Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional JUEVES 13 10 2005 ABC La muerte del ministro del Interior sirio agrega incertidumbre al caso Hariri Kanaan anunció su destino en una entrevista dos horas antes del suicidio de que el político sirio no es más que la punta del iceberg de los oscuros sucesos alrededor del atentado contra el ex primer ministro libanés MARIO FERRER. SERVICIO ESPECIAL JERUSALÉN. Ghazi Kanaan, ministro sirio del Interior, era una de las figuras clave de una investigación internacional a la que Siria tiene gran temor, la del brutal asesinato el pasado 14 de febrero del ex primer ministro libanés Rafik Hariri. Hace tan sólo tres semanas fue interrogado por el fiscal alemán Detlev Mehlis, y su muerte ayer en un aparente suicido- -un tiro en la boca- -sólo levanta una mayor polvareda de incertidumbre alrededor de uno de los episodios más dramáticos y convulsos de Oriente Medio en los últimos años. Nadie sabe por el momento por dónde podrían ir las conclusiones de la comisión creada por Naciones Unidas para investigar el asesinato del ex primer ministro, pero no son pocos los que relacionan la prevista entrega del informe el día 21 con la muerte de Kanaan. En una escueta nota de prensa, la agencia oficial siria de noticias SANA comunicaba que se ha suicidado en su oficina antes del mediodía y que las autoridades realizan las investigaciones pertinentes para tratar de aclarar todos los extremos del suceso. Pero ¿se trata realmente de un suicidio? Los opositores libaneses a la presencia e influencia siria en su país, la misma que tras el asesinato de Hariri dirigió su dedo a acusador hacia Damasco, no lo cree así, ni está dispuesta a aceptarlo. b Prevalece la opinión Toda una vida entre la familia de los Assad M. F. Hombre de confianza del padre, instructor del hijo. De 63 años de edad, el fallecido ministro sirio del Interior sirio, Ghazi Kanaan, era uno de los hombres de confianza del fallecido presidente Hafez el- Assad, quien a principios de los años ochenta depositó en sus manos las llaves del Líbano para que ese país entrara en la esfera de influencia de Damasco. Como jefe de los servicios de información sirios en el territorio libanés, Kanaan se encargó de afianzar el predominio de Assad en la política de Beirut, por lo que se le considera responsable, a veces directo, otras indirecto, de algunas de las ejecuciones de opositores políticos libaneses. También se le cree el cerebro de las estrechas relaciones entre su Gobierno y la organización libanesa por- iraní Hizbolá, y de la política de permeabilidad para que esa organización pudiera aprovisionarse de armamento a través de Damasco. Con el actual presidente sirio, Bachar, le unen vínculos de sangre a través de su madre, Anisa, y una relación personal desde la muerte de su hermano mayor Basel en 1994, cuando Hafez le encargó que le preparara para la presidencia. Directorio de Seguridad Política y un año después a ministro del Interior, un cargo desde el que, en regímenes como el de Siria, se controla toda la seguridad del Estado. Punto neurálgico Y no sólo en Siria. Desde su regreso a casa, Kanaan conservó sus estrechas relaciones con los jefes pro- sirios de la seguridad libanesa, lo que le convirtió automáticamente en cruce neurálgico de las investigaciones sobre el caso Hariri, detonante de una ola de protestas callejeras y presiones internacionales que forzaron a Damasco a retirar sus fuerzas del Líbano. Si es o no la cabeza de turco seleccionada por el presidente Bachar al- Assad no es más que pura especulación, pero en unas declaraciones a la Voz del Líbano, dos horas antes de su muerte, Kanaan parecía conocer su inminente y trágico destino. En la entrevista, negaba algunos de los rumores sobre las posibles conclusiones de la comisión, y aseguraba que él, personalmente, no tenía razón para asesinar a Hariri, porque había recibido del ex primer ministro hasta 10 millones de dólares También pidió a la periodista que le entrevistaba que difundiera sus palabras a todos los medios, porque estas son definitivamente mis últimas declaraciones Ghazi Kanaan EPA Todos los indicios apuntan a que el supuesto suicidio del político sirio fue organizado Grandes sospechas Tampoco lo cree uno de los mayores expertos israelíes sobre historia política siria, Eyal Zisser, profesor de la Universidad de Tel Aviv y autor de La Siria de Assad en un cruce de caminos Para el académico, no está claro aún si Kanaan se ha suicidado o ha sido eliminado, pero lo que sí parece es que en cualquiera de las dos circunstancias ha sido algo organizado. Por lo visto los sirios han decidido buscar una cabeza de turco, alguien a quien culpar sin que arrastre mayores consecuencias La tan cacareada relación con el informe Mehlis se inspira fundamentalmente en que Kanaan fue, entre los años 1982 y 2003, el jefe de los servicios de información sirios en el país del cedro, un territorio que Damasco reivindica como parte de la Gran Siria desde hace décadas. No sin razón le llamaban El hombre fuerte del Líbano o El verdadero gobernante una función en el que puso todo su empeño y por la que Damasco le retribuyó en 2003 con el ascenso a jefe del poderoso EPA Liberia elige a oscuras a sus representantes políticos ABC. El pasado martes, después de catorce años de guerra civil, Liberia acudió a las urnas para elegir a su nuevo presidente, 30 senadores y 64 diputados. La asistencia de casi un 80 por ciento de los electores a las urnas y la suavidad con la que se desarrollaron los comicios ha provocado palabras de admiración en todos los observadores internacionales que acudieron a la cita. Liberia, país atrasado y pobre, no cuenta, sin embargo, con una infraestructura adecuada. Como prueba de ello esta fotografía, tomada ayer al cierre de las urnas en un colegio electoral de Monrovia, donde los interventores toman notas a la luz de una vela.