Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional LA CRISIS DE LA INMIGRACIÓN LAS CARAVANAS DE LA VERGÜENZA JUEVES 13 10 2005 ABC El padre de un herido en Afganistán dice que el Cougar cayó porque fue atacado b Rafael Peñafiel, padre de uno de los militares del helicóptero que aterrizó de emergencia, asegura que su hijo vio a dos árabes disparar contra los aparatos SERVIMEDIA MADRID. El padre del soldado Gregorio Peñafiel, uno de los heridos en el siniestro de los dos Cougar el pasado mes de agosto en Afganistán, en el que fallecieron 17 militares, aseguró ayer que lo sucedido no fue un accidente, como defiende el Gobierno, sino que los helicópteros fueron atacados. Según declaró Rafael Peñafiel a la cadena COPE, dos minutos antes del accidente se comunicaron los pilotos. Y dijeron que iba muy bien, que todo iba muy bien y allí no había viento ni había nada y es cuando ocurrió lo que llaman, o lo que se hace llamar, el accidente. O sea, el otro se estrelló, y el de mi hijo dio contra la rocas. Y entonces vieron a dos árabes salir corriendo y entonces es cuando uno empezó a dispararles En declaraciones a Popular Televisión, Rafael Peñafiel acusó al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de querer tapar lo ocurrido, ya que lo que se produjo no fue un accidente, sino un ataque Rafael Peñafiel señaló que la prueba de ello es que Rodriguez Zapatero sólo pasó de puntillas por la investigación de lo ocurrido durante su comparecencia en el Congreso de los Diputados Peñafiel llegó a asegurar que el Gobierno les ha pedido a los tripulantes del segundo helicóptero que no digan nada en relación a lo ocurrido y, por ello, agregó, a mi hijo le tienen entre algodones para que no hable. El padre del militar herido descartó que el accidente se debiera a una ráfaga de aire, ya que su hijo pudo hablar dos minutos antes de lo ocurrido con uno de los pilotos fallecidos que le trasladó que la situación estaba tranquila Otra de las críticas se centró en que nadie puede ocultar que las tropas españolas no iban a Afganistán en misión de paz, sino a un territorio repleto de terroristas que con facilidad se puede comparar con Irak. Allí, en misión humanitaria no van por la sencilla razón de que allí están en guerra. Allí hay muchos talibanes, muchos. Lo que ocurre es que no quiere- -Zapatero- -que la opinión pública se le eche encima porque dirán: bueno, qué pasa, se traen las tropas de Irak diciendo que allí están en guerra, y ahora resulta que los manda a ellos concluyó el padre del militar herido en el choque del segundo helicóptero. Varios autobuses con inmigrantes de Senegal llegan a la ciudad de Guelmín tras haber circulado varios días por el desierto AFP Fue el mismísimo Mohamed VI quien ordenó detener las expulsiones en masa de subsaharianos hacia Mauritania cuando los autobuses habían pasado Dajla Marruecos intenta dar marcha atrás TEXTO: LUIS DE VEGA. ENVIADO ESPECIAL DAJLA (SAHARA OCCIDENTAL) El poder de la televisión se ha vuelto a poner de manifiesto. Las imágenes de centenares de inmigrantes tirados en medio del desierto. Las imágenes de esos subsaharianos esposados y trasladados como ganado durante días en autobuses. Incluso las imágenes contadas pero no vistas. Todas han acabado por tener un efecto fulminante y han llevado a Marruecos a intentar deshacer el entuerto. Las autoridades están intentando agrupar en distintas ciudades- -Dajla y Esmara en el Sahara Occidental y Guelmín al sur de Agadir- -a los pasajeros de las decenas autocares que llevan días dando vueltas en viajes interminables. En segundo lugar, en la arena diplomática, Rabat intenta cerrar nuevos acuerdos de repatriación con países africanos. Lo tenían con Nigeria y lo acaban de cerrar en plena crisis de las vallas con Malí y Senegal. Esto está facilitando la continua salida de aviones desde el aeropuerto de Uxda hacia Dakar- -ya salieron cuatro vuelos con 549 senegaleses- -y Bamako. De los 606 malienses recogidos del desierto, 140 salieron ayer por la mañana hacia su país y otros 140 tenían previsto hacerlo a lo largo de la tarde. En total serán cinco vuelos a Malí, uno de ellos fletado por la Organización Internacional de las Migraciones. Rabat espera poner fin al problema comenzando a trasladar a Uxda al resto de desplazados hace días en el desierto, unos 2.000 más aproximadamente. A última hora de ayer se esperaba en Dajla la llegada del embajador de Guinea Conakry en Marruecos para buscar soluciones sobre el terreno. En la antigua Villa Cisneros de la época española seguían ayer instalados unos 160 subsaharianos en lo que fue un cuartel de la Legión. Y todo a pesar de que en Rabat el ministro del Interior, Mustafá Sahel, dijera en público que La ONU busca a un grupo de inmigrantes en el desierto Las Fuerzas de Seguridad de Marruecos custodiaban ayer Esmara. Según informaciones no oficiales, unos 40 subsaharianos podrían encontrarse deambulando por el desierto en la zona comprendida entre esta ciudad del Sahara Occidental y el muro construido durante la guerra cerca de la frontera argelina. Personal de Naciones Unidas, según las mismas fuentes, buscan por el desierto a los inmigrantes por tierra y por aire. El embajador de Guinea Conakry en Marruecos dijo anoche en Dajla que no descarta que entre los jóvenes que están perdidos haya algunos de su país. El diplomático se encuentra en la antigua Villa Cisneros española para acordar con las autoridades marroquíes la repatriación de unos treinta guineanos que se encuentran alojados en lo que fue un cuartel de la Legión. creo que no queda nadie en Dajla Desde dentro de este edificio algunos de los subsaharianos relataron ayer a los periodistas a través de teléfono móvil que estaban bien atendidos y que los heridos mejoraban, pero que no sabían qué iba a ser de ellos en las siguientes horas. Las autoridades de Marruecos impidieron ayer por segundo día la entrada de informadores al recinto militar para comprobar el estado de los subsaharianos, entre los que hay mujeres y niños de corta edad. Sólo un equipo de la televisión pública marroquí ha recibido permiso para grabar algunas imágenes, que pronto fueron difundidas a nivel internacional. Desde fuentes oficiales marroquíes se ha llegado a reconocer que fue el Rey Mohamed VI quien dio la orden de detener las caravanas de autobuses que se dirigían a la frontera con Mauri- tania para expulsar por allí a los inmigrantes. Algunos testigos relataron a ABC cómo en la tarde del lunes al menos dos autobuses que venían desde el norte de Marruecos, a más de 2.000 kilómetros, pasaron de largo Dajla en dirección a Mauritania, que queda a sólo 300 kilómetros. Finalmente dieron media vuelta y entraron en el referido cuartel militar. A pesar de todo, miembros de la organización Médicos del Mundo y del Comité Español de Ayuda al Refugiado (CEAR) recorrieron el lado mauritano de la frontera a lo largo del miércoles a la búsqueda de inmigrantes que pudieran haber pasado desde el Sahara Occidental, ocupado por Marruecos desde 1975. Una dotación de Médicos del Mundo logró pasar el martes desde Mauritania hacia la zona de Bir Ganduz, donde se supone que habría algunos autobuses con inmigrantes, pero no detectaron ningún movimiento. No está siendo fácil el trabajo para las organizaciones humanitarias y de Derechos Humanos que intentan seguir la crisis sobre el terreno. Un equipo de la Asociación de Amigos y Familiares de Víctimas de la Emigración Clandestina (Afvic) la de más prestigio en Marruecos, fue detenido en Taza, entre Uxda y Fez, por llevar en su coche a dos demandantes de asilo de Costa de Marfil y a un ciudadano de Guinea Conakry con sus papeles en regla, según denunció el vicepresidente de esta organización. Por otro lado, a primeras horas de la noche, Médicos Sin Fronteras seguía a la espera de poder trabajar con los subsaharianos que se encontraban concentrados en un cuartel militar a 45 kilómetros de Guelmín. Hasta esta ciudad llegó ayer una nueva caravana de cuatro autobuses con más subsaharianos procedentes de la zona de Nador, junto a Melilla. Se habla de soluciones, pero las caravanas siguen su curso.