Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 VIERNES 14 10 2005 ABC Economía Crecimiento económico en Europa Zona- Euro 3,5 3,0 2,5 2,0 1,5 1,0 0,5 0 de variación anual) España 3,5 3,0 2,5 2,0 1,5 Alemania 3,5 3,0 2,5 Francia 3,2 3,3 3,4 3,5 3,0 2,5 2,0 1,5 1,0 0,5 0 Portugal 3,5 3,0 2,5 3,1 1,9 1,6 1,3 1,1 2,1 1,8 2,0 1,5 1,0 1,9 1,3 2,0 1,5 1,0 0,5 0 1,1 0,8 0,5 0,6 1,1 0,6 0,1 III 2004 IV I 2005 II 1,0 0,5 0 0,5 0,5 0 III 2004 IV I 2005 II III 2004 IV I 2005 II III 2004 IV I 2005 II III 2004 IV I 2005 II El BCE, en alerta máxima por los riesgos sobre la inflación, abre la puerta a una subida de tipos Pide a los Doce que aceleren el proceso de reformas estructurales y saneen sus cuentas públicas Eurozona continúa su proceso de desaceleración, al crecer un 1,1 en el segundo trimestre, en tasa anual, según confirmó ayer Eurostat Y. GÓMEZ M. NÚÑEZ MADRID BRUSELAS. El Banco Central Europeo (BCE) advirtió ayer que se encuentra en estado de alerta máxima ante las presiones inflacionistas que amenazan a los doce países de la zona euro, debido a los elevados precios del petróleo. En su último boletín económico, la autoridad monetaria de los Doce asegura que en este momento no existen indicios de que los precios del petróleo vayan a moderarse significativamente en un futuro próximo. Por el contrario, los mercados esperan que permanezcan en niveles elevados Además, el BCE prevé subidas de impuestos indirectos y de tarifas oficiales en los distintos países, lo que repercutirá también negativamente sobre los precios. Ante esta situación, se requiere una actitud de extrema vigilancia a fin de garantizar que las expectativas de inflación a largo plazo se mantengan firmemente ancladas en la zona euro apunta. Con estas advertencias, el Banco Central Europeo abre las puertas a una posible subida de tipos de interés en la zona euro si la inflación se mantiene en niveles muy superiores al objetivo previsto del 2 El pasado mes de septiembre ya se produjo un fuerte repunte del IPC armonizado de los Doce, que pasó del 2,2 al 2,5 según el indicador adelantado que debe confirmarse en los próximos días. Se insiste, en este sentido, en que b La economía de la aunque las presiones inflacionistas internas a medio plazo siguen siendo moderadas, refiriéndose en concreto a los aumentos salariales, se debe tener en cuenta la presencia de riesgos alcistas significativos. Desde el BCE, y para colaborar en esta lucha por la estabilidad de precios y por la reactivación de las economías de la zona, se pide a los Gobiernos de los Doce que en los Presupuestos de 2006 incorporen el objetivo de un saneamiento presupuestario. Asimismo, hace hincapié en la necesidad de acelerar las reformas estructurales. Respecto a las previsiones macroeconómicas para la zona, el BCE prevé que el crecimiento podría experimentar un repunte gradual a partir del segundo semestre de este año. Apunta que el aumento de la demanda mundial debería favorecer las exportacio- nes y que en el ámbito interno, la inversión debería beneficiarse del mantenimiento de los bajos tipos de interés y del vigoroso crecimiento de los beneficios empresariales. Sin embargo, los datos hechos públicos ayer por Eurostat, correspondientes al crecimiento del segundo trimestre, vuelven a mostrar una desaceleración del crecimiento en los principales países de la Unión Monetaria. En el conjunto de los Doce, el crecimiento interanual pasó del 1,3 del primer trimestre al 1,1 del segundo. La econo- mía alemana ha crecido un 0,6 en los últimos doce meses, frente al 0,8 del trimestre anterior, y la francesa ha pasado del 1,9 al 1,3 Perspectivas positivas Pese a estas cifras, la Comisión Europea volvió a insistir de nuevo ayer en que la economía de la Eurozona y del conjunto de la Unión Europea se recuperará a finales de este año ya que, frente a los tímidos avances que ha habido hasta ahora, en el tercer trimestre aumentará entre un 0,2 y un 0,6 Para el último trimestre del año las previsiones son más optimistas, ya que la economía de los Doce podría crecer entre un 0,2 y un 0,8 en términos intermensuales. Estas previsiones, a pesar de ser positivas en relación con el comportamiento de la economía europea en el segundo trimestre, en el La Comisión Europea confía en una recuperación de la economía de la zona euro a finales de año Economía reconoce que el IPC podría cerrar el año cerca del 4 ABC MADRID. El secretario de Estado de Economía, David Vegara, reconoció ayer que es posible que la inflación se sitúe en el 3,7 %o algo más a finales de este año, por lo que podría acabar casi dos puntos por encima del objetivo del 2 establecido por el Gobierno para el conjunto del ejercicio. Al término de su comparecencia en la Comisión de Presupuestos del Congreso, Vegara explicó que el indicador adelantado del IPC ofrecido por el INE para el mes de septiembre, cuyo dato definitivo se conocerá hoy, adelanta ya un aumento de la inflación interanual desde el 3,3 al 3,7 que podría mantenerse en los próximos meses. Ciertamente diciembre del año pasado fue un mes que en términos intermensuales se comportó correctamente, bastante bien y, por tanto, si no tuviéramos un comportamiento parecido al de diciembre del año pasado, estos niveles del 3,7 y algo más podrían observarse argumentó Vegara, que, no obstante, afirmó que es pronto para hacer previsiones por la volatilidad del precio del crudo, con menos tensiones en los últimos días. En cuanto a la subida del precio del gas, que se hará efectiva el próximo martes, Vegara reconoció que efectivamente tendrán un efecto sobre el IPC, aunque precisó que dada la escasa ponderación de este bien en la cesta de la compra que compone el indicador, su impacto será despreciable Durante su comparecencia, mostró su preocupación sobre el diferencial de inflación respecto a la media de la zona euro (1,2 puntos) y reconoció que el nivel actual de precios no es satisfactorio para el Gobierno porque puede provocar pérdidas de competitividad a la economía. Pese a este diferencial, Vegara rechazó que la inflación pueda reducirse mediante un decreto- ley tal y como hizo, en su opinión, el Gobierno del PP, provocando un déficit de tarifas que el Ejecutivo socialista tendrá que abordar refiriéndose a las tarifas eléctricas.