Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 Cultura SÁBADO 15 10 2005 ABC Pinter recogerá el premio Nobel en Estocolmo con un discurso político EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. El nuevo Nobel ya lo ha advertido. Cuando en diciembre acuda a Estocolmo para recoger el galardón piensa convertir los tres cuartos de hora estipulados para su intervención en la ceremonia de gala en un altavoz de sus posiciones políticas, contrarias a la actual marcha del mundo en general y a la actitud de Washington y Londres en relación a Oriente Medio en particular. Me han dicho que tengo que hacer un discurso de 45 minutos, que será el más largo que nunca he hecho. Por supuesto que pretendo decir todo lo que pienso. Muy bien puedo hablar de la situación del mundo. Tengo que averiguar cómo voy a articular todo ello ha dicho Harold Pinter. Esto indica que no considera la posibilidad de renunciar a la distinción, algo que sí hizo cuando el primer ministro británico Major le concedió el título de caballero. Pinter parece reservarse para la ocasión de Estocolmo, pues a pesar de su activismo político no ha aprovechado el anuncio de la concesión del Nobel para concertar entrevistas a diestro y siniestro, ni siquiera con los medios británicos. Tampoco ha comparecido en rueda de prensa. Quizá se deba a su delicado estado de salud, no por falta de ganas en insistir en su rechazo de la guerra de Irak, por ejemplo, porque lo poco que ha dicho desde el anuncio de la Academia Sueca ha estado más centrado en su compromiso político que en la referencia a su propia obra. Pinter cree que el galardón se ha debido a su perfil político y así lo cree también la Prensa británica. The Times consideró que sin menoscabo del valor literario de sus piezas teatrales, que hubiera requirido el Nobel en los años 50, el premio se ha debido a que el autor británico es el mayor y más puntiagudo bastón que el comité del Nobel podía meter en los ojos de EE. UU. Presentado en Salamanca el IV Congreso de la Lengua, que se celebrará en 2007 b Tendrá lugar en Cartagena de Indias y abordará la unidad en la diversidad Saramago, Nélida Piñón, Caballero Bonald y Muñoz Rojas asistieron a la presentación ABC SALAMANCA. El IV Congreso Internacional de la Lengua Española buscará afianzar el español como idioma de comunicación internacional, un objetivo para el que precisa aumentar su presencia en los campos de la ciencia y la tecnología, informa Efe. Esta cita, que se celebrará en la ciudad colombiana de Cartagena de Indias durante el primer cuatrimestre de 2007, bajo el título Presente y futuro del español: unidad en la diversidad fue presentada ayer coincidiendo con la celebración de la XV Cumbre Iberoamericana. El acto contó con la presencia de la ministra de Educación y Ciencia, María Jesús San Segundo, y la titular colombiana de Relaciones Exteriores, Carolina Barco, junto a escritores como José Saramago, Nélida Piñón, José Manuel Caballero Bonald y José Antonio Muñoz Rojas. El director de la Real Academia Española, Víctor García de la Concha, adelantó algunos de los contenidos del Congreso, que reunirá a doscientos participantes de todos los países hispanohablantes y cuyo programa académico se dará a conocer a principios de 2007. Juan Marsé, en la rueda de prensa celebrada ayer ELENA CARRERAS El jurado del Planeta dice que la calidad de las novelas es baja y votará la menos mala Para Juan Marsé, en algunos tramos el nivel de las obras finalistas es incluso subterráneo b Diez novelas, cuatro de ellas firmadas con pseudónimo, se disputan hoy los 601.000 euros que acompañan al galardón literario mejor dotado de España D. MORÁN BARCELONA. Más allá de las quinielas y de la escasez de rumores con nombre propio, la jornada previa a la entrega del 54 premio Planeta, cuyo fallo tendrá lugar esta noche en Barcelona en un acto presidido por los Duques de Palma, estuvo marcada por las declaraciones de miembros del jurado que, como Juan Marsé, no dudaron en cuestionar la calidad de las obras finalistas. Es una opinión personal, pero el nivel es bajo, en algunos tramos incluso subterráneo aseguró ayer el escritor barcelonés. Hay alguna novela que promete en sus planteamientos, pero luego fracasa. Como ya se sabe, es un premio que no puede quedar desierto, así que nos vemos obligados a votar la menos mala apuntó Marsé, miembro de un jurado que completan Alberto Blecua, Pere Gimferrer, Carmen Posadas, Antonio Prieto, Carlos Pujol, Rosa Regàs y Manuel Lombardero. Por su parte, la directora de la Biblioteca Nacional, Rosa Regàs, reconoció que la calidad de este año no era especialmente alta, aunque anunció que para ella sí que había por lo menos una novela original De las 417 novelas que se han presentado este año al galardón, sólo diez competirán por los 601.000 euros que acompañan al premio. El presidente del Grupo Planeta, José Manuel Lara, destacó el hecho de que sólo cuatro de las obras finalistas estuviesen firmadas con pseudónimo, mientras que el portavoz del jurado, Carlos Pujol, desveló que la temática de las novelas era de lo más variada y abarcaba desde las tramas históricas y detectivescas a las historias de análisis psicológico. Ciencia y tecnología La lengua como elemento clave para la integración iberoamericana, la enseñanza y difusión del español como lengua extranjera y su promoción en los ámbitos técnico y científico serán algunas de las cuestiones que se analizarán. Antes del Congreso tendrán lugar en la ciudad colombiana de Medellín unas jornadas en las que especialistas tratarán temas científicos y técnicos, así como la elaboración de la nueva Gramática Española, que por primera vez describirá el español en todas sus realizaciones en el mundo hispanohablante porque esta lengua no tiene una norma única centralista señaló Víctor García de la Concha. El director de la RAE insistió en la necesidad de promover el uso del español en los campos científico y tecnológico para consolidar nuestro idioma como lengua de comunicación internacional. San Segundo destacó la realidad que supone hoy la unidad del español y subrayó el papel de la enseñanza de la expresión oral y escrita como cimientos del idioma. El director del Instituto Cervantes, César Antonio Molina, sostuvo que la cita es fundamental para afrontar los grandes retos del futuro del español.