Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Internacional MARTES 18 10 2005 ABC RICARDO MADURO Presidente de Honduras Me preocupa la aparición de líderes mesiánicos en Iberoamérica DIEGO MERRY DEL VAL Ricardo Maduro JAVIER PRIETO MADRID. Tras participar en la cumbre de Salamanca, el presidente hondureño viajó a Madrid con su esposa, la sevillana Aguas Ocaña, para pronunciar una conferencia en el Forum Europa y gestionar una serie de microcrédi- tos para los más necesitados -Destaca en la cumbre la creación de la nueva Secretaría General Iberoamericana. ¿Servirá para evitar los comentarios de que las cumbres son sólo turismo presidencial -No debemos menospreciar el contacto directo, que crea confianza. Desde que hay cumbres, la integración ha avanzado más que en los sesenta años anteriores. Estamos en negociación conjunta con la UE, hemos aprobado un pasaporte centroamericano y en nuestra región tenemos el 96 por ciento de aranceles externos comunes. Ya somos una comunidad. Lo importante es que la Secretaría General sea permanente. -Respecto a la condena del bloqueo norteamericano a Cuba, en vez de embargo ¿Significan realmente lo mismo las dos palabras? -La decisión iberoamericana de no apoyar el embargo o bloqueo ha sido uniforme, constante, no hay nada nuevo. No le veo una gran trascendencia a la polémica. Lo importante es influir para impulsar la democracia. ¿Cuál es la situación en su país tras el paso del huracán Stan ¿Cómo valora la ayuda exterior y en concreto la española? -Ha habido solidaridad y la española ha sido la más visible: veinticinco millones de euros en general de España y una aportación de seis millones de la Comunidad de Andalucía. Los países de nuestra región han sufrido una misma tragedia, pero lógicamente Guatemala ha recibido la mayor cantidad de ayuda como país más afectado. ¿Qué espera para su país tras la celebración de elecciones este año? -Espero una participación masiva, del 75 u 80 por ciento. Obviamente deseo que gane el candidato de mi partido y que continúen las políticas de seguridad nacional, seriedad fiscal, recuperación económica, reformas institucionales y lucha contra la corrupción. ¿Le preocupa el auge del populismo en Iberoamérica, con figuras como Chávez o la recuperación del sandinismo en Nicaragua? -Si por populismo se entiende la imposición de un sistema autocrático o dictatorial, estoy totalmente en contra. Si es una cuestión de ideología, más a la derecha o más a la izquierda, con apoyo del pueblo, entonces no creo que se deba intervenir. Lo que sí creo es que un Gobierno en un país con mayoría de población en la pobreza tiene que poner una especial atención a la gente pobre. Hay gobiernos de izquierdas, como el de Lula, que han respetado el rigor fiscal, aunque hayan aparecido problemas de corrupción. Veo un problema con el eje de izquierdas entre Castro, Chávez, los sandinistas y el FMLN salvadoreño, porque no estoy tan seguro de su vocación democrática. Si se detecta el apoyo a grupos que pretenden debilitar las instituciones, los demócratas debemos actuar. Me preocupa la aparición de ese tipo de líderes mesiánicos.