Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional EL DESAFÍO DEL ESTATUTO CATALÁN LA ESTRATEGIA DEL PP DOMINGO 16 10 2005 ABC Rajoy amplía a empresarios, sindicatos, cámaras y colegios profesionales su ofensiva contra el Estatuto El PP ve factible un adelanto electoral ante la crisis causada por la huida hacia delante de Zapatero b Los populares inician una cam- paña para concienciar a la sociedad de que el proyecto pone en juego la unidad de la nación y el ordenamiento constitucional ÁNGEL COLLADO MADRID. El Partido Popular ampliará en los próximos días su campaña de denuncia sobre las consecuencias del nuevo Estatuto catalán, más allá de las instituciones políticas, a todos los sectores sociales- -empresarios, sindicatos, cámaras de comercio, colegios profesionales y hasta asociaciones de vecinos- -y a todos los rincones de España. Las Juntas directivas provinciales mantendrán reuniones, promoverán debates y divulgarán el contenido del proyecto para que la sociedad sea consciente de lo que está en juego, nada menos que la unidad de la nación y el ordenamiento constitucional según la dirección del PP. Mientras que el presidente del Gobierno insiste, como explicó en la última reunión de la Ejecutiva de su partido, en que no hay marcha atrás y mantiene su decisión de tramitar y negociar el texto en el Congreso, el principal partido de la oposición plantea una ofensiva total para frenarlo, estimulado- -cuestión de principios aparte- -por el rechazo general de la opinión pública, del que hablan las encuestas, a la propuesta del tripartito más CiU admitida por Zapatero. Y también animado por los propios socialistas que, sobre todo en las regiones que saldrían más perjudicadas con el nuevo modelo confederal del Estado que dibuja el texto catalán, no dejan de instar a los dirigentes del PP a arreglar esto Mariano Rajoy saluda a una simpatizante del PP durante su visita a Mallorca el pasado viernes y el PSC en un texto que parte de la premisa de que Cataluña es una nación. En la dirección del PP creen que la gente comienza a darse cuenta de la gravedad de la situación desde el momento en que se empieza a difundir el contenido del texto y cada sector social o comunidad autónoma se percata de lo que está en juego. El desgaste del PSOE en intención de voto y, sobre todo, el coste para la imagen de Zapatero son evidentes según todos los sondeos- -nada menos que cinco- -aparecidos en los últimos quince días. El partido de la oposición considera que debe dar la batalla ahora y en todos los frentes y no quiere ni oír hablar de sus planes para cuando el proyecto llegue a la Comisión Constitucional porque entonces gran parte del daño estará hecho. El Congreso habría tomado en consideración, y se avendría pues a negociar, un texto que conlleva reformas fundamentales en la Constitución y, además, cuestiona poderes y capacidad de decisión de las mismas Cortes, depositarias de la soberanía nacional. Ante ese panorama, sostiene el PP, la alarma política- -que ya empieza a ser social- -por el contenido del nuevo Estatuto de autonomía marca un punto de inflexión en la legislatura y en el rumbo de un Gobierno, el de Rodríguez Zapatero, que es el primero de la historia de la democracia que al año y medio de llegar al poder baja en intención de voto e índice de confianza en todas las encuestas. A la espera de lo que diga el CIS el próximo mes, todos los sondeos detectan un acelerado desgaste en la imagen del jefe del Ejecutivo desde este verano que se agudiza ante el problema del Estatuto catalán. La toma en consideración del texto le servirá a Zapatero para sacar adelante los Presupuestos de este año gracias a los votos nacionalistas, con lo que aseguraría la estabilidad de su Ejecutivo para todo un año. La tramitación posterior del proyecto de Estatuto puede durar hasta el verano, pero en el horizonte aparecen ahora los primeros datos sobre el deterioro de la situación económica- -inflación, comercio exterior y déficit- -que pueden ser agravados con unos Presupues- EFE Solidaridad interregional Los socialistas en Andalucía, Extremadura, Castilla- La Mancha y Asturias son los más inquietos y los primeros en pedir ayuda al PP. Son las Comunidades más dependientes de la ahora llamada solidaridad interregional y las que peor lo pasarían con la ruptura del sistema de financiación común. Ante las elecciones autonómicas de mayo de 2007, el apoyo de Zapatero al nacionalismo catalán puede ser muy perjudicial para los intereses del PSOE en Autonomías como la de Asturias, Castilla- La Mancha y Cantabria, donde las mayorías se jugarán por muy pocos votos. La necesidad de defender la unidad de mercado, la de la caja de la Seguridad Social o la de la Administración de Justicia, la solidaridad interregional, el idioma común o la igualdad en derechos y servicios públicos entre todos los españoles será el argumento básico que los dirigentes del Partido Popular quieren trasladar a toda la sociedad, principios que se derivan de los fundamentos constitucionales cuestionados ahora por los nacionalistas catalanes Los dirigentes regionales socialistas de Asturias, Castilla- La Mancha, Andalucía y Extremadura animan al PP a emplearse a fondo contra el Estatuto El desgaste del PSOE y los primeros signos de deterioro de la economía estimulan en el PP la posibilidad de que se adelanten las elecciones generales al próximo año tos expansivos, como corresponde a etapas preelectorales, y desembocar en una subida de los tipos de interés. Cuando el ministro de Defensa, José Bono, alude a su confianza en los poderes constitucionales de Zapatero para solucionar el problema del estatuto, hay dirigentes en el PSOE, y también en el PP, que creen entender que se refiere a una disolución de las Cortes el próximo año que haría decaer el proyecto catalán. Es una posibilidad con la que cuentan en el PP, cuyos sondeos particulares también señalan un empate técnico en intención de voto en estos momentos. Es un dato al que no dan más valor que el de indicar una tendencia a la baja del PSOE en los últimos meses que les invita a mantenerse firmes en su oposición a lo que consideran un encubierto proyecto de cambio de modelo de Estado. Elecciones anticipadas Rajoy insistirá en los próximos días en pedir elecciones anticipadas para que los españoles puedan opinar sobre el proceso de reformas institucionales puesto en marcha si Zapatero insiste en tratar el desafío del Estatuto catalán como si fuera una mera reforma de un texto autonómico del estilo del Estatuto valenciano. En el PP son conscientes de que el presidente del Gobierno necesita prolongar la legislatura para ofrecer algo en los próximos comicios, aunque sea una tregua de ETA, pero el calado del desafío catalán y el empeño de Zapatero en negociar el proyecto amenaza con llevar a una crisis institucional que puede hacer ineludible la consulta a las urnas.