Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 14 10 2005 Madrid 43 Una actuación de oficio, un viaje en avión y una donación son los tres vértices de un triángulo con aire de novela clásica: con planteamiento, nudo y desenlace. Éste, feliz: don Benito Pérez Galdós podrá seguir descansando donde quiso: en Madrid A vueltas con los restos de don Benito TEXTO: ERENA CALVO PABLO ALCALÁ SARA MEDIALDEA MADRID LAS PALMAS. El tópico de la paz de los cementerios es cada día más ficticio. Que se lo digan, si no, a don Benito Pérez Galdos, cuyos restos no terminan de descansar tranquilos tantos años después de su fallecimiento. El Gobierno municipal de Madrid aprobó ayer donar los terrenos y derechos de uso del Panteón que él mismo compró, en el Cementerio de La Almudena, a sus herederos. Casi al mismo tiempo, el presidente del Cabildo Insular de Gran Canaria- -localidad de nacimiento del escritor- José Manuel Soria tomaba un avión rumbo a Madrid, interesado por recuperar los restos de Pérez Galdós y pagar lo que, según dijo, se reclamaba a la familia tras acabar el plazo del enterramiento a perpetuidad. Y es que perpetuo significa, en términos administrativos, 99 años. Éstos habían pasado desde que, en 1901, el propio Pérez Galdós compraba su panteón en la Almudena, y expresaba su última voluntad de ser enterrado en la capital de España, en la que se inspiró para muchas de sus obras. Al caducar la concesión, el proceso que se sigue de oficio por la Empresa Mixta de Servicios Funerarios es solicitar a los familiares del finado la retirada de los restos o la renovación de la concesión, previo pago. Algo que a los precios del suelo en La Almudena supone una cantidad muy importante. Pese a lo que apuntan los indicios- -y lo que dicen los propios herederos- en el Ayuntamiento aseguran que no se le ha pedido dinero a la familia Es más, indican que el Gobierno local está dispuesto a costear el mantenimiento del panteón, dada la importancia histórica y literaria del escritor canario. Por eso, un acuerdo que ayer adoptó la Junta de Gobierno de Madrid dona de forma totalmente gratuita a la familia tanto los terrenos como el derecho de uso del panteón, en el que además del novelista también están depositados los restos de otros parientes. Sin embargo, la historia tiene otra Madrileños, en el cortejo fúnebre del entierro de Pérez Galdós, según la foto publicada por ABC el 6 de enero de 1920 versión, procedente de Canarias, que no coincide prácticamente en nada; será por el cambio horario. Las Palmas se ofrece Según la misma, los herederos de Benito Pérez Galdós, recibida la comunicación de la empresa funeraria que gestiona el cementerio de La Almudena- -en la que se les reclamaba una cantidad por renovar la concesión de la sepultura a perpetuidad que ya había vencido- se pusieron en contacto con el Cabildo de Gran Canaria, comunicándoles esta circunstancia, y su intención de trasladar los restos a Asturias, donde los descendientes del escritor tienen otro panteón familiar, si no encontraban una solución mejor. El presidente del Cabildo de Gran Canaria, José Manuel Soria, se trasla- José Manuel Soria, presidente del Cabildo, viajó en avión a Madrid para ofrecerse a llevar los restos a las islas dó ayer mismo a Madrid en avión para manifestar a la familia su deseo de que los restos de Pérez Galdós estuvieran en Las Palmas de Gran Canaria su ciudad natal y el lugar en el que se fomenta la divulgación análisis y estudio de la obra del escritor como en ningún otro lugar del mundo relató a ABC José Manuel Soria. De la misma manera, Soria se ofreció para que don Benito tenga su panteón en su ciudad natal con el sufragio íntegro del Cabildo Insular. Los fa- miliares de Pérez Galdós, no obstante, recordaron el deseo del escritor grancanario de permanecer en Madrid tras su fallecimiento, deseo compartido por ellos mismos, y respetado por el presidente grancanario, que mantiene no obstante su deseo y ofrecimiento para que Galdós regrese a casa. La polémica se saldó con la decisión del Ayuntamiento de Madrid- -la sensibilidad superó a la burocracia- -de donar el terreno del panteón a la familia de forma gratuita y permanente. El acuerdo deberá ser ratificado ahora por el consejo de administración de la Empresa Mixta de Servicios Funerarios, en la que el Consistorio madrileño es dueño del 51 por ciento. Madrid debe rendir memoria y homenaje al autor recordó el alcalde Ruiz- Gallardón.