Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
100 LUNES 17 10 2005 ABC Gente Gilberto Gil, distinguido en Francia. El ministro brasileño de Cultura fue condecorado ayer con la medalla de Gran Oficial de la Legión de Honor francesa, una de las máximas distinciones del país. El político y cantante recibió la medalla de manos de su colega galo, Renaud Donnedieu de Vabres, en nombre del presidente Chirac. Varios transeúntes pasan delante del escaparate de Victoria s Secret, en un centro comercial de Washington, que ha suscitado una gran polémica Lencería fina, bronca gruesa Los sugestivos escaparates de una tienda de ropa interior femenina, en un popular centro comercial a las afueras de Washington, se convierten en el último frente de la guerra cultural que EE. UU. viene librando consigo mismo ndo se habla de la guerra cultural que el gigante americano lleva librando consigo mismo- -por lo menos desde los años sesenta- -se tiende a pensar más bien en grandes dilemas como el aborto, la eutanasia o el papel de la religión en la vida pública que en cuestiones de lencería fina. Pero la última escaramuza de ese recurrente conflicto entre moralidad y permisividad se libra estos días frente a una nueva tienda de provocadoras prendas femeninas abierta en el expandido y popular centro comercial de Tysons Corner, a las afueras de Washington. La flamante sucursal de la cadena Victoria s Secret- -una parte del imperio Limited Brands que vende anualmente más Cua TEXTO: PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL FOTOS: AP de tres mil millones de dólares en braguitas, medias, sujetadores y demás vestuario íntimo- -ha querido llamar la atención con una serie de escaparates empeñados en colocar lo sexy al alcance de cualquier consumidor. Un afán comercial que en otros países no hubiera ido muy lejos pero que en Tysons Corner ha degenerado en una llamativa campaña de boicot, protestas y denuncias encabezadas por mujeres tanto feministas como conservadoras. Daniella R. López, de padre gallego y joven militante de la Coalición de Valores Tradicionales, es una de las piqueteras que durante el horario comercial se manifiesta frente a la tienda insistiendo en que su problema no es con la ropa interior que vende Victoria s Secret sino con su procaz promoción de maniquíes anatómicamente correctos en poses muy, muy, muy sugestivas. Y justo en mitad de los 33.000 metros cuadros de ampliación de Tysons Corner, que albergan una guardería, unos cines con 16 pantallas, múltiples restaurantes y una adicional veintena de tiendas dirigidas sobre todo a adolescentes. La polémica, en la que todo el mundo tiene algo que opinar, ha llegado hasta el nivel de obligar a que los responsables de Victoria s Secret alteren su mercancía expuesta, cambiando ciertas poses y recurriendo a emplumadas boas, para aliviar la carga erótica de sus escaparates que tantas contorsiones de cuello han provocado entre la inocente clientela de este mall que lo último que espera es toparse con sorpresas tipo sex shop a tan sólo tres puertas de otra famosa tienda de ropa infantil. Aún así, pese a esos esfuerzos cosméticos de modestia, las protestas continúan en este paraíso del consumo. Pero lo más paradójico de todo, es que cuando uno entra a la tienda en cuestión para satisfacer los requisitos mínimos de la curiosidad periodística, el establecimiento se encuentra abarrotado. Y lo más caliente en este montaje- -que si fuera una película debería ser sin duda para mayores de 18 años- -son las cajas registradoras porque, todo hay que decirlo, las picardías no son precisamente baratas. Hombres y mujeres no pueden evitar girar la cabeza