Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional LA CRISIS DE LA INMIGRACIÓN RELACIONES CON MARRUECOS JUEVES 13 10 2005 ABC ESPERANDO A BESTEIRO s tan inmenso el disparate jurídico y político que entraña el proyecto de Estatuto de Cataluña (jaque anticonstitucional a la unidad de la Nación, la estructura del Estado, la solidaridad entre las regiones y la igualdad entre los españoles) que ha cundido la alarma incluso en el PSOE y en sus medios de comunicación incondicionales o afines. Por más que censuren el tremendismo de la oposición, de la única, del PP, lo cierto es que el desafío es tremendo y cunde el pánico en las filas gobernantes. Incluso reconocen que en la gestión del desatino se la juega el presidente del Gobierno. Algunos se esfuerzan en desmarcarse de los populares, dicienIGNACIO do más o menos lo misSÁNCHEZ CÁMARA mo que ellos. El sueño del espíritu de la transición también produce monstruos. Dos hipótesis, quizá entre otras, pueden plantearse. En las dos queda maltrecho el buen sentido político de Zapatero. Según la primera, Maragall le habría traicionado o abusado de su confianza al pactar un texto que no encaja en absoluto en la Constitución. En contra de ella, cabe argumentar que el presidente no ha sido ajeno a la gestación del texto y que lo ha alentado. Por no recordar las imprudentes palabras en el mitin electoral con las que, acaso pensando que no ganaría las elecciones, se comprometió a apoyar el texto que le enviara Pasqual promesa que ahora no puede cumplir, por más que algunos se empeñen en hacer filigranas para negar la evidencia: Zapatero no apoya el texto que le ha traído bajo el brazo Maragall. La segunda hipótesis, tal vez más creíble, es que Zapatero ha generado el problema para poder presentarse ahora como el salvador y el gran maquillador. Si es así, no ha podido ser más torpe, pues grave torpeza es tener que apagar los fuegos que uno mismo enciende. Es el síndrome del bombero pirómano. En cualquier caso, se trata de un error de dimensiones históricas que amenaza todo lo logrado durante la transición y en estos últimos años. Porque el problema es que el Estatuto no tiene enmienda sino a la totalidad. No se trata de algún que otro aspecto inconstitucional; es que lo es de principio a fin, y rebosa además el más puro aroma intervencionista y totalitario. De los partidos nacionalistas y separatistas no cabía esperar otra cosa. Sí, y muy distinta del PSOE. A él le toca enderezar el entuerto, pero no cabe otra manera de hacerlo que empezar de nuevo. Por mi parte, creo que tiene razón el PP y que no debería ni siquiera admitirse a trámite en el Congreso. Pero se va a admitir. Las miradas están puestas en el PSOE, en los dirigentes y militantes que discrepan de la posición que ha adoptado su secretario general. Lo que no estaba en el programa es que el socialismo catalán se hiciera más nacionalista que el nacionalismo. A los demás, sólo nos queda esperar que se imponga el buen sentido. Y, mientras tanto, seguiremos esperando a Besteiro. Pero, ¿no es Zapatero la antítesis del bondadoso e inteligente catedrático de Lógica? E Marruecos revela que la expulsión se debió a una gestión directa de Don Juan Carlos Tres llamadas del Rey a Mohamed VI, y no el convenio de 1992, posibilitaron la repatriación b La Casa del Rey recuerda que Don Juan Carlos, dentro de su ámbito, puede ejercer funciones a favor del interés general de España LUIS AYLLÓN RABAT. El Rey llamó en tres ocasiones a Mohamed VI para pedir la cooperación de Marruecos tras la crisis provocada hace diez días por las oleadas de subsaharianos que pretendían pasar a España saltando las vallas fronterizas de Ceuta y Melilla. La gestión de Don Juan Carlos, que no fue dada a conocer por el Gobierno español, fue desvelada en las últimas horas en Rabat por dos ministros marroquíes. En Madrid, un portavoz de la Casa del Rey indicó que no es costumbre comentar las llamadas que hace Don Juan Carlos, aunque fuentes del Palacio de la Zarzuela dijeron no mostrarse extrañadas de que se hubieran producido esas conversaciones, dada la estrecha relación que ha existido siempre entre las dos Monarquías y el hecho de que el Rey conoce los problemas que hay en cada momento en el país. Asimismo señalaron que, sin necesidad de que haya una petición expresa del Ejecutivo y teniendo en cuenta las continuas conversaciones que hay entre el jefe del Estado y del Gobierno, el Rey, dentro de su ámbito puede ejercer sus funciones a favor del interés general de España. Parece, pues, confirmado que Don Juan Carlos se puso en contacto telefónico con Mohamed VI y que, después de una serie de llamadas a lo largo de varios días entre uno y otro lado, Marruecos aceptó recibir a un grupo de 73 inmigrantes clandestinos, la mayoría procedentes de Mali, que habían entrado en Melilla y que fueron trasladados a Tánger. Esta operación fue presentada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero como algo excepcional aunque, en cierto modo, según palabras del ministro del Interior, José Antonio Alonso, lo vinculó a una reactivación del Convenio de readmisión de ilegales de terceros países suscrito entre España y Marruecos en 1992 y que no se venía aplicando. En la noche del martes, el ministro marroquí del Inte- Bono cree que ya es hora del repliegue El ministro de Defensa, José Bono, dijo ayer que cree que va siendo hora de ir pensando en reducir el despliegue de tropas del Ejército de Tierra en Ceuta y Melilla adonde fueron desplazadas para dar seguridad a la valla fronteriza entre España y Marruecos y evitar los asaltos masivos de inmigrantes. En declaraciones a la Cadena Ser, Bono explicó que las tropas están desplegadas en las dos ciudades por orden del presidente del Gobierno, y a las órdenes de la Guardia Civil y para ayudarles Señaló que se trata de una misión disuasoria y que en ningún caso están autorizados a hacer uso de las armas de fuego. El Gobierno de Rabat dice que el acuerdo de readmisión firmado en 1992 ya ha quedado obsoleto rior, Mustafá Sahel, tras dar a conocer la gestión de Don Juan Carlos, hizo especial hincapié en que la readmisión fue un gesto excepcional y solidario ante la petición de las autoridades españolas y aseguró que no se inscribe de ninguna manera en el marco del acuerdo de 1992 que, por cierto, Marruecos considera ya obsoleto. Las palabras de Sahel fueron corroboradas por el ministro delegado de Asuntos Exteriores, Taieb Fassi Fihri, que estuvo presente en Rabat en las conversaciones que mantuvieron los ministros de Exteriores de España y Marruecos, Miguel Ángel Moratinos y Mohamed Benaissa. Fassi Fihri dijo que ante la petición de ayuda por parte española, Marruecos había respondido aceptando acoger a esos 73 subsaharianos. El influyente número dos de Exteriores señaló que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero reconoce y agradece los esfuerzos que está realizando Marruecos para controlar la inmigración irregular y lamentó que otros sectores de la sociedad española vean las cosas de otra manera. Primero dijeron que no hacíamos nada, luego que estábamos lanzando una especie de marcha verde a Ceuta y Melilla con los subsaharianos de por medio y ahora nos exigen mucho y nos señalan con el dedo cuando somos los que más estamos haciendo por luchar contra el problema enfatizó. Pidió la ayuda de la Unión Europea e insistió en que Marruecos no puede seguir siendo la sala de espera de toda la inmigración irregular, porque- -dijo- -carecemos de medios y ya tenemos problemas para cumplir los objetivos que nos hemos marcado para nuestro propio desarrollo Precisamente ayer, Mohamed VI envió sendos telegramas de felicitación al Rey y al jefe del Ejecutivo con motivo del Día de la Fiesta Nacional. En esos mensajes, el monarca alauí no hace ninguna referencia expresa al problema de la inmigración, aunque sí habla de cooperación entre los dos países. En el texto enviado a Don Juan Carlos, se subraya la amistad tradicional entre ambas familias reales y en las buenas relaciones entre los dos países, ayudadas por el esfuerzo de los dos soberanos En el enviado a Zapatero, Mohamed VI expresa su deseo de continuar con él la acción común y le desea salud y felicidad así como prosperidad para el pueblo español.