Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 18 10 2005 Nacional CRISIS EN EL GOBIERNO CATALÁN 13 Blanco reta a Rajoy a recurrir el Estatuto al TC M. M. MADRID. Tal como discurren los acontecimientos y a la vista de que el PP no suaviza su discurso contra el Estatuto catalán, el PSOE ve cada día que pasa menos opciones de convencer a Mariano Rajoy de la necesidad de negociar las enmiendas al texto durante su tramitación parlamentaria. Ayer, el secretario de Organización socialista, José Blanco, volvió a dirigir duras críticas al PP y a su líder, a quien acusó de seguir instalado en el discurso del miedo y en el no irracional y antidemocrático porque su empeño es el de crispar y dividir a los españoles en lugar de dialogar y negociar en el Parlamento No obstante, Blanco insistió en que los socialistas tienen sus puertas abiertas. El señor Rajoy aún está a tiempo de rectificar el camino peligroso que ha emprendido alimentando el odio entre los españoles... Y eso que dice que defiende a España Blanco retó al PP a atreverse a presentar un recurso ante el TC si la Mesa del Congreso admite hoy el Estatuto, algo que el número dos socialista dio por hecho. Será la prueba de que el PP y Rajoy sólo quiere dar un portazo a la tramitación Rajoy- -concluyó- -sigue al pie de la letra las indicaciones de su maestro (en alusión a Aznar) resolver todo a portazos El presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, gobierna Cataluña con el mismo talante y autoridad de la que hizo gala en su época de alcalde de Barcelona, donde el líder socialista y sus amigos comenzaron a fraguar el universo maragalliano: La imaginación al poder La penúltima maragallada POR ÁNGEL MARÍN BARCELONA. Un político que no sorprenda no es un buen político aseguró este verano el presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, tras definirse como un radical idealista en la conferencia de La Pedrera. A su particular manera de ver y entender la política, se suma el escaso apego que Maragall- burgués a mi pesar según reconoció el líder de los socialistas catalanes- -tiene a la disciplina del partido, lo que ha provocado sonoros enfrentamientos con el aparato del PSC. El universo maragalliano -que se comenzó a forjar en su etapa como alcalde de Barcelona- -se caracteriza por rabietas, ideas o propuestas lanzadas sin más por el nieto del poeta, que parece dar la impresión de no medir la importancia de sus palabras ni de los foros en donde las pronuncia. Unos, los menos, piensan que lo hace a propósito, y otros, la mayoría, que es producto de su incontinencia verbal e imaginativa. Todos coinciden en subrayar su habilidad para crear problemas donde no los hay, lo que produce un enorme vértigo a sus compañeros de partido, del tripartito e, incluso, a la oposición en Cataluña. Las maragalladas no dejan indiferente a nadie. El presidente catalán, según explican sus amigos, será siempre genio y figura hasta la sepultura y defienden su particular universo idelógico porque en él se ha hecho realidad el viejo sueño revolucionario de la imaginación al poder Sus adversarios opinan que su desbordante imaginación es producto de la esquizofrenia del líder socialista, a quien consideran un niño mimado que está acostumbrado a decir y hacer lo que le da la gana sin el rigor y la prudencia política aconsejable a la máxima autoridad de Cataluña. PSC de deshacerse de un personaje tan singular como incómodo para el partido. Maragall y su universo conocen muy bien la intención de algunos miembros de la dirección de los socialistas catalanes de jubilarle cuanto antes de la política activa. La rabieta de alcalde y su exilio El año sábatico de Maragall en Roma es consecuencia de la rabieta del alcalde de Barcelona porque el aparato del partido no aceptó que su hermano Ernest entrara en la ejecutiva de la federación barcelonesa del PSC. Tras una noche en vela por largas y tensas negociaciones, Maragall anunció por la mañana su retirada de la Alcaldía en el discurso de clausura del congreso de Barcelona. Sorpresa, estupor e indignación en la cúpula socialista por el órdago del alcalde olímpico que dejo plantado al partido en 1997. No obstante, aquel relevo a mitad del mandato logró un resultado electoral inesperado, ya que su sustituto, Joan Clos, logró 21 ediles para el PSC. Desde entonces, el partido ha aplicado la misma fórmula- -que Maragall inventó sin querer- -a numerosos alcaldes históricos del socialismo catalán con resultados similares a la exitosa experiencia barcelonesa. El Forum Universal de las Culturas Barcelona 2004 fue producto de una de las maragalladas más sonoras de su época de alcalde. En la conmemoración del décimo aniversario de la nominación de la ciudad como sede olímpica, Maragall anunció que la ciudad acogería una Exposición Universal en 2004 en un acto solemne celebrado en el Palacio Nacional de Montjuïc. El patinazo de Maragall- -ya estaba designada la ciudad donde se celebraría aquel año ese acontecimiento internacional- -lo transformaron en un evento mundial en pro de la paz, diversidad cultural y la sostenibilidad que fue un rotundo fracaso de organización. En su etapa en la oposición en el Parlamento catalán, Maragall prota- gonizó episodios tan surrealistas como anunciar una moción de censura contra Jordi Pujol sin que lo supiera la ejecutiva del PSC. Pero el incidente parlamentario más destacado se produjo en medio de un debate sobre la crisis del Carmelo -mil personas desalojadas de sus casas durante más de un año por el hundimiento de un túnel en obras del Metro- -cuando el presidente Maragall acusó a los anteriores gobiernos de CiU de cobrar el 3 por ciento de todas las obras públicas de Cataluña. La crisis del 3 por ciento fue, entonces, el titular de la antepenúltima maragallada El bombero Montilla Los mil y un patinazos de Maragall han abierto varias crisis en su partido o en las instituciones catalanas, que actualmente son sofocadas por el ministro de Industria y primer secretario del PSC, José Montilla. El president parece tener, de momento, un salvoconducto de impunidad porque, entre otras cuestiones, el PSC carece hoy de un candidato alternativo con la suficiente garantía para retener la presidencia de la Generalitat en las próximas autonómicas. Su brillante trayectoria política- -ganó cuatro veces consecutivas las elecciones a la Alcaldía de Barcelona y, a la segunda oportunidad, logró la Presidencia de la Generalitat, algo con lo que el PSC llevaba soñando 23 años- -es la mejor baza de Maragall para apagar las ganas del aparato del Los mil y un patinazos de Maragall han creado varias crisis en el PSC y en las instituciones catalanas Unos piensan que lo hace a propósito y otros creen que es fruto de su incontinencia verbal e imaginativa EFE