Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 18 10 2005 Nacional 15 Rajoy: Zapatero y Maragall durarán poco C. H. MADRID. El presidente del PP, Mariano Rajoy, quiso tranquilizar a los españoles críticos con el proyecto de Estatuto catalán con el recuerdo de que ni el jefe del Ejecutivo, Rodríguez Zapatero, ni el presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall son eternos Es más, llegó a vaticinar que durarán poco son pasajeros, y tras ellos, el sentido común volverá Rajoy- -que hizo estas consideraciones durante la presentación de la conferencia del alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón- -aprovechó su intervención para hacer una breve referencia al debate estatutario. Tras indicar que Madrid, junto al resto de España, iba por donde iba el mundo esto es, por la senda de mayor unión y libertad y menos trabas para la generación de riqueza se ha encontrado con que algunos van al revés: generando división y haciendo un Estatuto para restarle poder a la sociedad y dárselo a los políticos FOTOS: JULIÁN DE DOMINGO El alcalde de Madrid recibió ayer el calor y los elogios del presidente del PP en la escenificación de una cercanía en la que participaron Ángel Acebes o la propia Esperanza Aguirre Un ejercicio de unidad TEXTO: CRISTINA DE LA HOZ Inteligente capaz responsable profesional y leal El presidente nacional del PP, Mariano Rajoy, se deshizo ayer en elogios hacia el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz- Gallardón. El aludido, acaso abrumado por tanta lisonja, le dio las gracias por dejarme formar parte de tu equipo y destacó de su jefe de filas su ejemplo de dedicación con la que nos dices que merece la pena seguir trabajando. Ahí nos vas a encontrar a todos Con este buen ambiente, el alcalde de Madrid inició un largo soliloquio en el que había muchos más dirigentes del PP arropándole, dándole el calor que le ha podido faltar en otras ocasiones. Lo dijo el propio Rajoy. A unos les gusta más que a otros. Yo me encuentro entre los primeros. Hay cosas de él que algunos no entienden, a mí me pasa lo mismo. Actúa con personalidad, que la tiene Además de Rajoy y de su número dos Ángel Acebes, tampoco faltaron a la cita la mismísima presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, con la que Gallardón parece haber alcanzado una alianza, si no estratégica al menos táctica, conscientes de lo que ambos se juegan en las elecciones locales y autonómicas de 2007. Y lo cierto es que no era fácil seguir la conferencia del alcalde de Madrid, con parte de los políticos, invitados y periodistas por el suelo en una sala adjunta y con problemas de megafonía. El Club siglo XXI reunió también a Ana Botella, que acudió a la llamada de su jefe en el Ayuntamiento. Junto a Botella, en lugar destacado del salón principal, también se pudieron ver las caras de Soraya Sáenz de Santamaría, Alfonso Alonso; Pío García Escudero, Alberto Fernández Díaz, Sebastián González, Jesús Posada, Gabriel Elorriaga, Loyola de Palacio, José María Michavila, Juan Carlos Vera, José María Lasalle, Carmen Fúnez o José María Álvarez del Manzano, por escoger algunos nombres so riesgo de dejar a alguien inédito, sin olvidar su leal Manuel Cobo. Al concejal madrileño de Movilidad Urbana, Pedro Calvo Poch, le tocó seguir parte de la conferencia sentado sobre la eterna moqueta, hasta que alguien le acercó una silla de tijera para que escuchara bien las justificaciones que diera el alcalde sobre las obras de A unos les gusta más que a otros: yo me encuentro entre los primeros dijo Rajoy para presentarle infraestructuras que tienen levantado todo Madrid. Peor lo tuvo otro invitado quien, no se sabe si por el calor o por falta de asiento, acabo desmayándose. Entre el empresariado no podía faltar su íntimo amigo Fernándo Fernández Tapias y, aunque se desconoce si hay grado de amistad entre ambos, también acudió el todopoderoso Ignacio Sánchez Galán, de Iberdrola, o el escritor y columnista de ABC, Juan Manuel de Prada. Rajoy no quiso dejar lugar a dudas. Es un gran alcalde proclamó ante todos después de recordar unos comienzos políticos en que era el actual alcalde era el que estaba por encima de Rajoy en el organigrama popular. Fue en un ya lejano año 1986, cuando siendo Gallardón secretario general de AP tras la salida de Jorge Verstrynge, telefoneó a Mariano Rajoy para que se fuera de vicepresidente a la Xunta gallega. Rajoy, no pasaba por su mejor momento. El propio Fraga, al que no citó, le había montado una gestora en la dirección del partido en Pontevedra. El hoy líder popular recordó aquellos tiempos con cierta ironía, pero sin olvidar lo mal que le sentó esa decisión hasta que Gallardón vino a rehabilitarle. Ayer mostraron ambos su mejor cara y sensación de unidad.