Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
104 DOMINGO 16 10 2005 ABC Gente Sin noticias de Cayetano y Genoveva en su boda Los condes de Salvatierra no posaron para la prensa tras su enlace en el sevillano Palacio de las Dueñas, aunque sí lo hizo la duquesa de Alba TEXTO: ESTHER M. ALEMÁN FOTOS: DÍAZ JAPÓN Y EFE Rachel Weisz sustituye a Kate Moss. La actriz británica será la nueva imagen de Burberry, en sustitución de Kate Moss, a la que la firma rescindió el contrato tras el escándalo de las fotos en las que la modelo aparecía esnifando cocaína. La protagonista de La momia estará acompañada en la campaña por Ioan Gruffudd. De Cayetano Martínez de Irujo, a su llegada al Palacio de las Dueñas antes de la ceremonia lacio en el que nació Antonio Machado. Aunque se deseaba una ceremonia con los más allegados, numerosos rostros conocidos asistieron al enlace, pero el grueso de los invitados llegó de México, país de la novia. El padrino, Larry Casanova, acudió a las seis menos cuarto. Más tarde llegó su hermana, Denise Casanova, con un espectacular traje rojo, y Mariana, su madre, de turquesa. Personalidades del mundo de la política, como el ministro de Defensa, José Bono; la comunicación, el deporte, el toreo y la vida social se encontraban entre los cerca de 200 invitados. María Chávarri y Javier Soto, que esperan su segundo hijo, y el vicepresidente del Real Madrid, Emilio Butragueño, fueron de los primeros en llegar. Poco después y en automóvil lo hizo Francisco Rivera, que fue testigo de su ex cuñado. acompañado por su hermano Cayetano. Curro Romero y Carmen Tello, recién llegados de la boda de la hija del diestro en Santander; Enrique Ponce y Paloma Cuevas y Miguel Báez Litri y Carolina Herrera representaron al mundo del toro. El alcalde de Sevilla. Alfredo Sánchez Monteseirín, también entró en coche. Antonio Burgos y su esposa Isabel Herce, o Gemma Ruiz, la ex mujer de Francisco Álvarez- Cascos, lo hicieron a pie. De los últimos fue el jinete Luis Astolfi con varios amigos. Por cierto, alguno de los invitados, con las prisas, se olvidó de pagar el taxi y tuvo que volver a salir a saldar la deuda. spués de cinco años de relación y dos retoños, Luis y Amina, Genoveva Casanova y Cayetano Martínez de Irujo se convirtieron ayer en marido y mujer en el sevillano Palacio de las Dueñas en una ceremonia oficiada por el padre Ignacio Jiménez. Un centenar de personas, entre curiosos y periodistas, aguardaban en las puertas del palacio para ver la llegada de los invitados o, por un casual, a los recién casados. Pero los condes de Salvatierra, poco amigos de la prensa, no se asomaron en ningún momento. Quien sí lo hizo fue la madrina, la duquesa de Alba, que acudió a la boda de su hijo con un traje fucsia y dorado de Tony Benítez, que evocaba a su antepasada con el vestido con el que posó en el famoso retrato de Goya. El secreto mejor guardado, el traje de la novia, por fin salió a la luz. Fue un diseño de alta costura de Manuel Mota, de inspiración años 50, color blanco hielo en voile de organza. Para la ceremonia, Genoveva llevó una chaqueta de encaje muy entallada, cuello alto, mangas largas y una botonadura central. Ya en la recepción, la novia se quitó la chaqueta, dejando ver un vestido palabra de honor, entallado hasta la cintura y con una cola de dos metros. Tanto la chaqueta como el vestido iban bordados en microcristal glasé. En la cabeza lució un velo de tul de cuatro metros de seda natural. Todos estos detalles quedaron, sin embargo, dentro de la intimidad del pa- Enrique Ponce y Paloma Cuevas Francisco Rivera Ordóñez La duquesa de Alba, tras la boda