Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 14 10 2005 71 Toros FERIA DEL PILAR El destino tiene poca afición Plaza de toros de la Misericordia. Jueves, 13 de octubre de 2005. Séptima corrida. Lleno. Cinco toros en escalera de El Ventorrillo; destacó el zambombo 5 el 3 fue devuelto y reemplazado por el 6 de Alcurrucén, un manso deslucido; el sobrero de Lozano Hermanos (6 bis) manso también. Miguel Abellán, de blanco y plata. Dos pinchazos, estocada atravesada y descabello. Aviso (silencio) En el cuarto, pinchazo hondo y dos descabellos (vuelta) El Fandi, de azul marino y azabache. Estocada contraria (oreja) En el quinto, estocada atravesada (saludos) Sebastián Castella, de azul turquesa y oro. Pinchazo y media (saludos) En el sexto, dos pinchazos y estocada baja (silencio) ZABALA DE LA SERNA ZARAGOZA. El destino no tiene afición. O más bien poca. Y encima se le proponen escasas alternativas atractivas: la escalera de El Ventorrillo no era, ni en escalera, corrida de primera. A lo sumo un batiburrillo de toros repescados para no fallar con lo anunciado. El público de Zaragoza, de fama duro, a mí me está pareciendo beato de canonización. La cubierta de Arturo Beltrán suavizó en su día el carácter curtido al viento de El Cierzo, y aunque hay tibias protestas, tampoco revientan la olla. El límite se intuye pronto, y cuando se sobrepase, la nobleza baturra se tornará en brava tormenta pirenaica. De momento aguanta. Si no rompió con el novillete segundo, es que su paciencia es amplia. Y generosa para darle una oreja a El Fandi por faena tan rectificada: entre cuatro o cinco queos ante amagos del animalote por la izquierda, las banderillas lanzadas a cabeza pasada y la nula calidad, la cosa se exageró con ecos fuera de lugar. Tampoco el chico toro derrochó nada más que embestidas de ir y venir con la cara a la altura de su cerviz. Mató de un espadazo y se espar- El Fandi sale de manera nada ortodoxa de un par a toro pasado cieron los pañuelos por los tendidos como varios molinetes anteriores. El quinto tuvo mayor presencia y Fandila se vistió de dignidad y oro- -de azabache iba- -para recoger una banderilla del fallido par por los adentros y clavar tres de un tirón cerca de las tablas: orgullo de líder. Y la verdad es que además del orgullo puntual y la fortaleza física poco se le apreció ayer al líder del escalafón, ni siquiera asentamiento de pies. Dos series le duró el ejemplar de El Ventorrillo para luego rajarse. Miguel Abellán se mostró voluntarioso al máximo con el primero, que se tapaba un tanto por su alzada de cruz. Soso enemigo de embestida altona, medida que en principio y siempre entendió Abellán, hasta terminar en una profusión estéril de muletazos. El zambombo cuarto se desplazó y respondió FOTOS: FABIÁN SIMÓN a más cuando M. A. le bajó la mano, después de un prólogo con indicios de torería clásica y varias tandas a pasa toro Hubo mucho de todo y una exposición cabal con la espada que le costó un fuerte varetazo en el muslo. Castella salió el peor parado. Pero hasta que el tercero se partió una mano plasmó lo más estético en unas verónicas de vuelo y trazo templados y unas chicuelinas de planta clavada y suave ejecución. Devuelto el que apuntaba ser buen colaborador, se tragó un manso de Alcurrucén, una vez que se corrió turno, deslucido hasta decir basta, en línea con lo antiguo de Galache más que con lo de Núñez. En su continuo arrollar le arrancó la muleta de las manos en varios desarmes de pipiolo. Un muy poquito más resistió el sobrero de Lozano Hermanos, que se cubrieron de gloria. La Misericordia se llena cuatro veces al día Á. G. ABAD ZARAGOZA. La plaza de la Misericordia se ha convertido en el pilar de las fiestas. Desde la víspera del Día Grande hasta el próximo domingo se han anunciado casi una veintena de espectáculosy casi todos- -los yacelebrados y los que quedan- -con los tendidos a reventar. Los festejos populares son la otra Feria que atrae a miles de aficionados cada día. Las vaquillas de las 8 de la mañana arrancan la actividad diaria. Desencajonadas, un desafío hispano- landésde saltos y quiebros, y un concurso de emboladores de toros de fuego son los espectáculos nocturnos, mientras que para mediodía se reservan los cortes de toros, los recortadores de vaquillas, una novillada sin caballos y un cómico- taurino- musical. Zaragoza vive en toda su intensidad la cultura del toro. Y la plaza se llena hasta cuatro veces al día. Para que digan que no hay afición.