Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 Madrid JUEVES 13 10 2005 ABC ¿Dónde van los animales salvajes cuando están heridos? Grefa, una ONG protectora de la naturaleza, se dedica desde hace 24 años a recoger, curar y reintroducir a decenas de especies en peligro de extinción en la región, muchas veces presas de cazadores furtivos. Situados en Majadahonda, pronto se mudarán a un centro más moderno para seguir cuidando de la Naturaleza Un hospital para el buitre leonado TEXTO: MIGUEL DOMINGO GARCÍA MADRID. Primillas, búhos chicos, halcones y cigüeñas negras, águilas imperiales y, por supuesto, el buitre leonado y negro, dos de las grandes aves autóctonas de la Comunidad de Madrid. Son algunas de las decenas de especies salvajes que cada año ingresan en un peculiar hospital de fauna salvaje que la asociación protectora Grefa (Grupo de Rehabilitación de la Fauna Autóctona y su Hábitat) posee desde hace más de 21 años en el muni- cipio de Majadahonda. A todos se los encuentran enfermos, heridos, o huérfanos... Una gran mayoría, casi uno de cada cuatro, son pequeños polluelos, caídos del nido o arrebatados de sus madres. En este peculiar hospital encuentran una oportunidad de seguir viviendo y superar sus heridas, demasiadas veces provocadas por el hombre. Son también numerosos los reptiles que llegan atropellados en una carretera, o perdidos en una urbanización. Sin embargo, la mayoría de los pacientes son plumíferos. Por supuesto, no hay restricciones en cuanto a especies. Todas tienen cabida en Grefa... o casi todas: No tratamos animales domésticos, aunque son muchos los que nos los traen heridos; pero para eso están los veterinarios afirma Ernesto Álvarez, presidente de la asociación. Además, los voluntarios y trabajadores no suelen ponerles nombre, para no encariñarse con ellos. Cuanto menos contacto tengamos con los animales mejor; no podemos mimarlos explica Ernesto Álvarez. De hecho, los padrinos tienen sólo derecho a ver a los animales una vez y durante su suelta, una vez curados, pero nunca durante su tratamiento, porque si no, entran en fase de troquelado -cuando se acostumbran al ser humano- y lo que buscamos es lo contrario, que nos teman por decirlo de alguna manera Dos hectáreas de hospital El último pequeño aguilucho recogido en el centro nació en un campo de trigo, poco antes de la cosecha. Herido en un ala, fue trasladado inmediatamente a la sala de cuidados intensivos del hospital. Allí, bajo la atenta mirada de los enfermeros, pasó pocos días antes de ser trasladado al quirófano. Ahora descansa en un recinto cerrado, junto a otro aguilucho de su misma especie, que por sus heridas es ya irrecuperable Estos irrecuperables Grupo Grefa Desde 1981, Grefa trabaja por el cuidado de los animales protegidos. Cada año, el hospital que tienen en Majadahonda incrementa en casi 1.000 los animales. En 2004 se recogió 2.245 individuos. El verano es la época de más trabajo. De los 250 ejemplares ingresados en mayo se llega a los 500 en junio. La gran mayoría (553) fueron puestos en libertad, aunque otros muchos deben ser sacrificados (241) o permanecen en el centro por ser irrecuperables (241) Uno de cada cuatro animales hospitalizado son polluelos huérfanos, caídos del nido. El pasado mes de mayo, enviaron 15 buitres leonados rehabilitaron a un parque natural de Italia. Un programa de reintroducción de la especie realizado ya en Sicilia, Asturias y pronto en los Balcanes.