Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 JUEVES 13 10 2005 ABC Sociedad Proyección de la población mundial en 2050 ÁFRICA ASIA ESTADOS ÁRABES EUROPA CARIBE 113,82 3905,4 1.937,0 905,9 Población total 2005 (millones) Proyección de población 2050 (millones) Población total 2005 (millones) 33,59 5217,2 86,39 -10,31 18,67 321,1 Proyección de población 2050 (millones) Población total 2005 (millones) 598,5 Proyección de población 2050 (millones) 728,4 Población total 2005 (millones) 653,3 Proyección de población 2050 (millones) 39,1 Población total 2005 (millones) 46,4 Proyección de población 2050 (millones) Población urbana: 39 Población urbana: 39 Población urbana: 55 Población urbana: 73 Población urbana: 64 La ONU denuncia que una de cada tres mujeres en el mundo es maltratada o violada La violencia mata o discapacita a más mujeres de entre 15 y 44 años que el cáncer el maltrato por razones como negarse a tener relaciones sexuales, hablar con otros hombres o no preparar la comida a tiempo R. BARROSO MADRID. A pesar de los esfuerzos, de la proclamación de días mundiales e internacionales y de las declaraciones de intenciones de muchos gobiernos, la igualdad en el mundo está lejos de conseguirse. Y sobre todo para la mujeres: una de cada tres es golpeada, obligada a entablar relaciones sexuales bajo coacción o maltratada de otra manera. Hay 600 millones de mujeres analfabetas, trabajan en empleos más peligrosos, tienen menos derechos y son las principales víctimas del tráfico sexual... Se trata de cifras presentadas por Naciones Unidas en su último informe Estado de la población mundial y que en ningún caso reflejan el drama personal al que estas mujeres deben enfrentarse. Las consecuencias de la violencia por motivos de género son devastadoras: mata o discapacita a más mujeres de entre 15 y 44 años que las que son víctimas del cáncer. Una enfermedad que provoca al año siete millones de muertes. La violencia por motivos de género asume muchas formas- -tanto psicológicas como físicas- -y abarca la doméstica, la violación, la mutilación genital o el asesinato. Pero además, la violencia puede comenzar incluso en el útero, mediante la selección prenatal en función del sexo, y continuar más tarde, con el infanticidio femenib Muchas justifican no, el descuido y los malos tratos. Un ejemplo de todo ello es que solamente en Asia hay al menos 60 millones de niñas desaparecidas No obstante, es la violencia doméstica la que mayor incidencia tiene, ya que en algunos países la sufren entre un 10 y un 69 por ciento de las mujeres. Una situación que muchas de ellas consideran justificable por razones como negarse a tener relaciones sexuales, hablar con otros hombres o no preparar la comida a tiempo. Menores en primera línea Pero, para mayor gravedad, este maltrato es ejercido, en muchos casos, contra menores. Las cifras hablan por sí solas: la mitad de los ataques sexuales son perpetrados contra niñas de 15 años o más jóvenes. Además, la violencia tiene serias consecuencias no sólo sobre las mujeres, sino también sobre sus hijos. Un estudio realizado en Nicaragua comprobó que un 63 por ciento de los hijos de mujeres víctimas de abusos debían repetir un año escolar y, en promedio, abandonan la escuela cuatro años antes que los demás. La violencia contra la mujer afecta sobremanera a su salud tanto física como mental. Por todo ello, la ONU exhorta a los gobiernos a realizar una campaña mundial para eliminar la violencia contra la mujeres y niñas. Naciones Unidas es tajante en otra de sus conclusiones del informe, al asegurar que los esfuerzos internacionales para disminuir la pobreza están condenados al fracaso, a menos que los dirigentes del mundo actúen desde ahora para poner fin a la discrimina- La violencia ejercida contra las mujeres afecta al desarrollo de sus hijos ción sexual No en vano, las diferencias por sexo se acusan en muchos ámbitos. Así, y a pesar de los progresos legislativos de algunos de los países más pobres, el ritmo del cambio es demasiado lento Todavía unos 600 millones de mujeres son analfabetas en el mundo, frente a 320 millones de hombres. Aunque aumenta el acceso a la Educación Primaria, sólo el 69 por ciento de las niñas en el sur de Asia y el ONU 49 en el África subsahariana llegan al final de este ciclo de estudios. A nivel secundario, la brecha es todavía más grande: solamente el cuatro y el 30 por ciento terminan sus estudios El informe señala que para las mujeres y las niñas la Educación Secundaria redunda en mejores perspectivas económicas, mejor salud reproductiva, mayor conciencia sobre enfermedades como el VIH... Pero además, sus