Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 14 10 2005 Economía 93 cen es denunciarla ante la SEC La entidad catalana subraya que Gas Natural es quien ha tenido la iniciativa, la planificación, la preparación y la presentación de la oferta pública con carácter exclusivo, siendo la participación de La Caixa en la opa únicamente como financiador La Caixa afirma que nunca ha tenido el control sobre Gas Natural, ni ha manifestado nunca su intención de alcanzar ese control en el caso de que la opa sale adelante como tampoco de Repsol YPF. Bruselas aplaza su decisión sobre si asume la opa por la complejidad de las cuentas de Endesa MARIBEL NÚÑEZ. CORRESPONSAL BRUSELAS. La Comisión Europea dijo ayer que mantendrá al menos una semana más el suspense sobre si finalmente asumirá la opa de Gas Natural sobre Endesa. El portavoz de la comisaria europea de Competencia, Neelie Kroes, aseguró ayer que, como pronto, hasta la semana próxima no habrá una decisión ya que el asunto es muy complicado La CNMV carga contra Endesa Por otra parte, la CNMV ha dado 10 días a Endesa para que explique si su consejo de administración ha adoptado algún acuerdo sobre la nueva política de dividendos anunciada el pasado día 3, cuando el consejero delegado de la eléctrica, Rafael Miranda, anunció que la compañía repartirá 7.000 millones de euros en los próximos cinco años. Fuentes de Endesa han explicado que el requerimiento es sospechosamente igual al enviado a la CNMV por Gas Natural horas antes Las mismas fuentes han recordado que los planes de cualquier empresa pasan por los respectivos consejos, pero no tiene por qué ser antes de se presentados a la prensa La CNMV quiere que la eléctrica aclare si la promesa de crecimiento de los dividendos por actividades ordinarias a una tasa anual superior al 12 está o no condicionada al crecimiento de sus beneficios en esa misma tasa y que diga si ha existido o no acuerdo del consejo sobre este punto. Asimismo, se solicita que informe sobre la promesa de reparto del 100 de las plusvalías que obtenga por desinversiones, incluidas las procedentes de la venta de Auna. En caso de que el consejo hubiera adoptado tales acuerdos, deberá hacer llegar a la CNMV certificación acreditativa de su contenido añade el escrito enviado por este organismo el pasado día 7. El Ejecutivo comunitario trabaja desde hace semanas en el análisis de los datos económicos enviados por Endesa para determinar si realmente más de dos tercios de su facturación se realiza en España, con lo que serían las autoridades españolas de Competencia las encargadas de analizar el caso o, por el contrario, tiene menos de dos tercios, con lo que la operación tendría dimensión comunitaria. Por otra parte, a las doce de la noche de ayer terminaba el plazo que tenían los estados europeos para decidir si se sumaban a la petición realizada por el Servicio de la Competencia de Portugal para que sea Bruselas quien analice la operación. Hasta el momento, sólo dos países han tomado posiciones. Por un lado, España, cuyo ministro de Economía, Pedro Solbes, ha señalado que no se sumaba a la petición por entender que las autoridades españolas son competentes para analizar la operación. Además de España, hace unos días Italia anunció públicamente que se sumaba a la iniciativa lusa al entender que la opa tendría efectos negativos sobre el mercado de ese país. las afueras de Pekín, y que congregará a las economías más desarrolladas y a potencias emergentes como China, India o Brasil. Por otro lado, la nueva ronda de negociaciones entre EE. UU. y China, cuyo objetivo consistía en cerrar la crisis textil que les enfrenta debido a la meteórica subida de las exportaciones asiáticas tras la abolición en enero de las cuotas que regulaban el comercio mundial, acabó sin acuerdo tras dos días de contactos. Ambos pretendían suscribir un pacto como el firmado entre la Unión Europea y China. Tras este fracaso, Washington se reserva el derecho a imponer más límites a las exportaciones chinas, por lo que baraja ampliar las cuotas del próximo año de las 16 categorías de productos actualmente restringidas a 21. Estados Unidos persigue así frenar unas importaciones de ropa que se han disparado un 75 hasta alcanzar los 8.797 millones en los siete primeros meses del año.