Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 15 10 2005 Economía 83 SOLUCIONES ZAPATERO as ocho soluciones del presidente del Gobierno para encajar lo anticonstitucional en la Constitución suscitaron numerosas críticas. Se trató en verdad de un nuevo ejemplo de la propensión socialista a reconciliar lo irreconciliable. En el diario de la señora Fernández de la Vega, que criticó con acierto Carmen Martínez Castro, la vicepresidenta sostuvo simultáneamente que había que atender a los inmigrantes y que no había que dejarlos pasar. Se dirá: ¡pues claro, la solución a la inmigración es el 0,7 Pero esto se da de bruces con la realidad: ni los inmigrantes son siempre los más inopes, ni el CARLOS 0,7 ha conseguido RODRÍGUEZ BRAUN que ningún país pobre deje de serlo, aunque ha contribuido a mejorar las finanzas de sus mandatarios, que a menudo son la principal cuando no la única causa de la miseria de sus súbditos. Esta semana obtuvimos varias muestras de esta característica socialista. Así, Inmaculada Rodríguez- Piñero, secretaria de Economía del PSOE, declaró a El Mundo: El gobierno de las empresas privatizadas es manifiestamente mejorable No abundó en cómo de mejorable es el gobierno de las empresas públicas. Afirmó que bajar el impuesto de sociedades es de izquierdas, pero sólo si, como hará el Gobierno, se suben al tiempo los impuestos ecológicos y sobre los coches. Y más y más. Las autoridades, leí en La Vanguardia, reducirán una parte de los costes de despido a las pequeñas y medianas empresas, pero a cambio elevarán el salario mínimo un 5 Y así, todo. Los socialistas están a favor de la libertad e incluso han descubierto a los emprendedores pero conjuntamente ansían regular la participación sexual paritaria nada menos que en los consejos de administración de las empresas. Un Gobierno que recorre todos estos caminos contradictorios, ocupado hoy por un partido amigo de los nacionalistas pero cuyo himno es La Internacional nada menos, es capaz de cualquier cosa. Cuando Rodríguez Zapatero alegó que tenía ocho soluciones, ocho, para el Estatuto de Cataluña (Carlos Herrera lo llamó el jamalajá jamalají es porque no se ha puesto a pensar, que si se pone le salen ochenta. Si este es un Gobierno que insiste a la vez en que no va a incrementar la presión fiscal pero que aumentará el gasto público para conseguir toda clase de objetivos sociales no debe asombrar que se aboque a que España y Cataluña y lo que sea resulten ser otra cosa. Después de todo, acaba de hacer lo propio nada menos que con el matrimonio, que tenía milenios de historia, y llegó Zapatero y ¡zas! lo solucionó Un pequeño inconveniente es que quedamos los resistentes que aún recelamos del pasteleo universal y pensamos, como el vascofrancés Bastiat, que muchas cosas se pueden armonizar, pero no la libertad y la coacción. L Ana P. Botín, con Esperanza Aguirre, posa con el comité de empresa de Banesto tras recibir el premio de flexibilidad CVA El diario británico Financial Times ha elegido a Ana Patricia Botín, presidenta de Banesto, como mejor empresaria europea del año. Un reconocimiento que le llega tras ser premiada en Madrid por tener, además, la empresa que mejor concilia vida y trabajo La flexibilidad de la número uno TEXTO: VIRGINIA RÓDENAS No concede entrevistas. Ni siquiera a Financial Times que la ha colocado en el número uno del ranking europeo de mujeres empresarias. Sólo les he dado unos entrecomillados- -confesaba a ABC- -y eso, a pesar de lo que nos interesa ese mercado. Pero de pregunta y respuesta, nada Algo casi enfermizo semejante aversión a las preguntas de la Prensa, ya que jamás ha accedido a responder a un cuestionario, aunque los que la conocen bien aseguran que lo suyo no pasa de cierta tendencia huidiza al lado de la postura radical de su hermano Emilio, consejero del Santander, al que se le tacha directamente de ermitaño en estas lides mediáticas. A ver, si no, quién le pone cara. Ese martes, junto a ella, el responsable de las relaciones externas de Banesto asentía a todas sus consideraciones mientras su manto protector se cernía, una vez más, sobre la figura delgada, vestida de blanco, de la presidenta. Era 20 de septiembre, Ana Patricia Botín, a punto de cumplir 45 años y madre de tres hijos, recibía aquella mañana de manos de la presidenta de la Comunidad de Madrid el II Premio Empresa Flexible, un galardón que, según el jurado, merecía por ser, de entre las 500 empresas presentadas al prestigioso certamen de CVA, la que mejor fomenta la conciliación de la vida familiar y laboral, con flexibilidad de tiempo y espacio, y con beneficios extrasalariales y reducción de jornada sin menos sueldo durante dos meses para el cuidado de hijos menores de seis años, enfermos o mayores Pero sobre todo, había pesado en los electores el hecho de que Botín- -formada en colegios de Suiza, Reino Unido y Austria, y licenciada en Económicas en la Universidad de Harvard, con 24 años de carrera ejecutiva en banca desde que comenzara en Morgan- -y los principales sindicatos firmaran el 7 de junio un acuerdo para compatibilizar la vida personal y el trabajo que aspiraba a ser motor para la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres y que, entre otros objetivos, imponía como obligación la inclusión de una mujer entre los candidatos a un ascenso. Tenemos tres mujeres en puestos territoriales decisivos- -explicó a ABC- -y espero que el papel de la mujer, aunque todavía somos pocas respecto al total de la plantilla, siga en auge dentro del banco. Además, hay que hacer lo posible para retener el talento Ya desde la tribuna, Botín declaró que es necesario que se valore a las personas por lo que hacen y no por el tiempo que pasan en la oficina y abogó por la necesidad de generar una cultura de cambio El secreto, añadió, es que las políticas de conciliación se personalicen y se atienda al empleado de forma individual Le va la marcha Luego, para remate, lo nunca visto: el comité de empresa en pleno de Banesto, que había acudido a la Real Casa de Correos a acompañar a la jefa en este reconocimiento público, posó con ella y, tras las fotos de rigor, formó corrillo con los representantes de sus empleados y allí estuvieron departiendo ajenos al tinglado durante casi media hora. Es que a la presidenta, le va la marcha susurró uno de sus asistentes. Entonces, Ana Patricia Botín, los tres últimos años al frente de Banesto y consejera del Santander, ya lo tenía claro: entre flexibilidad y listas triunfalistas, la más grande de las recompensas se la tenían reservada los resultados, y con ellos anunciaba que este año Banesto aumentará su beneficio neto por encima del 20 hasta rozar los 550 millones de euros. Es necesario que se valore a las personas por lo que hacen y no por el tiempo que pasan en la oficina