Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 Los domingos DOMINGO 16 10 2005 ABC A VUELTAS CON EL ESTATUTO Otros catalanes La voz silenciada Mientras Gobierno y partidos catalanes orquestan su campaña a favor del Estatuto, algunas voces intentan alzarse contra la supuesta unanimidad en esta Comunidad autónoma TEXTO IVA ANGUERA ÀNGEL MARÍN FOTOGRAFÍAS: YOLANDA CARDO ntre la lealtad a un análisis académico bien fundamentado y el hastío de saberse consultado por todos los medios como ese último mohicano que se atreve a cuestionar el Estatuto desde la Universidad catalana, Francesc de Carreras lamenta que, en términos políticos, ese proyecto responde a las necesidades internas de los partidos catalanes que lo han aprobado y no a una necesidad de la sociedad catalana ni de la sociedad española Es sólo un ejemplo de la soledad pública en la que se encuentran quienes, desde Cataluña, han criticado el Estatuto antes incluso de que su traslado a las Cortes hiciera saltar todas las alarmas en el resto de España. Y es que la reforma estatutaria ha dejado huérfanos a cerca de la mitad de los ciudadanos de Cataluña, que se sienten tan catalanes como españoles o al revés, porque el texto ignora la realidad plural de la sociedad catalana al consagrar únicamente las aspiraciones históricas de nacionalistas y catalanistas. Este colectivo ciudadano no comparte los viejos sueños de la burguesía catalana, tanto conservadora como progresista, de construir una España federal o plurinacional como pretende el nuevo Estatuto catalán. No obstante, son muy pocas las voces que se atreven a criticar en público la deriva soberanista del gobierno tripartito que preside el socialista Pasqual Maragall. Tras la aprobación del proyecto de reforma del Estatuto en la Cámara catalana, con el único voto en contra de los 15 diputados del PP, la Generalitat ha puesto en marcha una campaña publicitaria para convencer a los catalanes reacios de las bondades de un texto, al tiempo que reclama a entidades cívicas de toda índole muestras públicas de apoyo a la reforma. Los principales partidos catalanes también han anunciado iniciativas y campañas para explicar la importancia del texto en E Francisco Caja denuncia el Estatuto desde su condición de víctima del nacionalismo radical la mejora de la calidad de vida de los catalanes, un mensaje que todavía no ha calado en la sociedad catalana pero que en los próximos meses se hará oficial con mociones en los más de novecientos ayuntamientos catalanes, impulsadas por CiU, PSC, ERC e ICV. ñala que el texto aprobado por el Parlamento autonómico es manifiestamente contrario a la Constitución en numerosos puntos Sobre todo en lo que afecta a la definición de las competencias y la financiación. El problema central es que los fundamentos de los que parte la reforma son contradictorios con todo el desarrollo del Estado de las Autonomías Esta contradicción sitúa el debate en el enfrentamiento entre el Parlamento autonómico y el Congreso, en una vía de difícil acuerdo En otras palabras, De Carreras señala que el problema de base es que el nuevo Estatuto pretende singularizar Cataluña prescindiendo de la doctrina del Tribunal Constitucional y de lo que establece la propia Constitución En este sentido, señala que el Estatuto catalán es más conflictivo que el Plan Ibarretxe, ya que el segundo sólo afecta al País Vasco, mientras que la propuesta catalana afecta a toda la estructura del Estado de las Autonomías Respecto a la discutida definición de Cataluña como nación, Carreras advierte que desde el punto de vista de la constitucionalidad del Peor que el Plan Ibarretxe Frente a esta avalancha de apoyos oficiales, las voces discrepantes son inmediatamente cuestionadas por su presunta proximidad al PP- -tal y como le ha sucedido a la presidenta del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, María Eugenia Alegret- -o directamente denostadas bajo el calificativo de españolistas como en los últimos meses han soportado los intelectuales de la plataforma no nacionalista Ciudadanos de Cataluña Es el caso del catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad Autónoma de Barcelona Francesc de Carreras, representante de ese sector progresista que aún se resiste al catalanismo por obligación que se ha impuesto en la izquierda catalana. En términos jurídicos, el catedrático se- Para el catedrático de Derecho Constitucional Francesc de Carreras, el nuevo Estatuto es contrario a la Constitución y nace de una necesidad de los partidos y no de la sociedad texto no es el más sustancial y señala que con una nueva redacción, que deje claro que no es objeto de la soberanía nacional, podría ser aceptado por las dos partes Imponer una ideología concreta Con estos argumentos Carreras avala el manifiesto de Ciudadanos de Cataluña en el que el colectivo integrado también por Albert Boadella, Xavier Pericay, Arcadi Espada o Félix de Azúa, entre otros, advierte de que el nuevo Estatuto tiene como único objetivo dar un paso más en la imposición de la ideología nacionalista Este grupo está convencido de que la reforma catalana deriva de los mismos fundamentos estructurales que el Plan Ibarretxe y ha pedido al Congreso que no ad-