Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión VIERNES 14 10 2005 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: IGNACIO CAMACHO Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil ESTA VEZ, SÍ E CUMBRE IBEROAMERICANA: LAS AMISTADES PELIGROSAS DE ZAPATERO A relativa prosperidad que ha alcanzado Iberoamérica en los últimos años es prácticamente inédita para el establecimiento de un marco democrático estable en una región tradicionalmente atormentada desde el punto de vista político, uno de los principales lastres que ha impedido el bienestar de los pueblos que la habitan. Pero esos buenos y esperanzadores mimbres corren el riesgo de corromperse tras el auge del populismo impulsado, principalmente, por Hugo Chávez con las plusvalías que a Venezuela le está reportando el alza incontenible del precio del crudo. Su expansión continental, muy en el espíritu del movimiento bolivariano, tiene su mejor expresión en la televisión panamericana montada por el presidente venezolano para adoctrinar masivamente a la región. Aliada con el indigenismo y con los rescoldos del marxismo derrotado con el derribo del muro de Berlín, esta corriente proyecta sus sombras sobre la viabilidad democrática de buena parte de los países iberoamericanos. Porque la convergencia de intereses cubanos y venezolanos es aquí cada vez más notoria y su capacidad de infiltración en la zona del Caribe, por ejemplo, aumenta. Por eso, la política seguida por el Gobierno de Zapatero es en relación con Caracas y La Habana preocupante. Primero, porque exhibe los tics trasnochados de un izquierdismo propio de los años 70. Segundo, porque en la práctica ha supuesto un importante estímulo de respetabilidad para Castro y Chávez, que ha comprometido seriamente la credibilidad exterior de España. Que nuestro país se avenga a esa inflexión política resulta sorprendente y desvirtúa el ciclo de buen clima que se venía observando, con el único nubarrón dictatorial que supone Castro, que de nuevo vuelve a monopolizar la agenda de una Cumbre Iberoamericana como la que hoy se inaugura en Salamanca. Ésta L debería otorgar protagonismo a los líderes responsables que acuden a una cita que tiene en sí misma una importancia incuestionable y que debe estar por encima de la ideologización y más centrada en ayudar a resolver los problemas e inquietudes reales de la región. Porque a tenor de lo ocurrido en las vísperas, el Gobierno español intensificará aún más si cabe su admiración hacia esa izquierda populista. Es difícil creer que se haya aceptado incluir entre las propuestas de resolución la condena al embargo estadounidense (que el texto califica de bloqueo acatando sin rechistar la terminología de La Habana) e instar a Estados Unidos a que extradite, como solicitó el régimen castrista, a Luis Posada Carriles, al margen de que sea el autor intelectual de un atentado. Y es inaceptable porque ambas concesiones responden a las condiciones que había impuesto Castro horas antes de dar plantón al Ejecutivo de Zapatero, anfitrión del cónclave. Se trata de una claudicación irresponsable y del segundo desaire (el anterior fue en el desfile del 12- O) a España en una semana. Aunque al final Castro no esté presente en Salamanca, resulta penoso que el Gobierno se haya plegado a sus deseos, olvidando así la bofetada que el dictador infligió a nuestro país cuando se negó a suscribir una declaración contra ETA. Esta circunstancia pone de nuevo en evidencia a un Gobierno que parece decidido a seguir dañando la imagen de España como un país occidental digno de tal nombre. Porque resulta altamente revelador que lo más importante para Cuba y Venezuela en Salamanca no sea la Cumbre- -como prueba valga la ausencia de Castro- sino la celebración de un encuentro auspiciado por el mundo radical vasco, con activa implicación de Batasuna- -una organización terrorista- Ése es el foro que concita el verdadero interés de los gobiernos de Caracas y La Habana. Un ejemplo más de las amistades peligrosas del Ejecutivo de Zapatero. STA vez, la Academia sueca- -envuelta en el mar de fondo de las acusaciones de amañar los premios- -decidió abandonar el carril de las veleidades y apostó por el dramaturgo británico Harold Pinter, nuevo Nobel de Literatura. Más allá del marcado perfil ideológico que caracteriza al galardonado, la producción literaria de Pinter lleva el marchamo de la excelencia. Aunque su nombre no estaba en las quinielas, la dilatada carrera del autor de La fiesta de cumpleaños El portero o El retorno al hogar le convierte en el más destacado representante del drama inglés de la segunda mitad del siglo XX. Este mismo año, Pinter decidió abandonar la dramaturgia para centrarse en la poesía y el activismo político- -especialmente en la condena de la guerra de Irak- Otras formas de expresión literaria. Harold Pinter, Nobel de Literatura REUTERS EL ESTATUTO Y SANTA RITA L CONSULTA AL CONSEJO DE ESTADO L presidente del Gobierno está dando a conocer que va a remediar las inconstitucionalidades del proyecto de Estatuto catalán. Con ocurrencias dignas de mejor causa, Rodríguez Zapatero ha dicho que tiene hasta ocho fórmulas para acomodar la definición de Cataluña al artículo 2 de la Constitución. Al parecer, todo consiste en buscarle un sustantivo milagroso al adjetivo nacional (entidad, realidad, comunidad) como si el problema fuera de sintaxis. Pero parece recomendable tomarse en serio el asunto y resolver las dudas de inconstitucionalidad por cauces menos creativos y más técnicos. Por ejemplo, el Gobierno haría bien en solicitar del Consejo de Estado un dictamen sobre el proyecto, teniendo en cuenta que casi todos los partidos dan por hecho que hay aspectos inconstitucionales en la propuesta, pero no existe un informe solvente que los identifique concretamente. La consulta al Consejo de Estado no es preceptiva porque, formalmente, el texto es una propuesta elaborada por la Cámara catalana, pero parece razonable que el Ejecutivo se deje asesorar por el órgano encargado de esta función y que además tiene entre sus competencias el dictamen sobre anteproyectos de reforma constitucional y sobre asuntos de Estado a los que el Gobierno reconozca especial trascendencia Ese proyecto no es una reforma constitucional sólo E porque no se le ha dado esta denominación; materialmente, es una propuesta de revisión de los principales contenidos de la Constitución. Si el Gobierno ha pedido al Consejo de Estado que le prepare la reforma constitucional para cambiar el Senado o instaurar la igualdad de sexo en la Sucesión a la Corona, tanto más necesario será en este caso, que reviste una trascendencia sustancial. En principio, ningún dictamen del Consejo de Estado sobre un proyecto legislativo es vinculante, ni siquiera cuando es preceptivo, como ya demostró el Gobierno al hacer caso omiso de las advertencias de esta institución sobre la probable inconstitucionalidad del matrimonio homosexual. Pero en este caso sí debería asumirlo como moral y políticamente vinculante, al igual que los del CGPJ y el Tribunal de Cuentas. Si el Ejecutivo acude a estos órganos contribuirá a mejorar el debate político y jurídico sobre el proyecto. No debería temer el resultado de la consulta. Su opinión tendría una influencia beneficiosa y más transparente que la de los expertos consultados por Administraciones Públicas o el PSOE, que ya consideraron que el proyecto contiene una invasión masiva e injustificada de competencias del Estado. Siempre es mejor la ayuda de los especialistas que fiar todo a los arrebatos léxicos del jefe del Ejecutivo. AS ocho fórmulas de Zapatero para cuadrar el círculo de las reivindicaciones nacionalistas dentro del marco de la Constitución tuvieron ayer cumplida respuesta por parte de ERC y CiU, que amenazaron- -nada veladamente, por cierto- -con retirar el proyecto de reforma del Estatuto catalán si el presidente del Gobierno cumplía lo dicho. Antes de que Zapatero empiece a sacarle brillo al texto para dejarlo como una patena, desde Cataluña le recuerdan que fue él quien se comprometió, por activa y por pasiva, a impulsar el Estatuto viniera como viniera del Parlament. O dicho de otro modo: Santa Rita, Rita... En esas estamos: Rodríguez Zapatero buscando fórmulas, y los nacionalistas catalanes descuadrando el círculo, nada virtuoso, de La Moncloa. VACAS FLACAS E L Banco Central Europeo, con los datos en la mano, dibuja un panorama económico nada prometedor que supone un serio toque de atención y un aviso a navegantes: con los niveles de inflación actuales- -que se lo digan a España- -es difícil, por no decir imposible, mantener el precio del dinero. Y como en asuntos económicos el eje trasatlántico es una realidad incuestionable por la fuerza del mercado, todo apunta a que los tipos de interés, a corto o medio plazo, van a subir de la misma manera que lo han hecho en Estados Unidos. Crudo diagnóstico para tiempos de turbulencias monetarias. Cuidado con el bolsillo.