Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional LUNES 17 10 2005 ABC Las divergencias en torno a la reforma laboral y de la Sanidad entorpecen desde hoy las conversaciones para la formación del Gobierno de gran coalición en Alemania, que dirigirá la candidata democristiana a la Cancillería, Angela Merkel Media docena de escollos RAMIRO VILLAPADIERNA. CORRESPONSAL BERLÍN. Un inopinado deshielo entre la CDU y el SPD sucede a semanas de acritud tras el desenlace electoral. La candidata democristiana, Angela Merkel, y el presidente del SPD y su futuro vicencanciller, Franz Müntefering, se deshacen en elogios mutuos. Pero aunque poco vaya a ser tan difícil como el reparto de Carteras, hoy aborda Merkel la negociación de un programa de coalición. Y en Alemania los programas tienen casi rango de contrato. Reformas en el mercado laboral y en la sanidad amenazan con dinamitar un clima de cooperación que hace escribir al Bild que hacía mucho que no era tan humano y amable el trato entre los jefes del SPD y la CDU tras una tensión alcanzada entre Merkel y el canciller Schröder que alcanzó al público y televisivo desprecio de éste hacia la que puede ser primera canciller en la historia de Alemania. Tras la despedida de Schröder, Merkel ha descubierto que con Müntefering se puede trabajar de modo preciso, no complicado y con confianza La tenaz líder, a la que nadie daba un día tras el resbalón electoral, contradice en el semanario Spiegel la precariedad de su futuro gobierno, asegura ver un gran espíritu de camaradería en la nueva formación y disputa las dudas de Müntefering y Stoiber sobre su poder de iniciativa en un ejecutivo tan heterogéneo: La disciplina de gobierno regirá desde el primer día Cuatro condiciones Pero desde hoy Merkel encara la prueba de fuego de conducir su equipo a la harina política frente a los socialdemócratas, con poderes equiparables. Pese a una conciencia en proseguir las reformas, reformar el federalismo y reducir el déficit presupuestario, hay media docena de puntos importantes de seria discrepancia. Merkel ha indicado cuatro condiciones a aceptar en las conversaciones de hoy: un nuevo presupuesto, una revitalización del mercado laboral (con un 11 de paro) y de la seguridad social, así como reformas fiscales que promuevan el crecimiento económico. Es convicción de los analistas que la CDU CSU se ha visto finalmente forzada, por el escaso margen electoral, a renunciar a un serio reformismo y saneamiento de la fiscalidad. Pero la flexibilización del despido y reducción del La CDU se ha visto forzada a renunciar a un serio reformismo y al necesario saneamiento de la fiscalidad monopolio sindical, así como el modelo de primas sanitarias siguen enfrentando los programas. Hoy anunciará asimismo Merkel los seis nombres que ocuparán Ministerios por parte de la Unión Democristiana: Economía, Interior, Defensa, Agricultura, Educación y Familia, además del ministro- jefe de la Cancillería y el presidente del parlamento. Sólo el líder de la CSU y presidente de Baviera, Edmund Stoiber, parece confirmado para presidir la actividad económica, aunque le ha exigido pasar la delicada política laboral al propio Müntefering, con el que no obstante se entiende. Una vez más corrientes e intereses parecen más variopintos en los conservadores y Merkel tendrá tanta rivalidad enfrente como alrededor, con Horst Seehofer (CSU) el mayor opositor a su reforma sanitaria, instalado por Stoiber en Agricultura. Wolfgang Schäuble parece ir a Interior y las fieles escuderas de Merkel, Annette Schavan y Ursula von der Leyen, respectivamente a Educación y Familia. El dirigente en Hesse Franz Josef Jung va a Defensa. Al frente de la cancillería aparece Norbert Röttgen y jefe parlamentario será Volker Kauder. Los seis puntos de conflicto del futuro programa a partir de hoy serán: Laboral: el SPD defiende el privilegio sindical sobre el control de convenios que la CDU CSU promete doblegar. La CDU quiere flexibilizar el despido en empresas de menos de 20 empleados y reducir las asignaciones al desempleo prolongado. El SPD quiere aumentarlas para el Este y los más mayores. Sanidad: La CDU quiere una única prima sanitaria para todo trabajador, independiente del sueldo. El SPD, incluir las contribuciones hasta ahora exentas o variables de funcionarios, autónomos y grandes sueldos. Energía: Merkel quiere descongelar el parón nuclear previsto por el gobierno anterior y ampliar los plazos de cierre de centrales ante el alza de precios energéticos. El futuro ministro de Medio Ambiente, del SPD, ya ha hecho saber que Merkel no podrá contar para ello con su partido. Universidad: La Unión quiere introducir tasas y que los estudios superiores permanezcan en el ámbito regional, mientras SPD es tajante contra las tasas y busca centralizar la universidad en un organismo federal. IRPF: La CDU CSU promete reducción de la escala personal (de 42 a 39 en el tipo máximo) pero el SPD quiere aumentar el tipo máximo. Dados los magros ingresos fiscales puede que tales reducciones queden pospuestas. Turquía: La CDU quiere una relación privilegiada con la UE, el SPD aboga por la plena integración, pero con una decisión a 15 años vista el problema puede posponerse. El rostro de una sonriente Merkel preside el cuartel general de la CDU en Berlín AFP