Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 15 10 2005 Sociedad 51 Salud no dice. Esa clasificación conllevaba prescripciones suaves que sólo pretendían detener los procesos inflamatorios, y se multiplicaban dependiendo de la intensidad de cada brote. Las cosas han cambiado mucho, se aplican inmunosupresores y también los llamados tratamientos biológicos. Son medicinas más agresivas, más caras, pero mucho más efectivas concluye. NEURODEGENERATIVAS Las personas obesas de mediana edad tienen más riesgo de demencia y alzheimer Obesidad, hipertensión e hipercolesterolemia duplican las posibilidades EP MADRID. Los obesos de mediana edad tienen mayor riesgo de desarrollar demencia y enfermedad de Alzheimer durante la tercera edad en comparación con aquellos que mantienen un peso normal, según un estudio del Instituto Karolinska de Estocolmo (Suecia) que publica Archives of Neurology Sus autores explican que la obesidad está aumentando en todo el mundo y que está asociada a enfermedades cardiovasculares, que a su vez podrían guardar relación con estas patologías. Los científicos volvieron a examinar a los participantes en un estudio sobre factores de riesgo cardiovascular, envejecimiento y demencia. El objetivo era investigar la relación entre el índice de masa corporal (IMC) en la mediana edad y un grupo de factores de riesgo vasculares con la posterior demencia y enfermedad de Alzheimer. Los participantes fueron estudiados en 1972, 1977, Falta formación Juan Carlos Hermosa es médico de atención primaria en Madrid. Su visión representa la otra cara de la moneda. Hace falta más formación señala. Cada día atendemos a cientos de personas con dolores de todo tipo. Algunos son psicológicos y otros, efectivamente, están relacionados con patologías reumáticas. Es complicado acertar en la diana comenta. Hermosa cree que la comunicación fluida que debiera existir entre atención primaria y especialista no se produce en todos los casos Para este doctor, las solución pasa, principalmente, por fomentar la coordinación entre niveles asistenciales Pero, ¿cómo se produce exactamente? No existe un origen conocido de la enfermedad. Los últimos progresos en investigación demuestran que algunas personas tienen una tendencia hereditaria a desarrollar esta patología. Sin embargo, la artritis, en todas sus formas, no está catalogada como congénita. Declive cognitivo y pescado Ingerir pescado al menos una vez a la semana está asociado con un menor declive cognitivo en los mayores, de hasta un 10 menos al año, según la Universidad de Rusch en Chicago. Los autores explican en Archives of Neurology que el pescado es fuente de ácidos grasos omega- 3, importantes para el desarrollo neurocognitivo. El consumo fue inversamente asociado con el declive cognitivo durante los 6 años que duró el estudio. La tasa de declive se redujo entre un 10 y un 13 entre los que tomaban una o más comidas con pescado por semana en comparación con los que ingerían menos. 1982 y 1987. Tras un seguimiento medio de 21 años, 1.448 individuos de entre 60 y 79 años volvieron a ser examinados. Así descubrieron que esas enfermedades neurodegenerativas eran más frecuentes entre aquelos con un mayor IMC durante la mediana edad. Las personas con mayor índice mostraban antecedentes de ataque cardiaco y diabetes con más frecuencia. Factores de riesgo De todo el grupo, 61 personas fueron diagnosticadas con demencia y 48 con alzheimer. La obesidad en la mediana edad, la presión sanguínea diastólica elevada y niveles altos de colesterol total fueron factores de riesgo significativos para la demencia posterior. Tener sobrepeso durante estos años no se asoció significativamente con demencia. Obesidad, hipertensión e hipercolesterolemia conllevan mayor riesgo de demencia, dos veces más cada uno de ellos.