Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 Los domingos DOMINGO 16 10 2005 ABC EL PERFIL DE LA SEMANA EN LA ACERA ESCRIBÍ TU NOMBRE FERNANDO IWASAKI MOHAMED VI Rey de Marruecos Su juventud al acceder al trono auguraba una renovación que no acaba de llegar, ni el Reino despega, ni hace frente a los actuales retos con ideas nuevas o aires de modernidad TRÁFICO DE SERES HUMANOS i los subsaharianos que murieron en el desierto tras ser abandonados sin agua y esposados, hubieran sido deportados por Marruecos a solicitud de José María Aznar, ahora mismo habría manifestaciones rabiosas por toda España, las sedes del PP estarían protegidas, los artistas e intelectuales progresistas habrían denunciado el genocidio en un manifiesto y el asunto habría sido explotado ad nauseam por la prensa enemiga del Partido Popular. Pero como los subsaharianos fueron deportados a solicitud de un gobierno socialista, nadie ha sacado la cosa de madre. El PSOE no tiene la culpa de la atrocidad perpetrada por el gobierno de Marruecos, aunque ante situaciones parecidas siempre culpó al PP. Hasta aquí lo anecdótico. De un tiempo a esta parte se ha generalizado el uso de las expresiones legal e ilegal para diferenciar a unos individuos con respecto a otros. Es obvio que estas categorías pretenden aludir a la condición migratoria de los tales individuos, mas por desgracia se ha traducido en una discriminación de muy mal gusto. Hay ciudadanos ricos y pobres, fuertes y débiles, educados e ignorantes, pero jamás legales e ilegales Cualquiera que se considere a sí mismo liberal tiene que estar a favor de la libre circulación de individuos por todo el mundo, y al mismo tiempo debería combatir los argumentos tras los cuales se parapetan los xenófobos y los falsos progres. Los hombres y mujeres del Tercer Mundo que desearían vivir en Europa no aspiran a ser subsidiados ni a mendigar en una esquina. Tampoco son defensores del socialismo ni profetas de la igualdad. Uno sospecha, más bien, que son la esperanza del mercado libre. No es razonable que en un mundo globalizado y mejor comunicado, subsistan todavía barreras que impidan que los individuos circulen como circulan los productos, las divisas, las empresas o las noticias. Las prohibiciones sólo generan mafias, corrupciones y arbitrariedades, mientras que la libertad fomenta la convivencia y la competencia. Si un magrebí pudiera entrar a España por cualquier medio y más bien gastara el dinero que le entrega a las mafias en invertir con visión de futuro, con toda seguridad que si le va bien se queda y si le va mal se regresa. A nadie le gusta ser un pordiosero y mucho menos a quienes llegan con hambre de trabajo. Por supuesto que habrá delincuentes entre los miles de inmigrantes que llegan a Europa cada año, pero la mayoría son profesionales o titulados medios con ahorros y voluntad de trabajar. ¿Cuántas familias españolas tienen como chófer a un físico ucraniano, como mayordomo a un violinista polaco, como chacha a una maestra ecuatoriana y como jardinero a un arquitecto bosnio? No dudo que algunas de esas familias tendrán a tales empleados en regla y dentro de la seguridad social, pero una gran mayoría los mantiene sumergidos en la más feroz ilegalidad. Por lo tanto, ¿quiénes están fuera de la ley en realidad? Si el gobierno socialista quisiera impedir el tráfico de seres humanos no es suficiente con presionar a Marruecos, reforzar las vallas de Melilla o patrullar las aguas del estrecho. Si de verdad es solidario y progresista, que allane los puticlubes de nuestras carreteras, donde miles de mujeres son esclavizadas y explotadas por hombres supuestamente legales www. fernandoiwasaki. com M- 6 a la sombra del Sultán a que nació su padre grandes señales había. Estaba la mar en calma, la luna estaba crecida... y a pesar de nacer en tal signo, fue Hassán II hombre capaz de decir mentira y hasta de matar a sus abencerrajes, o a sus ministros, cada vez que se le terció. Y así le fue, que ha pasado a la historia, sí o sí, por temido, por respetado, por querido o por odiado. Pero ahí está. Los escasos biógrafos que hasta la fecha han acometido esta tarea no aclaran si el 21 de agosto de 1963, el día que nació Sidi Mohamed, se daban tales signos. Tras seis años de reinado todo hace suponer que no. Aunque seis años son nada, sobre todo ahora que la gente se muere poco. Quiero decir, que la esperanza de vida es alta y se le auguran muchos años en el trono. Como era el primogénito, lo que sí hubo aquel día en el Palacio Real de Rabat fue algarabía- -no podía ser de otra manera- La continuidad de la dinastía alauí, descendiente directa del Profeta, estaba asegurada... si el destino, que jamás osaría enfrentarse a un padre tan poderoso y que ya había dado muestras de estar tocado por la baraka no disponía otra cosa. La madre, Lala Latifa, se conformaba con eso: Madre de los hijos del Rey Tres mujeres y dos varones. Supervisado las veinticuatro horas del día, Sidi Mohamed fue instruido en educación coránica apenas supo hablar y, antes de cumplir seis años, ya recibía formación occidental en el Colegio Real de Rabat junto a sus compañeros de pupitre, los hijos de los principales cortesanos. Porque el entorno próximo de su padre, la cúspide del majzén era una verdadera corte- -y no la de ahora- si no medieval, al menos decimonónica, con más peso y capacidad de decisión que cualquier Parlamento, que cualquier Gobierno. Quiso su padre que, aun siendo las lenguas y las culturas árabe y francesa sus principales materias de formación, no le faltase el imprescindible complemento del castellano y la cultura española. Para ello, alguna de sus ayas y sus profesores de música y de equitación fueron españoles. Celosamente a salvo de cámaras y micrófonos, Hassán II dispuso que la juventud melancólica y Eldí POR SEBASTIÁN BASCO S callada del introvertido Sidi Mohamed fuese invertida en un bachillerato, una licenciatura en Derecho por la Universidad Mohamed V de Rabat y un doctorado en la misma materia por la Universidad de Niza. Su tesis, La cooperación entre la Unión Europea y los países del Magreb debería haberle aportado ideas, más allá de los abandonos en el desierto, para resolver una de las más graves crisis de los primeros años de su reinado, la ola migratoria subsahariana hacia Europa, que hace de Marruecos tierra de tránsito. Pero, como la juventud no invita sólo al esfuerzo, sino más bien a otros menesteres, el Príncipe amó los coches deportivos, las motos acuáticas y la música rai Juego, mujeres y otras actividades de riesgo no se le conocen de aquella época, tal vez por permanecer a resguardo de miradas indiscretas. O tal vez no. Aseguran que su hermano, Mulay Rachid, sí que era un gamberro. Joven pero suficientemente preparado, al decir de sus hagiógrafos, le sorprende a los 36 años de edad la muerte del Sultán- -de cuya sombra no se ha librado todavía- -y hete aquí que, el 24 de julio de 1999, ya es Mohamed VI a quien Dios le dé la victoria amén de miramamolín o Príncipe de los Creyentes. Como llega con aires innovadores y su pueblo está por la modernidad, pasa a ser simplemente M- 6 Hassán no habría tolerado esa familiaridad. Mientras su padre golpeaba después de amagar, incluso sin amago, como cuando mandó tocar sus trompetas, sus añafiles de plata, y lanzó la Marcha Verde, M- 6 por su parte, amaga pero no da. Anuncia una total renovación, pero no acaba de llegar; utiliza a los desheredados del sur como ariete contra Ceuta y Melilla, pero se retracta; se aferra a la marroquinidad del Sahara, pero su táctica es conservadora; lanza un envite a España, pero se lo come con perejil... En resumen, ha asegurado a su vez la continuidad dinástica y vive a la sombra del Sultán.