Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional XV CUMBRE IBEROAMERICANA DE SALAMANCA VIERNES 14 10 2005 ABC Indigencia en América Latina 1990 2004 25 20 15 10 5 0 Índice de Gini Desigualdad Argentina Bolivia Brasil Chile Colombia Costa Rica Ecuador El Salvador España Guatemala de hogares que reciben remesas 55,0 %54,6 %43,1 %56,4 %57,8 %49,8 %38,5 %47,4 %44,6 %49,1 0 5 10 15 20 25 22,5 Fuente: Panorama Social de América Latina, CEPAL 2004 52,2 %44,7 %59,3 %57,1 %57,1 %46,5 %43,7 %53,2 %32,5 %59,9 Honduras México Nicaragua Panamá Paraguay Perú Portugal Rep. Dominicana Uruguay Venezuela 19,0 %18,1 %18,5 %19,4 %19,6 %18,6 1990 1997 2000 2001 2002 2003 2004 Rep. Dominicana Nicaragua El Salvador Uruguay Guatemala Honduras Ecuador México Paraguay Bolivia Perú 20,6 19,0 17,2 13,0 11,4 11,1 5,9 5,7 5,1 3,4 3,2 Fuente: Panorama Social de América Latina, CEPAL 2004 Real Instituto Elcano Fuente: Banco Mundial Real Instituto Elcano La pobreza y la indigencia han comenzado a reducirse desde el 2002 aunque todavía continúan en índices relativamente elevados, sobre todo en algunos países La mitad sur de América es la región de mayor desigualdad de renta del mundo. El índice Gini mide este factor: 0 total igualdad, 100 total desigualdad Uno de cada cinco hogares de República Dominicana y Nicaragua recibe remesas de dinero del exterior, lo que permite incrementar el consumo de la población Un año de elecciones que puede afianzar el eje populista y de izquierdas en el continente Persisten las abismales desigualdades de renta pese al avance económico b El Gobierno argentino trae como carta de presentación un canje de deuda privada sin precedentes en la historia, con recortes en algunos casos en torno al 70 por ciento CARMEN DE CARLOS MANUEL M. CASCANTE CORRESPONSALES BUENOS AIRES, MÉXICO. El subcontinente iberoamericano afronta un periodo marcado por un rosario de elecciones que puede afianzar el eje populista y de izquierdas ya abierto por Castro en Cuba, Chávez en Venezuela, Lula en Brasil, Kirchner en Argentina y Vázquez en Uruguay. En el terreno social los avances económicos no han logrado llegar al grueso de la población. La mitad de América sigue siendo la región con mayores desigualdades de renta del mundo. Los países del cono sur llegan a esta cumbre condicionados por sacudidas políticas, problemas de gobernabilidad o atrapados en procesos electorales que pocas veces transcurren por senderos despejados. Es el caso de Bolivia, donde las elecciones previstas para diciembre se retuercen en una maraña de conflictos que amenazan permanentemente con la suspensión de las mismas. Después de la salida compulsiva y consecutiva de dos presidentes, en menos de tres años (Gonzalo Sánchez de Lozada y su sucesor y ex vicepresidente, Carlos Mesa) el titular de la Corte Suprema se vio forzado a ejercer la Presidencia en junio. Eduardo Rodríguez Veltzé llegó con el objetivo de celebrar unos comicios en paz y transparentes pero la misma instancia judicial a la que perteneció (y volverá) le ha complicado el camino. Con la excusa de un fallo que reconsidera el reparto de escaños por zonas geo- gráficas, la convocatoria parece estar, de forma permanente, en la cuerda floja. Anticipado a posibles maniobras de última hora por sectores que se alarman ante la posible victoria de Evo Morales (líder cocalero e hijo putativo de Hugo Chávez) el presidente interino ha dicho lo que podría ser su última palabra: si se modifica la fecha del 4 de diciembre, presentará su dimisión irrevocable. Cambio y continuidad en Chile También con las elecciones en puerta, Chile llega a la cumbre con un gobierno satisfecho que consume sus últimas horas. Ricardo Lagos cederá el bastón de mando a su ex ministra y compañera socialista, Michelle Bachellet, favorita indiscutible en las elecciones del 11 de diciembre. Sólo una catástrofe podría echar por tierra las aspiraciones presidenciales de la primera mujer en Chile capaz de hacerse con las llaves del Palacio de La Moneda en su bautismo en las urnas. El país andino, punto de referencia de sus vecinos, no presenta un cuadro turbulento ni interno ni externo. No puede decirse lo mismo de Ecuador o Perú. El primero transcurre por vías accidentadas donde el descontento popular e indígena va en aumento. Con parte significativa de su población establecida en España y Estados Unidos, desde donde envían reservas que mantienen a flote el país, el Gobierno tiene interés en abordar los problemas de la emigración de sus compatriotas. El presidente Alfredo Palacio, en el poder como resultado de un virtual golpe de Estado que puso en la calle en el mes de abril a Lucio Gutiérrez, hoy exiliado en Bogotá, llega con la lengua fuera y la soga al cuello. La escena última (la de la cuerda en la garganta) podría incluir también, en primer plano, a Alejandro Toledo. El presidente peruano está a punto de terminar un mandato lleno de sinsabores. Poco ha disfrutado de las mieles del poder. Las expectativas levantadas en este indígena formado en EE. UU. se vinieron abajo desde las primeras semanas con acusaciones a su mujer, Eliane Karp y a él mismo, por cuestionados asuntos económicos y sueldos impropios. Toledo, mes a mes, semana tras semana y año tras año, no ha sido capaz de remontar una caída que le tiene sumido en unos índices de popularidad raquíticos. De nada ha servido un crecimiento sostenido y un cuadro en términos macroeconómicos prometedor. La población está empobrecida y el ciudadano de a pie no siente los beneficios de una economía que aparece boyante para todos... menos para ellos. La carta argentina Con óptica diferente se observa el fenómeno argentino. El Gobierno de Néstor Kirchner lleva como carta de presentación un canje de deuda privada sin precedentes en la historia, con recortes en algunos casos en torno al 70 por ciento, extremo celebrado por el arco parlamentario y la mayoría de la población. Únicamente los damnificados y unos pocos despistados critican la exitosa operación. Después del crack del 2001, Argentina muestra un crecimiento sostenido del 7 y 8 por ciento y su presidente unos índices de popularidad que, aunque Lagos se le aproxima, ningún otro mandatario en la cumbre puede poner sobre la mesa. Kirchner quiere tener un papel protagonista en Salamanca donde es posible que se dé a conocer un aperitivo del Acuerdo de Asociación Estratégica con España, pero el plato fuerte de las relaciones bilaterales lo degustará en el primer trimestre del 2006. El presidente de Argentina, en contra de su costumbre, volverá a viajar más allá de sus fronteras y repetirá visita para dar a conocer, a bombo y platillo, ese anuncio de la mano de José Luis Rodríguez Zapatero. Vale recordar que Kirchner llega a Salamanca a rastras y a pocos días de que se celebren unas elecciones legislativas, el domingo 23, que cuentan con su mujer como candidata y que anunció como un plebiscito a su gestión. Turbulencias en Brasil En vuelo turbulento aterrizará Luiz Inacio Lula da Silva. El presidente de Brasil atraviesa el peor momento de su gestión. Acosado con denuncias de financiación irregular en el PT y sobornos a legisladores, logra sostenerse en el poder pero se ha visto obligado a entregar la cabeza de algunos de sus colaboradores históricos como Josep Dirceu y José Genoino. Lula necesita, como agua en el desierto, recuperar su imagen y aguantar hasta las elecciones de abril, para intentar renovar la confianza de Brasil. De momento parece que ya no hay espacio para que su caso termine transformándose en una