Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 SÁBADO 15 10 2005 ABC Internacional Los imanes suníes piden con voz unánime el rechazo a la Constitución iraquí Manifestaciones de repulsa y bombas contra la sede del Partido Islámico, que apoya el sí b El referéndum de hoy amenaza La consulta, en datos Censo: 15,55 millones de electores Población total: 27 millones Urnas: 31.809 Colegios electorales: 6.235 Horario de votación: Desde las siete de la mañana hasta las cinco de la tarde. Texto de las papeletas: ¿Estás de acuerdo con el borrador de la Constitución iraquí? La pregunta estará formulada en árabe y en kurdo. Resultados: El próximo jueves, cinco días después de la consulta. Copias de la Carta Magna: Han sido distribuidas 3,5 millones en árabe, 1 millón en kurdo, y 0,5 en turcomano. con acentuar las divergencias entre suníes y chiíes en un país en el que las fuerzas centrífugas son cada vez más poderosas ALBERTO SOTILLO ENVIADO ESPECIAL BAGDAD. Desde Faluya hasta Bagdad, los imanes suníes pidieron ayer el rechazo del proyecto de Constitución iraquí que hoy será sometido a referéndum, y que se enfrenta a su mayor reto en las provincias en las que es mayoritaria la comunidad suní, de la que se nutre la insurgencia y que es la que más teme perder en el futuro. Las filas de la oposición suní se resquebrajaron cuando, a última hora, el Partido Islámico decidió apoyar el proyecto de Carta Magna para salir del actual círculo vicioso En principio, esa fractura política hacía casi imposible el rechazo de la Constitución, pero el llamamiento prácticamente unánime de los imanes deja abierta la posibilidad de que la comunidad suní se movilice contra una ley fundamental de la que temen que les deje aislados y sin petróleo. Las pasadas elecciones de enero fueron boicoteadas por los suníes. Pero, esta vez, la Comisión Electoral y las autoridades iraquíes esperan que esa comunidad acuda en muy alto número a las urnas. Y cuanto más alta sea la participación, mayores posibilidades hay de que la Carta Magna sea rechazada. Muchos van a votar incluso con un cierto sentimiento de fatalidad: Votaré no aunque sé que no servirá para nada. Pero votaré para recordar en el futuro que yo rechacé esta Constitución nos asegura Abdul, suní y estudiante de ingeniería técnica. Partidarios de Al- Sadr se manifestaban ayer en Bagdad a pesar de la prohibición Cuanto más alta sea la participación, mayores posibilidades habrá de que la Carta Magna sea rechazada La comunidad suní teme que la nueva Constitución la deje aislada y sin petróleo frente a chiíes y kurdos mamiento de su ayatolá, en las principales mezquitas chiíes también se pidió el voto a favor de la Constitución. Al margen del resultado de la consulta, el referéndum amenaza así con acentuar las crecientes divergencias entre suníes y chiíes en un país en el que todos hacen juramentos de unidad, pero en el que las fuerzas centrífugas son cada vez más poderosas. El gesto de apaciguamiento del Partido Islámico no ha sido nada bien visto por ciertos sectores de la comunidad suní. Ayer, al término de la oración del viernes, una manifestación de fieles partió hacia la mezquita de Abu Hanifa- -vinculada al Partido Islámico- -coreando consignas contra la Carta Magna y llamando traidores a quienes la defienden ahora tras haberla criticado durante meses. Y como en este país nunca falta quien ponga el remate explosivo, la sede del partido en Bagdad quedó considerablemente dañada por la explosión de una bomba. El perfil bajo de Al- Sadr Entre los chiíes, el clérigo antinorteamericano Moqtada al- Sadr también se había opuesto a la Constitución. En esta comunidad tampoco es precisamente unánime el apoyo a la Carta Magna. Pero, después de que pidiese el sí el venerado ayatolá Alí Sistani, se han replegado las voces críticas. Moqtada al- Sadr ha rebajado el tono; mantiene en estos días un perfil tan bajo que casi parece invisible. Y leales al lla- Soldados estadounidenses llevaban las papeletas ayer a los colegios de Mosul Durante estos días la violencia es menos intensa de lo que algunos esperaban, lo que no impide que cada jornada acabe con una docena larga de atentados, cuatro de ellos ayer contra escuelas habilitadas como centros electorales. Además, Basora y el centro de Bagdad se quedaron sin electricidad durante toda la tarde por aparentes ac- AFP ciones de sabotaje de la insurgencia. En todo caso, a la vista de que la población suní parece firmemente decidida a votar, la insurgencia no amenaza esta vez con inundar de sangre los colegios electorales, como hizo en las elecciones del 30 de enero, aunque sí dé inquietantes señales de rechazo. Una fuerte participación suní supon-