Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Internacional NUEVA ERA POLÍTICA EN ALEMANIA VIERNES 14 10 2005 ABC La sombra de Schröder se alarga sobre el futuro Gabinete de Ángela Merkel La cúpula del SPD sitúa a dos fieles del ex canciller en ministerios clave b La designación de Steinmeier Promotor de la posición contra la guerra en Irak y de la presión sobre Irán, con Steinmeier al lado Merkel no tendrá fácil impulsar una diplomacia propia LAS POSIBLES CARAS DEL GOBIERNO MERKEL Frank Walter Steinmeier Ministro de Exteriores. Jefe de Gabinete de Gerhard Schröder, trabajó al lado del ex canciller socialista desde que éste accedió al Gobierno de la Baja Sajonia. Será su alter ego para Exteriores y de Müntefering para la vicecancillería encorsetarían a Merkel entre dos fieles artífices del septenato del SPD RAMIRO VILLAPADIERNA CORRESPONSAL BERLÍN. El partido Socialdemócrata ha colocado junto a la futura canciller, Ángela Merkel, a dos sagaces y experimentados políticos que presidirán sobre la diplomacia y las relaciones laborales y sindicales del nuevo gobierno, mostrando lo larga que puede ser la sombra del saliente canciller Gerhard Schröder. La designación por la cúpula del SPD del actual jefe de la cancillería, Frank Walter Steinmeier, como futuro ministro de Exteriores y del propio presidente del partido, Franz Müntefering, como vicecanciller y ministro de Trabajo y Seguridad Social, anticipan a una futura canciller acompañada por la sombra de Schröder y encorsetada entre dos fieles artífices del septenio socialdemócrata. Steinmeier ha apadrinado la nueva imagen de una Alemania más autónoma pero es sin embargo una fina inteligencia mediadora, más que un político de partido. Ayer se supo que su predecesor, el verde Joschka Fischer, honrará con una visita de despedida a Washington a su homóloga Condoleeza Rice. Müntefering por su parte ha sido el escudero de Schröder ante un inclemente SPD y unos incómodos sindica- Edmund Stoiber Ministro de Economía. Es actualmente ministro presidente de la región de Baviera y presidente de la CSU, el partido conservador coaligado a los democristianos de Ángela Merkel. El hombre que susurraba a Gerhard R. VILLAPADIERNA Franz Müntefering Vicecanciller y ministro de Trabajo. Presidente del partido socialdemócrata desde marzo de 2004, ayudó a suavizar la disidencia interna cuando el canciller inició sus reformas económicas. Wolfgang Schäuble Ministro del Interior. Pertenece a la CDU de la nueva canciller alemana, y fue considerado muchos años delfín de Helmut Kohl hasta que éste le arrastró en su caída dentro de la escena política. Peer Steinbrueck Ministro de Finanzas. Fue gobernador del länder más populoso de Alemania, Rhine- Westfalia del Norte. Colaboró con los conservadores de Merkel en las propuestas para recortar los subsidios públicos. tos, incapaces ambos de tragar más quina reformista, y puede servir a Merkel para disciplinar a un partido que Annette Schavan Ministra de Educación e Investigación. Por varias razones se la considera tándem de Ángela Merkel, y algunos estiman que será la mujer fuerte de la nueva canciller alemana. deberá refrendar la gran coalición. Tanto en el campo del SPD como de la CDU CSU se ha cuestionado en los últimos días la auténtica capacidad de dirección, gestión y maniobra de que gozará Merkel en el nuevo ejecutivo, aunque en la últimas horas el presidente del grupo parlamentario democristiano, Norbert Röttgen, minimizaba la cuestión. Al presentar las conclusiones de la ejecutiva, Franz Müntefering dijo de Steinmeier estar seguro de que sabrá representar convenientemente a nuestra nación en el mundo Tras la retirada de Schröder, Müntefering parece el líder indiscutible del SPD aunque para entrar en el gabinete dejará la presidencia del grupo parlamentario en manos de Peter Struck, viejo y moderado zorro. La cúpula del SPD confirma asimismo los nombres de los titulares de los ocho ministerios que ocuparán los socialdemócratas, en el que mantienen sus puestos las ministras Brigitte Zypries (Justicia) Heidemarie Wieczorek- Zeul (Cooperación y Ayuda al Desarrollo) y Ulla (Salud) No obstante casi todo por el momento es provisional y especulable, pues el SPD esperará hasta última hora del domingo para hacer saber si acepta o no respaldar con su presencia un gobierno presidido por la líder rival, la democristiana Angela Merkel. BERLÍN. El cerebro en la sombra de Schröder, Frank Walter Steinmeier, será con toda probabilidad el nuevo rostro de Alemania de puertas afuera, en lo que puede ser un triunfo postrero de la herencia diplomática del canciller saliente: la de dar una voz propia a Berlín. Steinmeier, apodado el hombre que susurraba al canciller abandona las grises entretelas de la cancillería para subir, no sólo al escenario político alemán, sino al internacional, como candidato del SPD a ministro de Asuntos Exteriores, en la gran coalición de Ángela Merkel. Promotor personal de la posición alemana en contra de la guerra en Irak, de la activa presión sobre Irán para el abandono de la energía nuclear y de la especial asociación diplomática y energética con Rusia, con Steinmeier al lado Merkel no tendrá fácil impulsar una diplomacia propia. La estrella silenciosa Reseñado por los expertos en cancillería por su mano izquierda en la mediación, atar cabos entre ministros peleados, y por no cometer nunca errores Steinmeier era considerado en los alrededores del distrito gubernamental como un trabajador tan incansable y eficiente como fino y sutil, del que ni sus enemigos sabían cómo hablar mal. Mi función está en las lindes de la gestión y la política ha dicho sobre su dificil catalogación ideológica y el semanario Die Woche lo llamó la estrella silenciosa del equipo. Nació en la Westfalia profunda, en Detmold (1956) y llevaba junto a Schröder desde los tiempos de éste como jefe de gobierno en Hannover, a comienzos de los años 90, pasando a hacerse cargo de la cancillería federal en julio de 1999. Desde allí se ha considerado a Steinmeier artífice de un nuevo patriotismo democrático y pacífico, que capitalizaría la admiración en el mundo por el sistema alemán y anticipa un papel crecientemente activo para Alemania en la esfera internacional, tras cinco décadas de purgatorio y reticencias.