Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Nacional DOMINGO 16 10 2005 ABC Los equipos de rescate trabajaron desde las tres de la madrugada hasta las ocho de la tarde en el desescombro de la vivienda siniestrada en Piera EFE Mueren cinco marroquíes y cuatro resultan heridos al hundirse una casa en la provincia de Barcelona En el inmueble, una vivienda del centro de Piera en muy mal estado, se encontraban once personas b Los servicios municipales inves- tigan si unas obras que supuestamente se llevaban a cabo en esta casa del siglo XVIII pudieron causar el desplome o provocarlo M. J. F. BARCELONA. Cinco personas murieron y cuatro resultaron heridas al hundirse una casa en la población barcelonesa de Piera en la madrugada de ayer. En el momento del desplome había en la vivienda once personas, todos hombres marroquíes que, según familiares y vecinos, se habían reunido con motivo del Ramadán, mes del ayuno musulmán. Otras fuentes afirmaron que todos residían en el inmueble. Los inmigrantes, cuya identidad no se había facilitado anoche, tienen entre 19 y 57 años y proceden de las ciudades de Alhucemas y Khenifra. Algunos son parientes, porque hay apellidos que coinciden, según informó a este diario Ahmed Mussa, cónsul adjunto de Marruecos en Barcelona. El inmueble, situado en el número 3 de la calle San Bonifacio, en el casco antiguo de Piera, tenía planta baja y dos pisos. Tanto esta vivienda como las contiguas se encontraban muy deterioradas, ya que datan del siglo XVIII y fueron construidas con adobe. Los bomberos de la Generalitat recibieron el aviso del derrumbe a las 2.47, y cuando llegaron a la casa dos personas habían logrado salir por su propio pie y abandonar el lugar. Localizadas después, facilitaron información sobre el resto de inquilinos. Fue necesario un intérprete, puesto que no hablan castellano ni catalán. Diecinueve dotaciones de bomberos, ayudadas por miembros del Grupo de Apoyo de Actuaciones Especiales, fueron retirando los escombros manualmente para intentar rescatar con vida a las personas atrapadas. Dos supervivientes fueron encontrados a las 3.00 y a las 3.15, y se les trasladó con heridas leves al hospital de Martorell, donde se les dio el alta tras ser atendidos. A las 3.45 y a las 4.15 aparecieron dos hombres más con grandes compresiones en el cuerpo y dificultad para respirar según informó la consejera de Interior de la Generalitat, Montserrat Tura, que se desplazó a Piera. Estas dos personas ingresaron en el Hospital de Igualada. Los médicos les diagnosticaron pronóstico menos grave y no se teme por su vida. Prosiguió la búsqueda contrarreloj por parte de los servicios de rescate, que a partir de ese momento sólo obtuvieron un demoledor goteo de cadáveres. El primero apareció a las 6.10 de la mañana; cuatro minutos después, otro cuerpo sin vida; y los tres restantes, a las 7.10, 8.45 y 9.52. Los bomberos continuaron buscando a otra persona de la que se creía que estaba en la casa al ocurrir el derrumbe. El desescombró acabó sobre las ocho de la tarde sin hallar más víctimas. Cedió un muro A la espera de los informes técnicos, la consejera Tura manifestó que el inmueble no cayó debido a las últimas lluvias, sino al ceder el muro que lo separaba del contiguo, el del número 1, que está deshabitado. En el número 5 vivía un matrimonio mayor que no sufrió daños y que manifestó a Efe que en la casa siniestrada se hacían obras. Desde hace un mes estábamos oyendo ruidos. Picaban porque querían hacer tres pisos; siempre estaban trabajando explicaron. El alcalde, Jaume Salvador, confirmó que los dueños habían pedido un permiso de obras menores, que aún no se había concedido. El ayuntamiento investiga ahora si las supuestas obras ocasionaron el trágico desplome. A Piera se desplazaron también el presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, y el cónsul marroquí en Barcelona, Nouridine Khalifa. Situación bastante inadmisible La información sobre las personas que vivían en la casa siniestrada era ayer confusa. El actual dueño, también marroquí, manifestó que se la había dejado a cinco compatriotas sin pagar y que había acudido más gente por ser fin de semana. La consejera de Interior, Montserrat Tura, informó de que once personas se encontraban durmiendo en una sola habitación, por diversas razones Vivían en una situación precaria y bastante inadmisible según los estándares que conocemos aseguró. Según Tura, sólo dos personas estaban censadas, mientras que otras llevaban pocos meses e incluso semanas en España. Por su parte, el cónsul adjunto, Ahmed Mussa, indicó que, según los primeros indicios, todas las personas afectadas por el siniestro vivían en el inmueble, lo que no quita que además estuvieran celebrando el Ramadán, época de reunión de familiares y amigos. El consulado desconoce si podía tratarse de una vivienda sobreocupada, lo que se conoce como casas- patera Ahmed Mussa resaltó que tenía dos pisos.