Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 Sociedad SÁBADO 15 10 2005 ABC Salud Los españoles que padecen artritis, casi un uno por ciento, esperan una media de 18 meses para ser recibidos por un reumatólogo. El tratamiento de esta dolencia multiplica su efectividad si se produce al inicio de la enfermedad, pero sus primeros síntomas son fácilmente confundibles con otras patologías. Los pacientes piden una mayor coordinación entre niveles asistenciales Artritis, la odisea de un diagnóstico TEXTO: JORGE SÁINZ ILUSTRACIÓN: FERNANDO RUBIO MADRID. Inflamación de las articulaciones y degeneración progresiva. Rigidez, calambres, dolor muscular, pérdida funcional en las extremidades. Incapacidad... Sufrimiento. Diagnóstico: artritis reumatoide, una enfermedad que en España cuenta ya con más de 300.000 personas diagnosticadas, si bien, se estima que podría estar afectada entre el 0,5 y el uno por ciento de la población, casi medio millón de personas. Los pacientes esperan una media de 18 meses para ser recibidos por el reumatólogo y aunque los tratamientos han evolucionado, no existe cura conocida. Se manifiesta por primera vez entre los 40 y los 65 años de edad, y afecta a las mujeres en una proporción de tres a uno con respecto al hombre. De carácter crónico, no es una patología degenerativa, pero las lesiones que provoca tienden a crecer exponencialmente y, según datos de la Sociedad Española de Reumatología (SER) conducen inexorablemente a una incapacidad laboral absoluta, tres años después del primer brote, en más del 25 por ciento de los casos. En su versión más devastadora, los primeros síntomas de hinchazones leves en pies y manos y rigidez, además de pequeñas erosiones en la piel, pueden acabar con el paciente postrado en una silla de ruedas o con gravísimas deformaciones por la destrucción total de las articulaciones. Sin embargo, hay margen para la maniobra. Los últimos avances médicos han constatado que un ataque directo a la artritis en sus estadios iniciales disminuye notablemente su nociva capacidad de desarrollo, aunque los tratamientos sólo logran atenuar sus consecuencias. Lucha contra la lista de espera La recién nacida Coordinadora Nacional de Artritis (Conartritis) agrupa a todas las asociaciones, que hasta ahora estaban dispersas por España, relacionadas con esta dolencia. Antonio Torralba, su presidente, padece la enfermedad desde hace años y quiere hacer oír sus demandas. No podemos estar esperando más de un año y medio para acudir al especialista subraya. Hace unas semanas, Conartritis organizó unas jornadas que se celebraron simultáneamente en doce ciudades españolas. Las estadísticas revelan que la gente no conoce bien la sintomatología de la artritis y tiende a confundirla con la artrosis comenta Torralba. Además de reivindicar una mejora en la atención y denunciar la desesperante tardanza para la emisión de un diagnóstico, este grupo entiende que la toma en consideración de la sociedad sobre este tipo de dolencias puede ayudar a los pacientes a sentirse más comprendidos en su entorno. Otra de las pequeñas batallas que libra este grupo es la de intentar difundir la enfermedad en todas sus variantes. Aunque es la más común, la reumatoide no es la única clase de artritis. Existen, básicamente, otros dos tipos. La psoriática, cuyos síntomas son similares a la anterior, viene acompañada de psoriasis, la escamación de la piel. Un tercer tipo es la artritis infantil. Sus primeras manifestaciones surgen a los 16 años o antes y la inflamación y posterior deterioro de las articulaciones es más acusada que en los otros casos. Después del asma, esta enfermedad es la más habitual de las registradas entre menores. Así las cosas, parece extraño que, dada la alta tasa de población afectada, no se haya mejorado la asistencia a estas personas. Javier Ballina es el vicepresidente de la SER y comprende a la perfección las demandas de los afecta- El proceso Síntomas. Hinchazón en manos y pies, sobre todo por la mañana, y rigidez. La enfermedad se manifiesta a través de brotes de dolor o episodios escalonados, con lo que si, superada esta situación, los síntomas vuelven a reproducirse no dude en acudir al médico. Diagnóstico y pronóstico. Resulta muy complicado, ya que estos dolores se asocian a un gran número de patologías. La lista de espera complica el pronóstico, que en el peor de los casos termina en la incapacidad del afectado. Tratamiento. Actualmente existen unos nuevos medicamentos biológicos. También se usan fármacos inmunosupresores. dos en su lucha por reducir el tiempo de espera. Estamos fomentando la creación de 36 unidades de diagnóstico rápido en otros tantos centros hospitalarios españoles, con el fin de que los médicos de atención primaria nos remitan lo antes posible a los enfermos que, se sospeche, presenten indicios nítidos de artritis cuenta. Dificultad en el diagnóstico El problema, reconoce Ballina, es que los primeros brotes, asociados a calambres y rigidez, aparecen gradualmente, con síntomas muy sutiles y son difíciles de vincular a una artritis. A veces pueden pasar años hasta que se produce el episodio que lleva al diagnóstico certero y definitivo. Entonces, el daño ya está hecho y es tarde comenta. Junto a esta iniciativa, el vicepresidente de la SER asegura que los cambios en el tratamiento de la enfermedad están siendo muy importantes. Hace no muchos años, en las facultades se enseñaba que la artritis era una enfermedad crónica de carácter benig- Después del asma, esta enfermedad es la más habitual entre los españoles menores de 16 años