Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 Madrid JUEVES 13 10 2005 ABC SE DICE SE COMENTA ALGO MÁS QUE UNA CONFERENCIA Sabido es que cada gesto político Gallardón rara vez pasa desapercibido. Como era de prever, el anuncio de su conferencia, el próximo lunes en el Club Siglo XXI, no iba a ser una excepción. Así es, sobre todo tras saber que será presentado por el propio Mariano Rajoy. Desde que se ha conocido este gesto del líder del PP hacia el alcalde, algunos se han frotado los ojos, otros se han frotado las manos y los hay que se han puesto algo nerviosos. Para evitar interpretaciones, todos guardarán sus sentimientos y acudirán en bloque. MADRID AL DÍA EL PP Y LA CRISIS DE TORREJÓN El PP sigue muy de cerca la crisis institucional en el Ayuntamiento de Torrejón. A tal punto llega su preocupación por encontrar una salida que nadie quiere quedarse sin dar su opinión sobre la fórmula más adecuada para recomponer la alcaldía. De hecho, en alguna ocasión hasta se ha escuchado más de una voz que suenan con distinta letra. Cada una de estas voces se siente respaldada por la máxima superioridad dentro del partido. ¿Quién está en lo cierto? Urge la respuesta porque la duda sólo sirve para alimentar desconfianzas. EL DEJFILE IGNACIO RUIZ QUINTANO LA OPINIÓN DEL LECTOR Pueden dirigir sus cartas a esta sección: Correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Fax: 917 424 104. Correo electrónico: madrid abc. es Madrid me mata Miedo da salir, cada mañana, causa son las obras de la M- 30, que seguramente serán necesarias y se traducirán en mejoras, pero estoy segura que esthacia el puesto de trabajo. La án dejando un saldo terrible de dramas humanos. Carriles estrechados, separadores de hormigón. Eso, sin contar con que las señalizaciones cambian cada noche, lo que se traduce en nuevas sorpresas para los conductores. El progreso es necesario pero ¿a este precio? María José Veiga ción en el gasto de agua. Me pregunto quién vigila, quién se encarga de comprobar que los jardines no se riegan. Porque, si no ocurre así, resultaría que los mensajes no son más que palabras, y las campañas de ahorro se quedan en papel mojado. Antonio López Romero Sólo una muestra Me refiero a las obras que se están realizando en el paseo de las Delicias, como consecuencia de la remodelación de la línea 3 de Metro. Ha supuesto la tala, que no trasplante, de plataneras de más de 50 años. Es una muestra de la desidia por lo público y de la demagogia política. Jose Rafael Gutiérrez Vizuete CHEMA BARROSO El norte, a vueltas con los aviones Las quejas de San Sebastián de los Reyes por los ruidos de los aviones no han encontrado eco favorable, y Aena sigue sin hacer caso. Muchas personas se han visto obligadas a vender sus casas. Esperemos que las leyes españolas y europeas les apoyen. ¿Quién controla? Se escuchan mensajes de los políticos pidiendo conten- DIMES Y DIRETES Y VINIERON SERES HUMANOS a vieja frase recordada mo Madrid. Siempre fuimos la por M. FRITZ Necesitáciudad donde nadie se siente fobamos mano de obra y virastero. Sin duda, nuestros nivenieron seres humanos tiene cales de receptividad siguen sienda vez más escenarios. La movido altos, pero, en parte por el núlidad internacional se ha globamero, en parte por la diversidad, lizado. Ha crecido el número de observamos actitudes de crecienRAFAEL inmigrantes, la presencia de te sospecha ante la inmigraPUYOL mujeres entre ellos, las causas ción. Mi amigo A. Izquierdo repor las que se mueven y el númecordaba algunas de las manifesro de países emisores y receptores. Cataciones de esa suspicacia ante los exda vez menos territorios quedan al martranjeros. Si un emigrante se casa con gen de los grandes trasvases transnaotro de su misma cultura se le califica de cionales. matrimonio étnico, sospechoso de ser Después de tantos años de peregrinapoco propenso a la integración. Si una je, España se ha convertido en un país mujer extranjera se casa con un español de atracción. El país entero y particulartalludito, probablemente (se sospecha) mente algunas de sus comunidades, coestamos ante un matrimonio de conve- L niencia. Si un hombre lleva al altar o al registro a una extranjera vete a ver que pretende. Si la inmigrante permanece soltera lo más probable es que acabe en las garras de la promiscuidad o de la prostitución. Si da a luz un bebé en el país es para evitar la expulsión y favorecer la adquisición de la nacionalidad o residencia. Si lo trae consigo ese niño a está condenado al fracaso escolar. Si fallece entre nosotros, sus papeles permitirán acreditar a otro compatriota con nombre falso. Siempre consideramos que algunas de estas circunstancias demográficas eran manifestaciones de arraigo e integración. Pero ahora vemos estos actos naturales, estas pretensiones y derechos lógicos como sospechosos. Nadie puede negar que detrás de algunos de tales comportamientos laten aspiraciones espureas alejadas del fin prioritario que persiguen. Pero, como sucede tantas veces con la inmigración, no cabe en este terreno generalizaciones abusivas. Los inmigrantes que vienen son seres humanos que como nosotros aspiran a casarse y tener hijos y que no pueden evitar morirse. El amor, la maternidad y la muerte son hechos universales que no deberían ser objeto de desconfianza. Ex rector de la Universidad Complutense l tío que llamó gilipollas a Blair había repartido en plan Manolo Morán llaveros, gemelos y pañuelos con la bandera para preparar el ánimo de lo que popularmente, en Madrid, se conoce como el Dejfile en reconocimiento al valor y a la destreza en el manejo manchego del machete de la jota del tío que llamó gilipollas a Blair, que es un tío- -el tío, no Blair- -con trazas de cenizo. De hecho, quedarse a solas con él es una temeridad sólo al alcance de Donald Rumsfeld, a quien no le importará exponerse a ser denunciado falsamente por agresión. Allá él. El tío que llamó gilipollas a Blair ha empujado a la Legión de Millán Astray a correr en Iraq, donde todavía la están cacareando, y a chiflar en Melilla, donde, como que te chiflo y sales, todavía la están jazzbandeando Y llegó el Dejfile ¡Hay llaveroj, gemeloj, pañueloj... Y, con el Dejfile en este desierto que era Madrid hasta el día de ayer... llovió. Nosotros, los carlistas, organizamos un desfile y nos sale una romería decía, resignado, cuando la guerra, el conde de Rodezno. El tío que llamó gilipollas a Blair no es tan progre como para echárselas de carlista, pero organiza un desfile y le sale una kermese heroica y bolivariana. ¿No era éste el Día de la Raza? Ya lo gritó Almodóvar: Demos una oportunidad a otro modelo de democracia, la democracia bolivariana ¿Aló, Presidente? Bienvenida, Venezuela, a esta nación de naciones que el tío que llamó gilipollas a Blair va a hacer de España. ¿Nación de naciones? Conejo de conejos dirían los antiguos. Con tomate o a la cazadora, como los sirven en Casa Miro, en Titulcia. Ahí anduvo acantonada una legión romana. Pero en la Castellana no había romanos, sino franceses: gloriosos aniquiladores de la aviación de Costa de Marfil. ¡Hay llaveroj, gemeloj, pañueloj... Y agua. Lo que no hubo, en cambio, fue viento, que es el verdadero enemigo de España: derriba nuestros helicópteros, abrasa nuestros montes... El viento de la Historia sopla en contra nuestra: Merkel, Bush, Blair... La vicepresidenta anotó en su diario: La guerra, ¡humm! es como el viento Y ahora, hala, a multar a los abucheadores. E