Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 18 10 2005 25 Romano Prodi se impone en las primarias del centro izquierda en Italia y disputará la Presidencia a Berlusconi Estados Unidos busca un tono diplomático de mayor pragmatismo en sus relaciones con Iberoamérica El ex dictador, cuyo juicio se abre mañana, hace vida de ermitaño, escribe novelas, cuida de sus plantas y da consejos a sus carceleros para hallar a una buena mujer Sadam, en su celda A. SOTILLO BAGDAD. Sadam Husein, el dictador que se construyó cientos de fantásticos palacios para emular la gloria de Nabucodonosor, hace ahora vida de ermitaño en una espartana celda equipada con una cama, un inodoro, una silla, una toalla, varios libros y una alfombra para rezar. Tiene tres horas de paseo que aprovecha para cuidar de sus plantas, de una palmera y de unos pajaritos en el patio de la prisión. Será juzgado a partir de mañana y no ha perdido ni por un segundo la convicción de que sigue siendo presidente de Irak. Sólo recibe la visita periódica de un representante de la Cruz Roja, que le trae cartas de su familia y mensajes de sus abogados. Pero el relato de un soldado norteamericano de la Guardia Nacional, que lo custodió durante meses, y algunos detalles añadidos por el ex ministro iraquí de Derechos Humanos Bajtiar Amín sirven para reconstruir su ascética vida cotidiana. Cuenta su guardián que Sadam pasa buena parte del día leyendo, tomando notas y escribiendo, pero que también le gusta charlar de vez en cuando con sus custodios y darles consejos sobre cómo encontrar a una buena mujer con la que casarse y cómo se la debe tratar con amabilidad y autoridad... para mantenerla bajo control Primer proceso al ex dictador Quién, cómo, por qué y con qué garantías se le juzga El Tribunal Especial Iraquí (TEI) fue creado el 7 de diciembre de 2003 por el ex administrador de EE. UU. Paul Bremer. El TEI incluye un tribunal de primera instancia con 5 jueces permanentes y otro de apelaciones con 9 magistrados; tiene 20 instructores y otros 20 fiscales. Entiende sobre genocidios, crímenes de guerra y contra la humanidad. El tribunal estará integrado por cinco magistrados, entre ellos el presidente. Las vistas deben ser públicas, salvo que el tribunal decida lo contrario. Cargos: se le imputa el asesinato de 143 iraquíes en Dujail, en 1982, tras un intento frustrado de magnicidio. La acusación será sostenida por el fiscal jefe del TEI, Raad Jouhi. La defensa será ejercida por un equipo de juristas dirigido por Jalil Dulaimi. Puede ser llamado a declarar, pero fiscalía y defensa sólo podrán interrogar a Sadam a través de los jueces. La legislación aplicable será la vigente en Irak. La pena de muerte fue reinstaurada en junio de 2004. Se aplica en la horca. La imagen de Sadam Husein era portada ayer en todos los diarios iraquíes en su lugar una mesa de ping pong, pero le rechazaron la solicitud. Hace algo más de un año se publicó en internet una novela que habría redactado en prisión y que se presentaba con el elocuente título de ¡Marchaos de aquí, malditos! Cuentan también que escribe poemas y reflexiones morales. Consulta el Corán, del que extrae citas para sus textos, y reza a las horas prescritas por el Islam. Aunque se vea obligado a hacerse la colada o a acudir al inodoro ante la vista del carcelero, se siente convencido AP Prostitutas para Uday Esos consejos sobre la controladora vida del casado, sin embargo, no le impidieron confesarles que alquiló los servicios de varias prostitutas para su hijo Uday el día antes de que éste se casara, para celebrar así la despedida de su soltería. En la celda, Sadam sigue siendo el obseso de la limpieza que siempre ha sido. Pasa una toallita húmeda sobre los cubiertos antes de comer. Y él mismo se lava cuidadosamente su ropa, a mano y con todo el tiempo del mundo por delante. Su dieta no debe de ser muy ordenada, cuando lo que le encanta es devorar bolsas y bolsas de Doritos que come con gran felicidad. No recibe periódicos, ni noticias sobre el curso de los acontecimientos, aunque los estampidos y bombazos que jalonan las horas de Bagdad le mantendrán al tanto de que la vida exterior no debe de ser del todo normal. Los días deben de parecerle muy aburridos. Los responsables de la prisión le ofrecieron un rodillo de cinta para caminar, pero aquello no debió parecerle un ejercicio muy divertido. Pidió de que aún sigue siendo el presidente de Irak. Monta en cólera si en algún momento le dicen que este o aquel ministro ha dado cierta orden. Grita entonces que no conoce a esos ministros de quienes le hablan y que él es el único presidente de su país. Un ser acabado Desde las primeras imágenes de su captura, en las que se mostraba cómo le despiojaban la barba y le revisaban los dientes sin miramientos, hasta su última comparecencia pública ante los fiscales que le anunciaron que le juzgarían por crímenes contra la humanidad, son notorios los esfuerzos por presentarle a la opinión pública iraquí como un ser acabado, como un pobre anciano que emerge de las catacumbas. No obstante, aunque flaco y desmedrado, en su última aparición pública seguía conservando energía, tozudez, astucia y muy malas pulgas. Se cuenta incluso que, en una posterior vista a puerta cerrada, uno de los testigos intentó agredirle, pero él, como por instinto, se dio media vuelta y se enzarzó a puñetazos con el individuo.