Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 Internacional DOMINGO 16 10 2005 ABC Un aliado de Berlusconi dimite en protesta contra la ley electoral a la medida Romano Prodi ganará hoy las primarias para ser nominado candidato de la oposición JUAN VICENTE BOO. CORRESPONSAL ROMA. La ley electoral que Berlusconi se está haciendo a la medida para minimizar sus pérdidas en caso de derrota ha colmado la paciencia del jefe Romano Prodi, presumible candidato de la oposición, ayer en Nápoles AP de uno de los cuatro partidos aliados, Marco Follini, que dimitió ayer del cargo de secretario general de la Unión Democrática de Centro. La dimisión animó la jornada previa a las elecciones primarias de la oposición, que hoy ganará con facilidad Romano Prodi. El democristiano Marco Follini dio el portazo después de haber intentado en vano que la coalición de Gobierno celebrase también primarias para elegir a su candidato. Como los sondeos entre votantes del centro derecha daban como favorito a Gianfranco Fini en lugar de Berlusconi, el Cavaliere ha cancelado las primarias a pesar de lo prometido a sus compañeros democristianos en la coalición de gobierno. A corto plazo, la marcha de Follini aumenta el margen de maniobra de Berlusconi al librarle de uno de sus aliados más críticos, pero debilita el gancho de los democristianos en las elecciones de abril y escora la coalición hacia la Liga Norte, con la consiguiente pérdida de voto centrista. Vuelta a la proporcionalidad La prueba de que Berlusconi teme la derrota que pronostican los sondeos es la ley electoral estrictamente proporcional que ha logrado aprobar en la Cámara de Diputados y que debatirá el Senado la próxima semana. Para evitar las continuas crisis de gobierno causadas por coaliciones con demasiados miembros, Italia aprobó por referéndum en 1999 el paso a un sistema parcialmente mayoritario que realza la ventaja a los partidos más votados, de modo que dispongan de un margen mayor de escaños. La coalición de Berlusconi se ha beneficiado del sistema durante su legislatura, pero lo cambia ahora a un sistema proporcional para que el centro izquierda no pueda disfrutar de la ventaja del ganador Al mismo tiempo, crea un marco de país ingobernable por el centro izquierda, puesto que se trata de una coalición de ocho partidos en la que las formaciones minoritarias podrán ejercer un continuo chantaje. Además, eliminar el sistema de candidaturas personales y sustituirlo enteramente por listas cerradas de partidos, obliga a Romano Prodi, que ha sido hasta ahora un árbitro por encima de las partes a inscribirse en uno de ellos o a crear su propia lista electoral, disminuyendo su aura de imparcialidad como jefe de una coalición demasiado multicolor para ofrecer gobernabilidad, pues va del rojo de los comunistas al verde de los ecologistas. Prodi ganará hoy fácilmente las primarias, pero lo mas indicativo serán el índice de participación popular y el peso que logre su más peligroso rival, el comunista Fausto Bertinotti.