Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 13 10 2005 Nacional DÍA DE LA FIESTA NACIONAL 13 El Príncipe desea estar presente en el nacimiento de su primogénito Doña Letizia se retiró tras el desfile, parte del cual siguió sentada, y no acudió al Palacio Real a la recepción que ofrecieron los Reyes, y los políticos se desplazaron en autobuses rojos de la EMT en servicio especial ALMUDENA MARTÍNEZ- FORNÉS MADRID. Muy ilusionado ante su próxima paternidad, Su Alteza Real el Príncipe de Asturias comentó ayer, en una conversación informal con los periodistas, que desea estar presente en el nacimiento de su primogénito. Una costumbre que se ha ido extendiendo en la sociedad española, pero que también es frecuente en la Familia Real desde tiempos remotos, pues diversos Reyes, como Felipe III, permanecían junto al lecho de sus esposas mientras daban a luz. La conversación con Don Felipe transcurrió en la recepción que Sus Majestades los Reyes ofrecieron después del desfile militar a cerca de mil personas en el Palacio Real. El Príncipe excusó la ausencia de Doña Letizia en ese acto y dijo que había sido por sugerencia suya, ya que en su avanzado estado de gestación no era lo más conveniente permanecer tantas horas de pie y en un salón abarrotado de gente. Lo cierto es que los camareros tuvieron que hacer malabarismos con las bandejas para desplazarse entre los asistentes. El Príncipe fue invitado a participar en la porra que están realizando los periodistas que informan de la Familia Real y en la que, a tres euros la apuesta, hay que acertar la fecha del nacimiento, el sexo del bebé y el nombre que recibirá (la mayoría apuestan por un varón que se llamará Juan Carlos) Don Felipe aseguró que no dispone de información privilegiada sobre el sexo, pues insistió en que no lo sabe; pero respecto al nombre, afirmó que él y Doña Letizia han elaborado una lista con varios nombres, de niña y de varón, a la que aún están dando vueltas. b Mil personas asistieron FOTOS: IGNACIO GIL, CHEMA BARROSO Y ÁNGEL DE ANTONIO desfile militar. Dado su estado, se habían instalado en la tribuna de la Familia Real unas sillas para que Doña Letizia pudiera sentarse cuando se notara cansada. Y así lo hizo, aunque estuvo muy pendiente de levantarse en los momentos más importantes del desfile, como fueron el izado de la bandera, el homenaje a los caídos, el paso de las banderas iberoamericanas invitadas y el de las tropas que acaban de llegar de Afganistán y que perdieron a algunos compañeros en el accidente de agosto. En uno de sus habituales gestos de intimidad, la Reina se sentó junto a su nuera. Desde el desfile, la mayoría de los políticos se desplazaron al Palacio Real en unos autobuses rojos de la EMT, pero en lugar del nombre de la línea ponía SE de servicio especial. Así llegó, entre otros, Pasqual Maragall, quien conversó un momento con el Rey y después destacó el perfecto catalán que habla el jefe de la Casa de Su Majestad, Alberto Aza. Los regulares de Melilla (arriba) marcaron su característico paso. A la izquierda, el embajador de EE. UU. Eduardo Aguirre Alumbramiento en el Rúber agosto en Afganistán, y al término, saludó brevemente a la viuda de Alfredo Francisco Joga- -muerto en el siniestro aéreo- la sargento Susana Pérez, que fue una de las encargadas de portar la bandera española izada ayer en la Plaza de Colón. Banderas hubo de otros 19 países, las de todos los iberoamericanos que aceptaron la invitación del Ministerio de Defensa para participar en esta parada en la que sólo faltó la representación de Cuba, cuyo Gobierno rehusó el ofrecimiento, aunque de algún modo la isla estuvo presente mediante la insignia nacional cubana que espontáneamente colgaron unos vecinos en un balcón con vistas al paseo de la Castellana. Por cierto, esta vez nadie se quedó sentado al paso de los símbolos extranjeros. Del desfile, espectacular, multitudinario y vistoso, dos detalles quedarán para el anecdotario de esta fecha. El particular tempo del relator y sus dificultades para acompasar las lecturas explicativas al ritmo de la parada, y el atasco insólito de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil justo delante de la tribuna de la Casa Real. Lo que sí dijo Don Felipe es que la fecha más probable del nacimiento será en la segunda quincena de noviembre, aunque puede ser también en la segunda semana de ese mes. Cuando se le comentó que había apuestas a partir del día 3, bromeó con un pues va a ser que no Además, aunque ya no fue el Príncipe el que lo anunció, ayer también se confirmó que la clínica escogida para que nazca el Heredero del Heredero será el Rúber Internacional. Aunque la Princesa no asistió a la recepción, sí acudió, sin embargo, al