Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 Deportes LUNES 17 10 2005 ABC No frecuenta restaurantes de moda ni actos multitudinarios. Es fácil verle haciendo la compra con su mujer o llevando a los niños al cole Pablo García es un extraño cualificado en la casa blanca Un peón en la galaxia TEXTO JULIÁN ÁVILA UN MEDIO TAPÓN QUE HACE JUGAR ENRIQUE ORTEGO MADRID. El uruguayo Pablo García (Pando, 11- 05- 1977) no encaja en el perfil de la familia galáctica. Alejado de la cultura glamurosa y narcisista que impone, divulga y acepta buena parte del vestuario blanco, él se rige por otros códigos profesionales y sociales. Es la antítesis de una estrella de primera fila. Es un jugador con la cabeza bien amueblada y los pies en el suelo. Basta un par de conversaciones para cerciorarse de su calidad humana y la transparencia de sus ideas. Su carácter aguerrido en el terreno de juego es inversamente proporcional al temple que vierte cuando está en casa, en compañía de su mujer, Laura, y de sus dos hijos (Benjamín y Luna) Es hogareño, tremendamente hogareño. Es más fácil localizarle haciendo la compra junto a su mujer en el supermercado, llevando a los pequeños al colegio o dando un paseo en familia que en un restaurante de cuatro tenedores. Lo de trasnochar no entra en sus planes. Su vida es monótona, de casa al entrenamiento y del trabajo al apartamento alquilado que ocupa hasta que encuentre casa fija. Tímido, despistado y algo reservado, no se relaciona mucho con el resto del vestuario, salvo con su compatriota Diogo. Mataría por un buen asado uruguayo y una sesión de mate- -especie de infusión suramericana- -con el propio Diogo y con el cañonero José Luis Zalazar, aquel magnífico jugador del Albacete de los 90 y que ahora lleva su representación. Después de un partido, la primera llamada es siempre para Laurita la mano derecha del jugador. Y la segunda, para Zalazar. Es muy futbolero lejos del entrenamiento y en largas e intensas conversaciones se interesa por todo lo que ocurre en el fútbol uruguayo y con lo que hacen los compatriotas que juegan en España. Llegó al conjunto blanco por la puer- ta de servicio, pese a que el club le presentó como a la mayoría de las estrellas. Encasillado como futbolista violento por su romance con las tarjetas -ha logrado el galardón de jugador más sancionado de la Liga- -y con un aire antimadridista en la piel criado bajo la camiseta del Osasuna, Pablo tuvo que soportar cierto rechazo en un sector de la prensa, de la afición y hasta en algunos círculos de la cúpula del club por ese remarca- do carácter. Fue silbado con fuerza por el sector más radical en su primer partido en el Bernabéu... Pero él no hizo caso. Soy un trabajador. Y ahora Pablo García fue uno de los madridistas destacados en el derbi del Calderón defiendo los intereses del Madrid. Si no les gusta lo que hago, lo que debo hacer es convencerles de que están equivocados comentó. No se amilanó cuando en la pretemporada en Irdning (Austria) siempre aparecía en el equipo suplente. No pasa nada. Hay que ir poco a poco. Tengo confianza y acabaré jugando señaló. En el partido ante el Mallorca, la afición del Bernabéu le ovacionó en varias acciones por su eficacia. Desde que llegué me ha tratado muy bien. Agradezco que hayan confiado en mí Su rigor, seriedad y franqueza le conceden un plus. Hasta con la prensa. Y eso que tiene reticencias a los periodistas por su carácter introvertido. Pese a todo, su comparecencia ante los medios es un filón. No se corta un pelo y llama a las cosas por su nombre con naturalidad. En la pretemporada se creó un debate sobre el resultado de los métodos de entrenamiento en el cés- n Suramérica se les conoce como medio tapón y son auténticos especialistas. Lucen el 5 un número de jerarquía, y se plantan por delante de los centrales. Manejan su responsabilidad en solitario. No como en España, que se impone la moda del doble medio centro y parece que uno solo no puede canalizar el juego. Pablo García demostró el sábado que es posible y que él está capacitado. Dicho está que no es Redondo, ni Makelele, pero hay que respetar sus condiciones. Es un hombre de corte defensivo. Lo suyo es barrer su zona y abarcar el mayor terreno posible. No se le caen los anillos por hacer coberturas a diestro y siniestro ni por incrustarse entre los centrales para reducir espacios. En el juego aéreo se defiende con soltura y sus codos marcan territorio. Su mejor virtud es la colocación y su facilidad para recuperar, muchas veces con falta. Con el balón tiene criterio. Con más confianza jugará más en largo; mientras, elige el juego en corto, pero seguro. E ped o en la arena. Los uruguayos, con un asado y un vaso de vino siempre hemos andado bien... contestó. No tiene reparos en pregonar su labor de obrero o en elogiar el trabajo de un compañero, pese a que cargue con su cuota: A mí me pagan para correr, robar la pelota y dársela a los buenos... El gordo (Ronaldo) camina 70 minutos, pero tiene una ocasión y va para dentro. Siempre marca la diferencia O de hacer autocrítica. Decía el año pasado que no me molesta que hablen de mí como el futbolista más amonestado de la Liga. Estoy resignado. Todo es mentalización. Es como salir al campo con espinilleras. Yo salgo con una tarjeta El Real Madrid se instala en la primera posición un año y medio después Míchel Salgado puede sufrir una pequeña microrrotura y el esguince de Ronaldo es más doloroso que grave. Ambos pueden perderse los dos próximos partidos (Rosenborg y Valencia) J. ÁVILA MADRID. El Real Madrid mira al resto de equipos desde la cima después de las derrotas del Celta y del Getafe. Un ejercicio que venía siendo habitual en la casa blanca, pero que no practicaba desde hacía más de un año y medio. Demasiado tiempo para un club que aspira a todo. Para encontrar al conjunto blanco en el primer puesto de la clasificación hay que retroceder hasta la jornada 31 de la temporada 03- 04 (3- 4- 04) cuando pugnaba con el Valencia por el título. El equipo, entonces dirigido por el portugués Carlos Queiroz, entregó el testigo al conjunto que por entonces entrenaba Rafa Benítez en el Santiago Bernabéu en la siguiente jornada. El Real Madrid, después de quedar elimi- nado en los cuartos de final de la Liga de Campeones a pies del Mónaco, cayó de manera estrepitosa frente al Osasuna por 0- 3 (goles de Valdo, Pablo García y Moha) y dijo adiós a la Liga. La temporada 04- 05 fue un calvario. El equipo entró en barrena con la huida de Camacho y la posterior destitución de García Remón. Luxemburgo le dio vida en un sprint final espectacular, pero siempre lejos del Barça. Esta temporada, también con el patrón del brasileño, el Madrid ha caminado sobre una montaña rusa- -4 puesto, 8 15 5 3 y 3 -hasta llegar al primer puesto en la jornada siete. Por otra parte, el Madrid regresa hoy a los entrenamientos para preparar el partido de la Champions ante el Rosenborg. Y Luxemburgo no podrá contar ni con Míchel Salgado ni con Ronaldo. El lateral sufre una lesión en los músculos isquiosurales, que podría tratarse de una microrrotura. Si es así, puede ser baja dos semanas. El problema del delantero es diferente. Su esguince no es muy grave, pero está localizado en la intersección de la tibia y el peroné con el tobillo, una zona muy dolorosa. Así, el concurso del 9 depende de dónde sitúe su umbral del dolor. Lo lógico es que no jugase el miércoles y se probase ante el Valencia.