. Finalmente fue consagrado como el patriarca de la más antigua de las literaturas. Entronizado en la vejez más tardía como presidente perpetuo de la Asociación de escritores chinos, Ba Jin llevaba muchos años reclamando el derecho a la eutanasia. Quizá no se sepa nunca si el gran gigante de la literatu- Ba Jin ABC ra china sucumbió a la enfermedad o se accedió finalmente a su última y trágica demanda. Ba Jin era célebre como autor de varios libros traducidos a casi todas las lenguas universales, con la excepción del español: Familia (1937) Primavera (1938) Otoño (1940) Se trata de la crónica trágica y autobiográfica de una familia del antiguo régimen caída en el huracán de la historia. Su novela Destrucción está considerada como un clásico de la novela china del siglo XX. Como Ba Jin o Pa Kin usó las iniciales de dos anarquistas rusos, Bakunin y Kropotkin, los héroes de su juventud. Ese pseudónimo también sería su perdición. Antes y después del advenimiento de la dictadura maoísta. Durante los años 50 y 60 del siglo pasado estuvo perseguido con ferocidad. Es leyenda que su esposa murió víctima de la falta de cuidados médicos. Durante la espantosa Revolución cultural maoísta, Ba Jin, ya anciano, vivió los más trágicos años de su vida. Hasta la recuperación final, cuando ya era demasiado tarde. Fue nominado varias veces para el Nobel. En vano. Su obra anterior a 1949 era mal conocida. Su obra posterior ha sido mutilada, purgada, perseguida y todavía es muy mal conocida en Occidente. Tras cursar estudios en París, Ba Jin pudo volver a la capital francesa a finales del siglo pasado, aureolado de una leyenda excepcional. Sus lecturas, conferencias y libros suscitaron un interés muy vivo. Pero nunca pudo ni deseó abandonar su patria, donde fue canonizado como una gloria nacional, en cuarentena. Tras la muerte de su esposa vivía solo, panteonizado pero aislado del resto del mundo. Descanse en paz.