Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión VIERNES 14 10 2005 ABC LA BURBUJA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7.28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. Mañana en LA GRIPE AVIAR Y EL LOBO QUE VIENE Error de concepto Ayer salía publicada una carta, en esta misma sección, de un lector catalán que comete un error conceptual que está muy extendido: que la balanza fiscal es la diferencia entre lo que los catalanes aportan y lo que reciben, lo cual es una enorme distorsión de la realidad. Lo que recaudan es consecuencia de la actividad que realizan en el resto de España (y fuera de España) y, sólo porque se ha pactado así, se considera que, por ejemplo, el IVA se ingresa en la sede del emisor de la factura, pero ese IVA se ha generado en la sede del comprador. Y eso es así porque desde hace cientos de años se ha producido en España una asignación de funciones y en ella a Cataluña se le ha encargado la producción de una serie de bienes y servicios. Y cuando los productores catalanes perdieron competitividad, se cerraron las fronteras (contingentes, aranceles y otros mecanismos protectores) para que la industria catalana pudiera vender más caro y el resto de los españoles pagaran más caros esos bienes y servicios que si se hubieran importado de otros países. Si olvidamos este principio y hacemos celdas estancas de cada región, deberemos crear conceptos como control de precios de transferencia, aranceles, retenciones para la repatriación de beneficios generados, etcétera, y cuya desaparición es una de las razones de la UE. Si buscamos una analogía en la UE, Alemania es neta contribuyente y España es neta perceptora. ¿Es Alemania generosa? ¿No será que a cambio de su contribución se asegura un mercado abierto, flexible y sin barreras para sus productos? Si aplicamos el concepto erróneo, los compradores de bienes y servicios que sienten que los productores catalanes han olvidado que el reparto de tareas exige invertir para obtener rentabilidad buscarán a otros que compartan su riqueza con solidaridad. Jaime Carbó Fernández. Madrid. Bajo los compromisos adquiridos Es tarea fácil inventarse ocho nombres para enmascarar una situación; lo difícil es enfrentarse con valentía a un compromiso que se tomó en horas bajas o en situación de inferioridad y que jamás debió adquirirse. Esta es la encrucijada en que se encuentra Zapatero, y toda España sabe que le sobran soberbia y ambición y que le faltan valentía y honestidad para rectificar el compromiso adquirido con sus socios. Lo peligroso del caso es que está dispuesto a hacer todo cuanto de él dependa para complacer a Maragall y a Carod- Rovira, que, arropados por Mas y Pujol, consideran que la ocasión se les presenta providencial para lograr sus viejos sueños de independencia, cuyo primer paso es el nuevo Estatuto. Sin embargo, sucede que somos muchos los españoles que no estamos dispuestos a consentirlo. Han sido muchas y autorizadas las voces que se han alzado contra los planes separatistas que en el fondo entraña el mencionado Estatuto. El mismo abucheo que el público asistente al desfile del Día de la Hispanidad dedicó al presidente del Gobierno es un síntoma evidente de descontento, que no debiera pasarle inadvertido. Temo, no obstante, que el Estatuto sea aprobado en el Parlamento con ciertas modificaciones de puro trámite, pero sin afectar al meollo de la cuestión, que en definitiva es respetar estrictamente la Constitución. Conocemos la maestría de determinados portavoces socialistas para manipular voluntades. Antonio Quesada. Barcelona. R ESULTA extraño que la Organización Mundial de la Salud haya difundido con tanto énfasis los riesgos que presenta la gripe aviar. Y aún más que los gobiernos se hayan apresurado a encargar unas vacunas por ahora inexistentes. Los unos corren el riesgo de que la población, insensibilizada ante amenazas que nunca llegaron a materializarse, se tome la advertencia con insensata desLUIS IGNACIO preocupación. PARADA Los otros tratan de encubrir su negligencia y la parvedad de fondos que han destinado a la investigación. Porque la existencia y la capacidad letal del virus H 5 N 1 se conocían hace tiempo. La pandemia de gripe de 1918, la de 1957 bautizada como gripe asiática y la de 1968, la gripe de Hong Kong que provocaron la muerte de cien millones de personas, presentaban muchas similitudes con la que ahora se denomina gripe aviar. Unos científicos del Hospital Monte Sinaí, de Nueva York, han reconstruido el virus de 1918 y han encontrado los mismos genes que parecen estar también implicados en la virulencia de los H 5 N 1. El peligro está en que ese virus salte la barrera de las especies, mute y sea capaz de transmitirse entre humanos en lugar de hacerlo entre animales y hombres. Hasta que el virus no dé el salto a los humanos no se podrá elaborar la vacuna apropiada. Pero entonces será demasiado tarde. Sólo uno de los cuatro antivirales existentes hoy podría tener algún efecto contra el H 5 N 1. Pero su patente está en manos de un laboratorio que se niega a liberarla y aceptar que se comercialice como genérico. Parece una actitud insolidaria y digna de que pueda aplicarse algún procedimiento de expropiación. Pero es la respuesta que merecen los políticos. Porque en todas las infecciones de origen insuficientemente conocido ha habido siempre ocultación de los hechos por parte de las autoridades sanitarias y comunicados tranquilizadores a cargo de los gobiernos que han retardado la inversión pública en la búsqueda de las causas y el hallazgo de los remedios. El arte de la danza Tamara Rojo, que recibirá esta semana el Príncipe de Asturias de las Artes, ha posado para Mujer hoy y se sincera en una entrevista. La bailarina, la mejor de su generación, se prepara como protagonista del ballet Blancanieves que estrenará el próximo 3 de noviembre. Además, el suplemento propone diez buenos trucos para desacelerar en la era de internet, del portátil y del zapping. Y, en maquillaje, los tonos del otoño: metalizados, violetas y tierra. leo en la portada de ABC que usted tiene ocho fórmulas para definir a Cataluña, y que pretende limpiar el Estatuto. Considero esta postura falta de personalidad en un presidente del Gobierno de España, que es indivisible, compuesta por 49 provincias, entre las cuales están las de Cataluña. Como demostración de no criticar por sistema ni por intereses políticos personales ni destructivos, le recuerdo que lo mismo escribí en este periódico (25 7 2004) del juego infantil del anterior presidente, señor Aznar, con los papeles del Centro Nacional de Inteligencia y el famoso cuaderno azul para designar a su sucesor. España no hay más que una, no intente usted desmembrarla por motivos e intereses personales. El pueblo español le votó a usted para gobernar con todas las consecuencias, con arreglo a los Estatutos aprobados en su día por consenso. Silverio Aguirre Campano. Madrid. El ejemplo de Alemania Una vez más los españoles debemos aprender de lo que ha pasado en Alemania. El resul- Las ocho fórmulas de Zapatero Señor Rodríguez Zapatero, tado de las elecciones en este país fue cuando menos desestabilizador. La primera economía europea, bajo la sombra del parón político. Las Bolsas y la cotización del euro fueron los primeros afectados, hasta que el sentido común y el sentido de Estado prevalecieron, formándose la gran alianza de los dos grandes partidos alemanes (esto sí que es un Alianza de Civilizaciones) Democristianos y socialdemócratas han unido fuerzas por el bien común. Con el sueño de hacer de Alemania lo que fue, la primera potencia europea. La situación política actual en España es ingobernable. No porque no se pueda corregir, sino porque el sectarismo y radicalismo del partido gobernante le ciega ante profundas razones de Estado (la crisis del Estatut, el plan Ibarretxe, Pacto de las Libertades y contra el Terrorismo, la guerra del agua... No se equivocaba Zapatero al apostar por Alemania, gran país sin duda, pero sí se equivocó al apostar por una sola persona en Alemania. Errar es de humanos, corregir es de sabios, no querer hacerlo cuando sabes que te has equivocado es de necios. Rafael Calvo Basarán. Londres.