Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 18 10 2005 Opinión 7 jen ver sus logros, importantes y suficientes. Entre las expectativas figuraba la asistencia de todos los mandatarios, como si una mayor o menor presencia fuera sinónimo de éxito o de fracaso. Creo que ése no debe ser el baremo para juzgar los resultados de la Cumbre. Días antes de su comienzo parecía que el sueño se iba a cumplir, salvo la incertidumbre permanente con Fidel Castro. Sin embargo, la conjura de los elementos, sintetizada en el huracán Stan se cobró las bajas de los presidentes de Guatemala y El Salvador, duramente afectados por la tormenta tropical. A ellos se sumaron los presidentes de Nicaragua (amenazado por una antinatural pinza liberal- sandinista) y Ecuador (en una posición muy débil ante el retorno de Lucio Gutiérrez) A esto se suma la defección de Castro. De las cinco ausencias, la más inexplicable fue la del ecuatoriano Alfredo Palacio, que tiene en España una colonia de cientos de miles de compatriotas. LA ESPUMA DE LOS DÍAS LÍOS DE FAMILIA E los muchos fenómenos sorprendentes que nos ha traído el advenimiento del tripartito a la Generalitat de Cataluña no es el menor la institucionalización de la figura del hermanísimo, una especie que había quedado prácticamente erradicada de la fauna política nacional desde los tiempos de Alfonso Guerra. Los cafelitos de su hermano Juan fueron convenientemente utilizados para minar su autoridad en el partido y mandarle al limbo del Congreso, donde sesteaba plácidamente hasta la llegada de ERC y su arsenal de memeces cuatribarradas. Cuñados y hermanos han sido fuente inagotable de disgustos y sinsabores públicos; incluso hay quien asegura haber escuchado a Rodrigo Rato CARMEN MARTÍNEZ decir aquello de que los CASTRO hermanos deberían estar prohibidos en política. Eran los tiempos en que el flamante presidente del FMI veía cómo sus posibilidades de suceder a Aznar se esfumaban al mismo ritmo que crecían los rumores sobre las actividades familiares. En Cataluña, las relaciones entre familia y política se observan de otra manera. Jordi Pujol y Marta Ferrusola se dedicaron a hacer país al tiempo que iban colocando a sus retoños en los aledaños del poder y de los negocios; ahora vemos cómo los Pujol Ferrusola han sido sustituidos por toda una legión de maragalles, carod- roviras, nadales e incluso, algún benach que anda suelto por ahí. Todos hacen carrera a la sombra de sus poderosos hermanos pero, sorprendentemente, nadie parece escandalizarse por ello. Al igual que el Barça es más que un club, la familia en Cataluña es algo más que una institución social; es la clave de su concepto nacional desde Prat de la Riba hasta hoy. Esas maravillosas masías de los anuncios de televisión donde la abuela hace pizzas y el abuelo corta fuet a un nieto insoportable y repelente son para el imaginario catalanista el símbolo de la nación que hay que mantener y engrandecer a lo largo de generaciones. La casa familiar y la nación forman parte del mismo patrimonio que se hereda y se transmite a los hijos. La familia es el primer círculo de identidad, que continúa con el negocio y termina en la nación; las relaciones, no siempre santas, entre esos tres referentes forman parte del paisaje de Cataluña, tanto como el Barça, la Moreneta o la butifarra. Tanto como los hijos de Pujol o los hermanos de Maragall y Carod- Rovira. Ya puede el PSC ponerse de uñas, Montilla rumiar su indignación y los periodistas hacernos cruces con esta última maragallada; el Molt Honorable ha demostrado que no se guía por los criterios políticos al uso y menos aún por el decálogo de un presidente en precario. Lo suyo es gobernar la masía como el hereu que ha conseguido ser. A los demás les toca callar y cobrar. No resulta muy moderno pero sí muy catalán. D al ministro cubano de Exteriores, Pérez Roque, ufanarse de un aparente triunfo diplomático, finalmente fue una victoria a medias, ya que tanto Cuba como Venezuela debieron asumir el tratamiento de las FARC como una organización terrorista. En este sentido, una evaluación de los logros de Salamanca debería tener presente el comunicado de la próxima Cumbre de las Américas, con Estados Unidos pero sin Cuba, a celebrar en Mar del Plata en noviembre próximo. Volvamos ahora a la inflexión. Probablemente las elevadas expectativas puestas en esta Cumbre no de- ¿Qué tuvo de bueno Salamanca? En primer lugar, y por encima de otras consideraciones, la puesta en marcha de la Segib y el promisorio debut de Enrique Iglesias. El futuro de las Cumbres ya está indisolublemente unido a cómo le vaya a Iglesias y a la Segib, y en este punto sería deseable que los mismos que forzaron unos estatutos de la Secretaría a la baja dejaran sus manos más libres. Para comenzar, no sería mala idea espaciar las Cumbres, de modo que no se celebren anualmente, como hasta ahora, sino cada dos años. Pero hay otros puntos rescatables, como la reducción del tamaño del comunicado final, la transformación de las sesiones públicas y abiertas, plagadas de discursos grandilocuentes, en tres reuniones discretas de trabajo de los mandatarios y sus cancilleres, que debería ser el comienzo de un nuevo estilo de hacer las cosas. A esto se suma el trabajo de la precumbre especialmente los foros cívico y empresarial. Sería bueno que su convocatoria continuara en las próximas reuniones (Uruguay, 2006, y Chile, 2007) y que en un futuro cercano ambos dialogaran entre sí. No soy un entusiasta de las Cumbres, pero hoy su desaparición sería impensable. Por eso, es necesario reforzar su estructura para que más pronto que tarde los latinoamericanos se apropien del sistema iberoamericano, ya que, de otro modo, todo lo que se haga carecería de sentido. PALABRAS CRUZADAS ¿Debe Maragall remodelar el Govern QUE ARREGLE EL DESAGUISADO CAMBIAR ALGO... AMBIAR algo para que nada siga igual. Es decir, locontrario de la frase (mal) atribuida a Lampedusa. Eso sería lo mejor, que nada sea igual. Porque convengo con mi querida vecina de columna, al menos en esto, en que Maragall está siendo lo más parecido a un desastre con pocos paliativos. La legislatura en Cataluña, que no ha llegado ni a la mitad, es fuente continua de sobresaltos, broncas; un sinvivir. Lo dicen en el propio PSOE, cada vez con menos tapujos. Hay consellers de gran mérito, como Castells; de mérito discreto, la mayoría, y otros, empezando por el conseller en cap, Bargalló, que son semillero deproblemas. Claro que sí: Maragall debe remodelar un Ejecutivo que sólo ha funcionado para alumbrar un Estatut anticonstitucional al que quitarán la espoleta, más o meFERNANDO nos, en las Cortes. Ya que no ha respetado JÁUREGUI la máxima ignaciana que proclama en tiempos de crisis, no hacer mudanza ahora el honorable president está obligado a la mudanza, o sea, a hacer esa crisis que medio preparó en la clandestinidad y que no se atrevió a anunciar. Ojalá que el cambio fuese en profundidad, y Maragall se atreviese a pensar en el fin de su alianza contranatura con ERC, dando paso a unas elecciones anticipadas que serían su adiós a la Generalitat, pero que también podrían ser la despedida de Esquerra de las poltronas del poder. Y pacificar la política catalana, aun a costa del sillón, sería un gesto de grandeza del nieto del enorme poeta. L O que faltaba, ahora nos viene Maragall con una- -posible- -remodelación de gobierno, porque dice que es hora de abordar los problemas de los ciudadanos, como la sanidad, la educación o la vivienda. Ya podía haber pensado en los ciudadanos cuando le eligieron presidente de la Generalitat, en lugar de dedicarse en cuerpo y alma a la reforma del Estatut, cuestión por la que los catalanes muestran un entusiasmo perfectamente descriptible, a pesar de que la aprobaron el 90 por ciento de sus parlamentarios. Maragall, en sólo dos años, ha puesto todo patas arriba, incluyendo en ese patas arriba al propio presidente del Gobierno- -que atraviesa el momento más difícil de su gestión- -y a la propia imagen de Cataluña, cuestión bastante más grave. Pues PILAR no contento con eso, intenta ahora salirse CERNUDA por peteneras con una remodelación, que explica con detalle a Carod- Rovira pero que olvida explicar a los suyos, los socialistas. Pues no señor, no es hora de remodelaciones, sino de coger el toro por los cuernos y salir de esta mala historia de la mejor manera posible, porque ha dejado el escenario destrozado, a su partido dividido, al tripartito de capa caída, a los catalanes con el sambenito de insolidarios y a su gobierno hecho una pena. Primero, que arregle el desaguisado, que tiempo habrá después de hacer un nuevo gobierno y, de paso, colocar a su hermano. C ¿Y usted qué opina? Déjenos su mensaje o su voto en la página web www. abc. es eldebate