Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 16 10 2005 Cultura 73 María de la Pau Janer gana el premio Planeta con Pasiones romanas El peruano Jaime Bayly resultó finalista con Y de repente, un ángel b La noche estuvo marcada por las Cumbre de autores de habla española y portuguesa en Salamanca b Saramago, Edwards, Nélida Piñón, Caballero Bonald, Bousoño y García Baena analizaron inmigración, pobreza, imaginación, creación literaria... y leyeron su obra ROCÍO BLÁZQUEZ SALAMANCA. El premio Nobel José Saramago glosó la importancia de problemas esenciales en este mundo como tener un plato de comida sobre lo que pidió la máxima atención a los responsables políticos frente a otras cuestiones como la creación artística. Se refirió a la pobreza, la inmigración y la ignorancia como cuestiones esenciales Respecto a la inmigración, precisó que los emigrantes son los menos pobres de los pobres ya que, aunque hay 20 millones de personas que no tienen nada pueden moverse a su libertad mientras que hay un volumen importante de la población que ni siquiera puede salir del lugar en el que está. Saramago evitó hacer comentarios sobre la ausencia de Fidel Castro, mientras que José Manuel Caballero Bonald aseguró que el dirigente está muy empecinado en el poder y eso sólo le ocurre a los dictadores A este respecto, el poeta reconoció ser un viejo amigo de la revolución cubana y que abandonó esta causa, porque los dictadores que no se van, ni abren la mano, o se mueren en la cama, como le ocurrió a Franco, o el pueblo les expulsa como pasó con Pinochet Carlos Bousoño deleitó a los asistentes con la lectura de los poemas El precio de la verdad y Nacimiento de la palabra Edwards elogió la figura de Miguel de Unamuno, de quien dijo que le ayudó a tener una visión crítica del mundo, un pensamiento libre Nélida Piñón, premio Príncipe de Asturias de las Letras, hizo una defensa de la imaginación como origen y espíritu para la libertad. Al final fueron recibidos por Zapatero. polémicas declaraciones de Juan Marsé, quien reconoció que no había votado y aseguró que hacer de jurado en un premio como éste tiene muy poco que ver con la literatura DAVID MORÁN BARCELONA. María de la Pau Janer (Palma de Mallorca, 1966) se embolsó anoche los 601.000 euros de la LIV edición del premio Planeta durante una gala literaria presidida por los Duques de Palma. Oculta tras el pseudónimo de Camille Claudel, la escritora mallorquina culmina así un completo recorrido por la historia del más generoso galardón literario del país al proclamarse vencedora con la novela Pasiones romanas sólo tres años después de haber resultado finalista con Las mujeres que hay en mí La casualidad (o la mano del jurado, quién sabe) ha querido que el podio se complete, como en aquella ocasión, con la presencia de un escritor peruano. Así, si en 2002 el Planeta fue para Bryce Echenique, en esta ocasión los 150.250 euros de la novela finalista han sido para Y de repente, un ángel del también limeño Jaime Bayly (1965) El nombre de este último se convirtió anteayer en un fijo en todas las quinielas tras conocerse que una de las obras había sido presentada al premio bajo el pseudónimo de El intruso sentimental título a su vez de un artículo firmado por Bayly en el Correo La Infanta Doña Cristina entrega el Planeta a María de la Pau Janer viernes que la calidad de las novelas que se habían presentado a esta LIV edición era baja Para el autor de Últimas tardes con Teresa tanto la novela de Janer como la de Byly demuestran buenas intenciones pero no están acabadas por lo que desveló que ni siquiera había llegado a votar. El finalista Jaime Bayly se zafó bien de las críticas de Marsé y aseguró que era sano que el jurado mostrase un espíritu rebelde Es bueno que esperes que todos aspiremos a escribir novelas tan buenas como las tuyas apuntó, no sin cierta sorna. Menos tragaderas exhibió María de la Pau Janer, de cuya novela Marsé cri- AFP La polémica de Juan Marsé La noticia de la noche, sin embargo, no estuvo en la ceremonia de entrega del galardón, sino en la rueda de prensa posterior y en las declaraciones de Juan Marsé. No me gustaría aguarle la fiesta a nadie, pero me temo que nuestro cometido tiene muy poco que ver con la literatura apuntó el escritor catalán, quien ya manisfestó el ticó un ritmo narrativo tan meticuloso que impacienta una decantación a lo sentimental y que exhibía la carpintería literaria No tiene edad para jugar a ser enfant terrible le espetó María de la Pau Janer, para quien la opinión de un miembro del jurado merece tanto respeto como la de un lector que compre el libro. Carmen Posadas, por su parte, trató de zanjar la polémica asegurando que la vida de un libro comienza cuando llega a manos de los lectores De lo que no hay duda es que las dos obras ganadores del Premio Planeta LIV han empezado su vida rodeadas de polémica.