Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 Internacional MARTES 18 10 2005 ABC Las críticas en Salamanca coinciden con un nuevo tono diplomático de EE. UU. hacia sus vecinos del sur, que busca reducir la carga ideológica pero sin olvidar sus problemas con Cuba y Venezuela EE. UU. pierde peso en Iberoamérica TEXTO: PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. Las críticas vertidas durante la reciente cumbre iberoamericana de Salamanca contra determinados aspectos de la política exterior de Estados Unidos coinciden con una apreciable ofensiva diplomática de la Administración Bush encaminada a mejorar relaciones con sus vecinos del sur. Un cambio de estrategia- -inspirado por lo que se percibe como un retroceso de la influencia de Washington en la región- -que incluye un tono más delicado y con menor carga ideológica, atención más constante y el nombramiento de nuevos interlocutores diplomáticos. En un reciente foro de la Universidad de Princeton, la secretaria de Estado Condoleezza Rice ha reconocido esta nueva sensibilidad insistiendo en que a partir de ahora las prioridades de Estados Unidos para Iberoamérica van más allá de insistir en disciplina fiscal y gobiernos transparentes para adentrarse también en los grandes retos sociales de la región. Según Rice, realmente tiene que haber un esfuerzo concertado para asegurar que los beneficios del crecimiento económico que están registrando esos países se conviertan en beneficios tangibles para sus pueblos Tras un primer mandato de la Administración Bush dominado por el 11- S e Irak, el criticado déficit de atención de Washington hacia Iberoamérica se está intentando solucionar con visitas más frecuentes como la realizada este mes por el subsecretario del Departamento de Estado, Robert Zoellick. Periplo en el que más que repeticiones de doctrina se ha insistido, por ejemplo, en una solución democrática para la difícil situación política de Nicaragua y establecer con Brasil un complicado dialogo sobre cuestiones comerciales. En noviembre nos vemos en Argentina P. R. WASHINGTON. Entre el 3 y el 5 de noviembre, el presidente Bush tendrá oportunidad de reunirse con buena parte de los jefes de Estado congregados durante los últimos días en Salamanca. La ocasión se materializará durante la Cumbre de las Américas, que este año organiza Argentina con una agenda de llamativo contenido social. El ocupante de la Casa Blanca aprovechará este foro en Mar del Plata para realizar visitas bilaterales a Brasil y Panamá. Durante esta gira, la Casa Blanca ha anunciado que Bush insistirá en utilizar el libre comercio como motor de crecimiento económico y democracia en la región, además de recalcar la solidaridad de Estados Unidos con sus vecinos del sur. Cariño que no es precisamente bilateral. En una comentada encuesta publicada el mes pasado por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, un think tank de Chile, una significativa mayoría de la opinión publica en diversos países suramericanos se declara bastante crítica con la Administración Bush y la política de Estados Unidos, empezando por la guerra contra el terrorismo pero también en cuestiones como corrupción, pobreza y drogas. Los presidentes Fox y Bush, en un reciente encuentro AP La Administración Bush sigue con inquietud los intentos de Caracas de hacerse con tecnología nuclear mático ha indicado que el fracaso a la hora de repartir beneficios y aplicar el imperio de la ley ha permitido a algunos retar el gran consenso hemisférico acuñado en torno a la democracia, mercados libres e integración económica En su análisis, Tom Shannon ha reconocido el calado de los problemas de Estados Unidos con Venezuela. Según el diplomático, Hugo Chávez no está faroleando cuando amenaza con no vender más petróleo a Estados Unidos. Aunque sería difícil para Venezuela cortar de la noche a la mañana ese ingente suministro de 1,4 millones de barriles diarios, Shannon considera que el gobierno populista de Chávez aspira a lograr mercados alternativos para hacerse inmune a decisiones adversas de Estados Unidos. La Administración Bush también sigue con cierta inquietud los esfuerzos de Caracas por adquirir tecnología nuclear que eventualmente pudiera degenerar en aplicaciones armamentísticas. Sin novedades con La Habana Junto a los crecientes problemas con Venezuela, la oposición de Estados Unidos a la dictadura castrista se mantiene inalterable. El Departamento de Estado nombró en julio a Caleb McCarry, asesor parlamentario republicano, para ocupar el puesto de coordinador para una eventual transición democrática en Cuba. Puesto ordenado por el presidente Bush antes de su reelección como parte de los renovados esfuerzos de Washington para poner fin a los 46 años de dictadura comunista en la isla caribeña. Un régimen que según Condoleezza Rice ha condenado al pueblo cubano a un destino trágico de represión y pobreza Al tomar posesión de su puesto dentro del Departamento de Estado, McCa- Un nombramiento significativo Junto a estos esfuerzos de atención, se ha producido un cambio sustancial en el destacado cargo de subsecretario de Estado para asuntos hemisféricos. Desde la llegada de Bush a la Casa Blanca, el puesto ha sido ocupado transitoriamente por el cubano- americano Otto Reich (que nunca recibió el visto bueno del Senado) y Roger Noriega (criticado por su tono agresivo) Para cambiar de tercio y superar supuestas obsesiones con Venezuela y Cuba, esta vez se ha nominado a un diplomático de carrera, Tom Shannon. Shannon, procedente del Consejo de Seguridad Nacional y con el encargo de mejorar relaciones, ha reconocido durante su proceso de confirmación ante el Senado que Estados Unidos se enfrenta a los retos de cumplir con las grandes expectativas generadas en Iberoamérica con el triunfo de la democracia. Ante la letanía de gobiernos en graves apuros por toda la región, el diplo- rry ha insistido en que es la responsabilidad del mundo civilizado actuar para que la familia cubana se reúna bajo libertad política y económica Arabia Saudí tendrá su primer cine, sólo para mujeres y niños ABC RIAD. El primer cine de toda Arabia Saudí será inaugurado en Riad a principios de noviembre, según informó ayer el periódico editado en el reino en lengua inglesa Arab News. Los hombres no podrán ir a la sala para 1.500 personas, ubicada en un hotel de la capital. Allí se exhibirán, para mujeres y niños, sólo cintas de dibujos animados extranjeras dobladas al árabe. Según el diario, el proyecto busca abrir el camino para la apertura de un cine de verdad en un futuro no determinado. Sin embargo, es seguro que mujeres y hombres nunca podrán acudir juntos al cine. En el reino regido por el estricto código islámico existe una división total por sexo en todos los lugares públicos. Hasta ahora, los saudíes amantes del séptimo arte debían conformarse con vídeos y DVDs, en vista de que los clérigos conservadores de la secta suní wahabí, que tiene estrechos lazos con la familia real, han impedido siempre la apertura de cines y teatros, que consideran antiislámicos. Los saudíes más estrictos en la interpretación del Corán rechazan por motivos de su fe la representación de seres humanos en imágenes. No obstante, varios cafés situados en las afueras de las ciudades principales del reino ofrecen películas, acontecimientos deportivos y videoclips occidentales en pantallas gigantes de televisión. Estos establecimientos están vetados a las mujeres y a los trabajadores inmigrantes, muy numerosos en Arabia Saudí.