Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional LUCHA CONTRA LA INMIGRACIÓN ILEGAL LA TRAGEDIA DE LOS SUBSAHARIANOS LUNES 17 10 2005 ABC Un grupo de subsaharianos abandonados por Marruecos en el desierto celebra su rescate por el Frente Polisario, cuya bandera ondea uno de ellos Si las fotografías valen como prueba, se puede afirmar que Marruecos no dice la verdad cuando asegura que no ha expulsado a subsaharianos al otro lado del muro. Thomas es un camerunés que vivía en el bosque de Rostrogordo, junto a Melilla, y que el pasado jueves fue rescatado en el desierto por los hombres del Frente Polisario La prueba definitiva TEXTO Y FOTOS: LUIS DE VEGA, ENVIADO ESPECIAL BIR LAHLÚ (SAHARA OCCIDENTAL) Probablemente la historia de Thomas D Aquin Timb no se diferencia mucho de las de otros subsaharianos que intentan entrar desde hace meses en España desde Marruecos. Probablemente su futuro corra en estos momentos el mismo peligro que el de muchos otros inmigrantes que han sido expulsados del Reino alauí en los últimos días. Pero Thomas se reencontró ayer con este corresponsal un mes y una semana después. Entonces este camerunés de 28 años malvivía herido en el bosque de Rostrogordo, un pinar que rodea el doble vallado fronterizo de Melilla. Andaba a paso de muleta, según dijo, por las secuelas de los golpes recibidos de agentes marroquíes. Ahora tiene ante sí un futuro incierto desde que fue rescatado por el Frente Polisario después de ser expulsado al desierto del Sahara por las autoridades de Marruecos. Es el mismo Thomas que aquella tarde del 8 de septiembre. Y viste la misma camiseta naranja de la selección de fútbol de Holanda. Pero está a cientos de kilómetros y al otro lado de la frontera. La evidencia de que este y aquel Thomas son los mismos no admite discusión. Y la evidencia de que antes estaba junto a Melilla y ahora está con el Polisario, tampoco. Por eso rechinan tanto las palabras de los miembros del Gobierno de Marruecos cuando niegan que están expulsando inmigrantes a través del muro construido durante la guerra del Sahara Occidental. Por eso está claro que Thomas no es un candidato a la emigración clandestina que intenta entrar en territorio marroquí desde territorio Polisario. Por eso y por un testimonio cargado de detalles que, sin haberlos visto de cerca con sus propios ojos, no podrían haber sido contados así. Este es su relato de lo ocurrido entre el 8 de septiembre y el 16 de octubre. Fueron días de persecuciones constantes de los policías en el bosque. Se acabó incluso el relajarnos y estar juntos durante la noche como hacíamos hasta entonces comenta en el edifi- cio de una escuela levantada en medio de la nada en Bir Lahlú, adonde fue trasladado junto a otros 91 subsaharianos rescatados en los tres últimos días en las arenas saharauis. Expulsado a Argelia De aquellas redadas en el bosque Thomas no se libró y cuenta cómo en las últimas semanas fue expulsado dos veces a Argelia por la frontera cercana a la ciudad marroquí de Uxda. Inmediatamente se ponía a desandar el camino hasta alcanzar los alrededores de la alambrada de la Ciudad autónoma. Las dos veces me detuvieron de día, mientras intentaba esconderme entre los árboles. Me golpeaban los tobillos y las articulaciones con palos Una de las veces me quitaron la cadena que llevo al cuello con mi nombre. Les supliqué perdón hasta que me la devolvieron La valla estaba muy difícil. Una noche que me acerqué vi seguridad por todas partes. En el lado español y en el marroquí. Era imposible. Por eso nos rendimos a las fuerzas marroquíes. Basta de valla dice. Los siguientes dos días los pasó en la comisaría de Nador. Allí me quitaron los 1.500 euros que me había mandado mi familia por medio de un intermediario marroquí por si lograba pasaba a Melilla y que El Polisario rescata a otros 22 sin papeles en el Sahara L. V. BIR LAHLÚ. El mismo día que el primer ministro marroquí Dris Jetú arremetía contra Argelia y el Frente Polisario porque en su opinión están instrumentalizando la crisis de la inmigración irregular, los saharahuis volvían a rescatar a otro grupo de 22 sin papeles que habían sido abandonados a su suerte en el desierto por las fuerzas marroquíes. El continuo goteo de estos rescates, los testimonios de los subsaharianos y los de las ONG se unen por tanto a lo que ayer pudo comprobar in situ este corresponsal y evidencia que el Gobierno marroquí, alabado una y otra vez por el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero, no está diciendo la verdad en lo que se refiere al trato que dispensa a los subsaharianos. Con los últimos rescates son ya más de 110 las personas que han podido salvar el pellejo in extremis gracias a las continuas patrullas del Frente Polisario. Sin embargo, Rabat aseguraba el pasado viernes que todo era un montaje grosero de una bajeza repugnante No parece una definición acertada.